Helicópteros se estrellan mientras combaten incendios
Dos helicópteros se estrellaron el lunes mientras luchaban contra los incendios forestales que devastaron más de 48.000 hectáreas en la región de Valencia, en el este de España, dejando un piloto desaparecido y otros dos heridos, anunciaron las autoridades regionales.

Los dos aparatos se estrellaron en lugares diferentes, cuando combatían un fuego de grandes dimensiones que ardía desde el jueves cerca de la localidad de Cortes de Pallás, informó una portavoz del servicio regional de emergencias.

El piloto de uno de los helicópteros no había sido encontrado a última hora de la tarde. "Lo está buscando un equipo todavía", afirmó la portavoz.

El segundo helicóptero se estrelló una media hora después, según la delegación del gobierno en Aragón que había enviado el aparato como refuerzo.

"Los dos pilotos de ese helicóptero están heridos y han sido transladados al hospital", precisó.

Dos importantes incendios forestales que desde el jueves devastan el este de España estaban el lunes "en fase de estabilización", anunciaron las autoridades regionales.

Según las primeras estimaciones oficiales, 28.643 hectáreas de bosques y matorrales ardieron en el término municipal de Cortes de Pallás y 19.940 hectáreas en otro fuego cercano, declarado en la localidad de Andilla, informaron los servicios de emergencia valencianos.

Atizados por el viento y la sequía, los dos fuegos se habían propagado con gran rapidez en los últimos días en una zona boscosa y de geografía accidentada cerca de Valencia, provocando la evacuación de 3.000 personas, una parte de las cuales pudo volver a sus hogares.

Durante todo el fin de semana, unos 2.000 bomberos respaldados por unos 40 aviones y helicópteros habían luchado contra las llamas, que finalmente perdieron intensidad gracias a un tiempo húmedo y menos cálido.

El lunes, los bomberos seguían combatiendo los focos aún activos y evitando que las llamas se reactivasen.

Los incendios forestales son especialmente numerosos este año en España, que vivió su invierno más seco desde hace 70 años.