Moyano teme que haya represión de Gendarmería contra los bloqueos de camioneros

Moyano teme que haya represión de Gendarmería

De la ofensiva a la retaguardia. Mientras continúa el bloqueo del transporte de naftas en todo el país que comenzó ayer, el secretario general de la CGT y jefe del gremio de Camioneros, Hugo Moyano, aseguró hoy que efectivos de la Gendarmería está "amedrentando" a los trabajadores que protestan en los ingresos a varias refinerías y advirtió sobre una posible represión.

"Estamos percibiendo una actitud de la Gendarmería de amedrentar a los trabajadores como está pasando en Lujan de Cuyo, en Mendoza; Monte Cristo, en Córdoba, y Campana, en Buenos Aires. Los empleados no van a trabajar hoy porque lo decidieron voluntariamente", expresó el líder sindical en una entrevista radial.

Mientras el titular de Camioneros en Neuquén, Carlos Rojas, advirtió que la medida de fuerza es "por tiempo indeterminado", Moyano aclaró que la continuidad del paro está supeditada a una nueva audiencia que la cúpula del gremio tendrá mañana en la sede del Ministerio de Trabajo con la federación de empresarios del transporte de cargas. "Vamos a ver el resultado", dijo el jefe de la central obrera, que aclaró que las negociaciones las lleva a cabo su hijo Pablo, secretario adjunto del sindicato.

El bloqueo del transporte se convocó tras la caída de una reunión el lunes pasado, cuando los empresarios le ofrecieron al gremio un aumento del 21 por ciento, mientras Camioneros exigen 30%, aunque condicionaron el reclamo a que el Gobierno disminuya el impuesto a las ganancias y que universalice la Asignación por Hijo.

"No somos responsables de que los empresarios que ganaron mucho dinero nieguen la posibilidad de que el trabajador no pierda el poder adquisitivo del salario", se quejó Moyano en diálogo con radio Mitre. "Si el Gobierno no modifica el mínino no imponible [de Ganancias] no tiene sentido discutir aumentos", aseveró el sindicalista.

Moyano volvió a denunciar la intromisión de la Casa Rosada en las elecciones de la CGT del próximo 12 de julio y aseguró que el frente de sindicalistas disidentes que pretenden disputarle el cargo en la central obrera no conseguirán los votos necesarios para ganar la interna.

"Que el Gobierno intenta que yo no siga conduciendo la CGT es vox pópulis. Es claro como la inflación desbordante que ya ni ellos puede ocultar", señaló, y agregó: "El Gobierno puede estar en contra de que yo siga conduciendo, pero lo trabajadores están decididos. Y estos muchachos [por los opositores] no van a las elecciones porque saben que van a perder".