Como es sabido, el Gobierno de Cristina Kirchner se está quedando sin fondos, y la única idea que tiene es seguir saqueando la Anses de los jubilados. Ya no puede devaluar más el peso, porque los salarios e ingresos no valdrían absolutamente nada, teniendo en cuenta la inflación creciente.
Por esto, el Gobierno nacional gira cada vez menos fondos a las provincias y los gobernadores ya no saben qué hacer, sobretodo los que son kirchneristas, que quieren gritar a los cuatro vientos su deplorable situación; pero como son "chupamedias" de Cristina, expresan su situación en términos "suavecitos".
En Santa Cruz son los policías los que están pidiendo aumentos salariales. La protesta se originó en las localidades de caleta Olivia y Río Turbio, pero, durante el día de ayer, se plegaron efectivos de Río Gallegos, El Calafate, 28 de Noviembre, Las Heras y Pico Truncado; y las respuestas que da el gobernador Peralta es que son "intentos de desastibilizar", sin dar soluciones laborales. Lo mismo ocurre con obreros de la construcción en Chubut que han realizado una toma del yacimiento petrolero de Cerro Dragón, y donde también piden mejoras salariales, y el gobierno manda a la gendarmería a reprimir. En Misiones, El gobernador kirchnerista Maurice Closs tuvo que reconocer que están recibiendo menos fondos nacionales, y eso impide a que se sienten a hablar de mejoras salariales con los trabajadores.

La sintonia fina hace estragos

El ajuste más mediático se sufre en Buenos Aires, donde Scioli ya anunció que no hay plata para obras públicas, y con lo que le giro Cristina solo le alcanza para pagarle el aguinaldo a los empleados públicos EN 4 CUOTAS. Los docentes, médicos y demás empleados estatales no dudaron y salieron a la calle, marchando a la Casa de Gobierno provincial, y con cortes de ruta en las localidades del Interior de Buenos Aires. La acción de lucha de CTA- ATE continúa el viernes con un paro docente.
Nos preguntamos, cómo hacen los kirchneristas para mantener todos sus privilegios, cómo mantienen programas como 6,7,8 o el Fútbol para Todos, cómo hicieron para armar campañas de publicidad carísimas en las elecciones y demás negociados con sus empresarios amigos; pero ahora dicen no tener plata para los trabajadores.
NO HAY DUDAS, la politica económica kirchnerista no sirve. Este capitalismo de amigos, NO ES PROGRESISMO, es la continuidad de los gobiernos neoliberales. Y a la larga, la sufrimos todos.