Un hombre de Tyumen, en la región rusa de Siberia, pretendió eludir una discusión con su mujer al tirarse por el antiguo hueco del incinerador del edificio donde ambos convivían. Lejos de lograr su cometido, quedó atorado tres pisos más abajo y tuvo que pedir auxilio a los gritos.

Se tira al incinerador para huir de una pelea con su esposa

El episodio se dio a conocer esta semana, después de que los vecinos de la pareja denunciaran a la policía de Tyumen por los gritos y lamentos que escuchaban en los pasillos del antiguo edificio, un vestigio del planeamiento urbano soviético.

Pero los investigadores no dieron con un fantasma sino con un hombre de 31 años atrapado dentro del tubo metálico del incinerador en el quinto piso del edificio, tres más abajo de donde vivían, informó el sitio inglés The Sun. Aunque no se divulgó el nombre de la víctima del terror conyugal, la imagen dio la vuelta al mundo.