La tapa de La Nacion

El discurso de la presidenta en en la ONU es el tema destacado en la mayoría de los diarios porteños salvo para La Nacion que ha optado por operar en contra del plan de vivienda anunciado el martes pasado.

La tapa de La Nacion

El objetivo de La Nacion no es otro que cruzar el plan de viviendas del gobierno instalando nuevamente el debate ya saldado del 82%. Cuando la presidenta vetó esa ley lo hizo procediendo de manera antes que nada responsable, absorbiendo el costo político que la decisión generaba. Obró entendiendo que el sistema previsional no está en condiciones de soportar esa erogación. No obstante, el diario ahora vuelve a reflotar la cuestión tomando como coartada el pedido de informes que la Corte le realizó a la Anses sobre su estado presupuestario dado que tiene pendientes casi un millón de juicios de jubilados.

Hay dos debates contrapuestos: uno está vinculado estrictamente a la capacidad del sistema previsional para sostener el 82% y otro la función de Anses como financiador de emprendimientos productivos. En lo referido a lo previsional, valga reiterar que para cumplir con el 82% se requiere de los aportes de cuatro trabajadores activos por cada jubilado. Esa proporción en la actualidad no existe. Se trata entonces de asumir una actitud responsable y costosa en lo político de no acceder a la demanda del 82% como mecanismo para evitar un colapso de sistema previsional en su conjunto, con las consecuencias que ello traería aparejado. Si el gobierno obrara de manera liviana y mirando sólo su interés de corto plazo podría tranquilamente otorgar el 82% y que las próximas administraciones se hagan cargo de apagar el incendio generado por el colapso del sistema previsional. Por suerte para el país, esa no ha sido su conducta. Lamentablemente, el espectro opositor mediático y partidario tiene ante este tema una actitud demagógica pero el gobierno ha comunicado muy bien en su momento la cuestión y anchas franjas de la población han comprendido que es la postura más responsable.

En cuando al rol de Anses en la financiación de proyectos, todo indica que ha sido algo muy efectivo puesto que desde 2008, cuando el Fondo de garantía de sustentabilidad del organismo era de 98 mil millones, creció a 209 mil millones, de los cuáles hay un 13,9 invertido en proyectos productivos. Buena parte de estos recursos provienen de ganancias en acciones que Anses posee en diversas empresas, que vinieron con la recuperación de los fondos que manejaban las AFJP.

La línea del gobierno es no tomar deuda para financiar emprendimientos que puede costear Anses, algo sencillo, inteligente y por sobre todo más barato que cualquier crédito por accesible que sea. Esto es lo que le posibilita desplegar proyectos de un poderosísimo impacto social como el plan de vivienda y por ello La Nacion, como vanguardia del pensamiento político opositor, sale a cruzarlo.

No vaya a ser que le salga bien.