Los bomberos tienen que ayudar a un hombre que tenía el pene encajado en un cilindro de acero



El caso de hoy es de traca. Por alguna razón que desconocemos, un hombre de 52 años de Granada decidió meter el pene en un cilindro de acero 2 centímetros de diámetro. Todo le iba bien hasta que el tema se puso a crecer y no pudo sacarlo. Al cabo de un tiempo, empezó a notar que le empezaba a doler el miembro y que corría el riesgo de sufrir gangrena.

Por eso, fue al hospital a ver si podían quitarle el cacho de acero. Sin embargo, en urgencias comprobaron que ninguna de las herramientas que tenían servía para quitar el cilindro del órgano por lo que se estuvo pensando en la amputación del mismo para evitar un problema mayor.

Afortunadamente, uno de los bomberos que habían acudido a ayudar recogió un pequeño taladro con el que consiguieron romper el cilindro en una intervención de 2 horas. Finalmente, el miembro siguió en su sitio y el hombre podrá seguir metiendo el pene en agujeros pequeños siempre que quiera.