Aldo Rico dijo que Cristina "vive en el limbo" y no tiene política de seguridad
El líder de la sublevación de Semana Santa de 1987 dijo hoy que "nunca" lo acusaron por aquel episodio que puso en jaque a Alfonsín. Además sostuvo que "jamás" cumplió una orden ilegítima.
Cristina "vive en el limbo" y no tiene política d


Aldo Rico, para bien o para mal, es un personaje de esos que no pueden pasar inadvertidos en la historia argentina. Fue unos de los sublevados carapintadas en la pascua de 1987. "A mí no me acusaron de nada", ratifica durante su participación en el programa Los Notables de La Ocho.

"No tenían razones para tenerme detenido y nunca me acusaron de nada. A mi me indultan sin condena, lo cual es inédito por eso yo puedo hablar de lo que pasó en semana santa (de 1987) sin incurrir en apología del delito", sostuvo.

Rico es un militar de una dilatada trayectoria en las fuerzas armadas y es inevitable la consulta acerca del golpe de Estado que derrocó a Isabel Martínez de Perón el 24 de marzo de 1976.

"En ese momento yo era alumno de la escuela de guerra, éramos nacionales y muchos peronistas en un ejército liberal , a mi me pregunaban los generales por lo que sábamos haciendo porque era público pero yo le decía que entre hacer un golpe militar y no hacer nada hay un millón de opciones", dijo.

Con relación a la actualidad del país, Rico no escatimó en consideraciones con respecto a la inseguridad. "Los problemas de seguridad no están en la sociedad, están en la familia y en las escuelas, pero en las escuelas se enseñan cosas que no le importan a nadie y encima con maestros mal pagos. Pero la presidenta vive en el limbo, yo no sé cuál es la política de seguridad de este gobierno", manifestó.

Otro de los temas abordados es el del matrimonio igualitario, sobre el cuál dio su opinión: "Hay uniones entre homosexuales, y más entre mujeres que entre hombres, pero no está bien que se le llame matrimonio, porque el matrimonio es otra cosa, el matrimonio es para procrear".

Además resaltó que la mayor cantidad de muertos se dio durante el gobierno de Isabel Perón reconoció ser amigo de Hugo Moyano aunque aclaró que estaba de acuerdo con algunas de las políticas que lleva adelante. Por último se refirió a su papel como militar: "Nunca he cumplido una orden ilegítima", sentenció.