Boudou cambió las normas del Senado para gastar sin licitación

Viva la pepa: Boudou cambia normas del senado para gastar...

Se aumentó la "caja chica" después de haber dispuesto obras por más de lo permitido
El vicepresidente Amado Boudou modificó la normativa en vigor en materia de contrataciones del Senado para justificar el gasto realizado en enero pasado en la refacción de los despachos del área de la Presidencia de la Cámara alta.Boudou encabezó ayer un acto político en Neuquén.Por Gustavo Ybarra

Esa obra se hizo sin licitación y su costo se mantuvo en secreto hasta la publicación de la nueva ingeniería legal que permitió encuadrar el trabajo dentro de las facultades del presidente del Senado.

Así, mediante el decreto 95/12, del 1° de febrero pasado, Boudou y su operador político y secretario administrativo del Senado, Juan Zabaleta, modificaron el régimen de caja chica de la Cámara (denominado Fondo Rotatorio) para permitir la contratación de obras hasta un monto de $ 100.000 sin llamado a licitación. El mismo día, ambos firmaron otro decreto, el 104/12, en el cual se autoriza la contratación de las obras de refacción de los despachos por un monto de $ 96.640.

Lo llamativo del caso es que ambos decretos fueron emitidos dos semanas después de que se iniciaran los trabajos en el área de Presidencia del Senado. De hecho, para esa fecha las obras ya habían finalizado.

En el momento de iniciarse las refacciones, en la segunda semana de enero, el monto máximo autorizado para una contratación directa era de $ 50.000, es decir casi la mitad del costo declarado por Boudou y Zabaleta.

Otro cambio "ad hoc" en el régimen legal fue la eliminación de la prohibición de utilizar el Fondo Rotatorio en gastos relacionados con la partida "Construcciones". Eso fue lo que hizo Boudou al ordenar la refacción de su despacho y de las oficinas del área de Presidencia del Senado.

"Si hicieron esto, es para justificar la contratación de las obras de Presidencia, no tiene otro sentido", reflexionó un antiguo empleado del área administrativa, cuando se lo consultó sobre el alcance de los cambios introducidos en el régimen de caja chica.

Tal como informó LA NACION, las obras comprendieron el blanqueo de paredes (incluida la boiserie que recubre las paredes), pisos flotantes que taparon el parqué de roble de Eslavonia y la polémica instalación de un jacuzzi en el baño privado del presidente, bañera de lujo, que, según también informó este diario, fue desmontada por orden de Cristina Kirchner durante el fin de semana largo de Carnaval, en marzo.

De todas maneras, el alcance de las refacciones aún sigue siendo una incógnita. En el mismo decreto en el que se autoriza el gasto (104/12), se informa que se pidieron tres presupuestos antes de adjudicar la obra.

LA NACION pidió tener acceso al expediente HSN 182-2012, pero ni la Secretaría Administrativa ni la Dirección General de Administración respondieron a las requisitorias.

PUBLICACIÓN TARDÍA

Otro dato para tener en cuenta es que los decretos fueron publicados a mediados de abril, después de más de cuatro meses en los que la página web del Senado se mantuvo con las disposiciones de la Presidencia de la Cámara "congeladas" al 31 de diciembre pasado. Durante las gestiones de Daniel Scioli y Julio Cobos, antecesores en el cargo de Amado Boudou, las publicaciones de esas medidas se actualizaban cada semana.

Además de justificar "ex post" el gasto insumido en la refacción, con estos cambios, Boudou se asegurará la posibilidad de gastar hasta $ 100.000 sin tener que convocar a licitación o concurso de precios en rubros tan disímiles, como bienes de consumos, servicios no personales y bienes de uso. Podrá efectuar el pago hasta tres meses después de adjudicada la obra. La única condición para hacerlo es presentar tres presupuestos.

A esa suma se pueden sumar otro $ 50.000 que podrán ser erogados, con las mismas condiciones y requisitos, por el director general de Administración del Senado.

Además, Boudou tendrá fácil acceso a gastos menores sin necesidad de compulsar presupuestos.

El antiguo marco legal, establecido en el decreto 1039 de 2004, imponía la obligación de presentar tres presupuestos para erogaciones inferiores a los $ 10.000. Ese requisito fue derogado por el vicepresidente y Zabaleta.