Un joven es acuchillado por un cuchillo


Arnau L., de 26 años, acudió ayer por la noche al Hospital del Mar de Barcelona con una profunda herida en el abdomen provocada, supuestamente, por un cuchillo que se encontraba en el lugar de los hechos. El cuchillo interrumpió una discusión de la víctima con un compañero de piso, quien asegura que vio al objeto punzante entrar varias veces en el cuerpo del agredido con la intención de provocarle la herida. “Si no llego a tirarlo al suelo, el cuchillo hubiera seguido acuchillando impunemente”, explica el testimonio. Al parecer, el cuchillo no había agredido nunca a una persona y se dedicaba exclusivamente a tareas domésticas. Las autoridades policiales creen que la discusión que estaba manteniendo Arnau L. con su compañero podría haber alterado de alguna manera al objeto agresor. “Si me ataca estando solo en el piso, no lo cuento”, confiesa Arnau, que se recupera favorablemente y agradece a su compañero la rapidez de reflejos.

La Policía Nacional confirma que en la mayoría de las agresiones por arma blanca están involucrados cuchillos, navajas y otros objetos cortantes. No es raro, pues, que la presencia de uno de estos utensilios en la escena del acuchillamiento levante sospechas. “No tenía antecedentes, estaba limpio”, explican los agentes, aunque admiten que “hasta el más pacífico de los cuchillos puede provocar daños si está afilado y entra en contacto directo con la piel”. Las autoridades iniciarán una investigación para determinar si el fabricante del cuchillo, con sede en Albacete, es responsable en alguna medida de lo ocurrido.

El acuchillamiento de Arnau L. ha alarmado a sus vecinos, que se están deshaciendo en estos momentos de todos los objetos punzantes que había en sus casas. “Muchos de ellos, movidos por el miedo, arrojan por la ventana tijeras y cuchillos de varios tamaños, que han provocado heridas a algunos transeúntes, aumentando aún más el terror de la gente”, explica la Policía. Los agentes advierten de que “los cuchillos no agreden en condiciones normales, pero si son arrojados por la ventana lo normal es que se defiendan con violencia”.