El MIG-35 en problemas

El MIG-35 en problemas


El caza MiG-35 como víctima del modelo de crecimiento de la industria rusa de Defensa


guerra


Anatoli Isaikin, director de la corporación estatal Rosoboronexport, exportadora estatal de armas rusa, volvió a hablar sobre una serie de reveses que sufrieron los fabricantes rusos de armamento y material bélico en la India durante el último año.

Isaikin centró la atención en el caza MiG-35, cuyas perspectivas en el mercado mundial y sus entregas a la Fuerza Aérea de Rusia siguen siendo inciertas.

“La situación alrededor de estos concursos de adjudicación del contrato no tiene nada que ver con problemas del sistema”, señaló Isaikin en una entrevista al diario ruso Vedomosti. “En particular, creo que el MiG-35 fue eliminado del concurso porque no está fabricándose en serie, mientras que las empresas francesas y estadounidenses presentaron los modelos de serie”, agregó.

Se trata del concurso internacional MMRCA para el suministro a la Fuerza Aérea de la India de 126 cazas polivalentes que deben sustituir a los ya obsoletos aparatos MiG-21.

En el concurso participaron EEUU con el F-16IN Super Viper y el F/A-18E/F Super Hornet, Francia, con el Dassault Rafale; el consorcio europeo EADS, con el Eurofighter Typhoon; Suecia con el Saab JAS 39NG Gripen y Rusia, con el MiG-35.

Finalmente, el invierno pasado la empresa aeronáutica francesa Dassault fue proclamada ganadora del concurso. Al inicio este contrato militar, el mayor de la historia de la India, fue calculado en casi 11.000 millones de dólares. Pero según las estimaciones actuales, al elegir el Rafale, la India no podrá obtener 126 cazas por este precio y los expertos ya barajan la posibilidad de reducción del volumen de suministro o de un aumento del importe del contrato hasta 16.000 o 18.000 millones de dólares.



militar



Consecuencias negativas de producir modelos limitados de aviones


Los funcionarios rusos recurren a argucias atribuyendo la derrota del caza MiG-35 en el concurso indio al hecho de que no se fabrica en serie. El Rafale es el modelo de serie, pero solía eliminarse de todas las licitaciones internacionales y solo estaba en servicio operativo de la Fuerza Aérea de Francia antes de que el país galo se adjudicara el suministro de 126 cazas a la India.

Dejemos aparte las cuestiones de diversificación de los suministradores y de equilibrio entre los actores principales en el mercado de venta de armamento y material bélico que los militares indios ponen en primer plano. Imaginemos que otro avión fabricado en Rusia pudiera insertarse en el sistema general de pedidos militares de Nueva Delhi.

En su tiempo, la India compró dos aviones rusos que no se fabricaban en serie: Su-30К y su versión modificada Su-30МКI y posteriormente, a mediados de los 2000, el caza modernizado de emplazamiento en portaaviones MiG-29K.

Es evidente que la fabricación de un aparato en serie y especialmente su popularidad en su país de origen se toma en consideración en el proceso de elección del material bélico extranjero. Pero parece que en este ámbito no es tan importante el volumen de aparatos fabricados como el nivel de desarrollo de su diseño técnico.

El MiG-35 es la versión modificada del MiG-29 y la India ya tiene una experiencia de explotación de estos aparatos. La India ya incorporó a su Marina de Guerra 16 de los 45 cazas embarcados rusos MiG-29K adquiridos. Además, la corporación rusa MiG recibió un encargo de 24 cazas de este modelo para la Armada rusa.

En todo caso, el MiG-29K es el aparato que se fabrica en serie, aunque no está tan perfeccionado como el caza Su-30МКI que Rusia vendió también a la India.

Pero el desarrollo del MiG-35 no se ha acabado todavía. Tres aparatos que sirven de muestra de la tecnología desarrollada representan de hecho una “oferta volante”. Se prevé que los que estén interesados en adquirirlos precisarán detalles necesarios de su diseño técnico.

Según el Programa Nacional de Armamento aprobado para hasta 2020, la Fuerza Aérea de Rusia prevé comprar una cantidad de los MiG-35 (unos 50 cazas, según la información disponible). Pero de momento no existe ni siquiera una visión acordada del diseño técnico del modelo del caza que debe incorporarse en los arsenales del Ejército del Aire ruso.

El anterior mando de la Fuerza Aérea de Rusia actuaba con máxima prudencia en lo que se refiere a la idea de la compra de estos aparatos, así como a los proyectos de la modernización del parque obsoleto de los aviones del tipo MiG-29. Hoy en día, nada evidencia que el mando actual vaya a cambiar de postura.

Varios expertos critican al MiG-35 por ser un aparato caro, con numerosos defectos, misión táctica no determinada y perspectivas inciertas de su fabricación, en comparación con la familia bien desarrollada del T-10 (Su-30МКI/МК2, Su-35).

Otros consideran que el MiG-35 tiene potencial para ser exportado y agregan que para apoyarlo sería oportuno firmar un contrato con la corporación rusa MiG para el suministro de una partida de estos aparatos a la Fuerza Aérea de Rusia que se ocupa de la resolución de varios problemas internos más importantes que la contribución a la exportación de armamento y material bélico nacional.



Rusia



Problemas del modelo de crecimiento de la industria rusa de Defensa


En realidad, la situación actual no refleja errores o fracasos de Rosoboronexport, el Servicio Federal de Cooperación Técnico-Militar de Rusia o la industria aeronáutica. Los éxitos o fracasos inesperados en el mercado externo de los aviones rusos son consecuencias del modelo de crecimiento de la industria rusa de Defensa que se estableció a finales de los noventa y sigue ejerciendo su influencia.

Durante unos veinte años, Rusia no ha firmado contratos a largo plazo para el suministro de grandes partidas de armamento y material bélico.

Desde 1992, tras el colapso de la Unión Soviética, varios sectores de la industria de Defensa de la URSS que representaba una especie del Estado dentro del Estado perdieron la posibilidad de continuar su actividad principal. Esto conllevó la pérdida de mano de obra calificada, redujo su competitividad e hizo imposible la modernización.

Las exportaciones se convirtieron en la única fuente de sus ingresos. Varias empresas que lograron vender al extranjero los productos fabricados antes de que se desintegrara la URSS pudieron mantener su capacidad de diseñar y fabricar armamento y material bélico.

Así las cosas, Anatoli Isaikin no tiene razón. El problema anunciado es sistémico aunque no está vinculado con la actividad de Rosoboronexport, que no es responsable de las estrategias de desarrollo de la industria rusa de Defensa.

Hoy en día se hace un intento de pasar del modelo de financiación del sector militar industrial de Rusia orientado a la exportación a otro orientado a la entrega de pedidos internos. Este proceso acaba de empezar. El Estado ya ha firmado contratos con las empresas más desarrolladas del sector, que fabrican cazas tácticos o helicópteros, y los primeros aparatos empezaron a suministrarse a los militares rusos. Pero los restantes fabricantes deberían consolidarse durante los próximos años, en el marco del cumplimiento del Programa Nacional de Fabricación de Armamento hasta 2020.

Esto reducirá la dependencia de los fabricantes rusos de los contratos con clientes extranjeros para modelos no acabados que posteriormente se desarrollan deprisa tras la recepción de pagos adelantados o créditos. Además, se podrán evitar fracasos.

Una financiación equilibrada y continua desde fuentes diversificadas permitirá llevar a cabo los trabajos de investigación y desarrollo y elaborar nuevos proyectos más tranquilamente, aprovechando todo el potencial de ingeniería disponible.


MiG-35

El MIG-35 en problemas

guerra

0 comentarios - El MIG-35 en problemas