Reos descuartizan a violador de niña en Carúpano



La trayectoria delictiva de Luis Antonio Cortesía, llegó a su fin la noche de este jueves cuando en el interior del Internado Judicial de Carúpano fue masacrado por los reclusos del centro penal que tomaron “justicia” por sus manos.

El violador asesino de la infanta de 12 años, que causó profunda consternación en el colectivo sucrense, en especial carupanero, fue finalmente trasladado pasadas las 4:30 de la tarde del jueves hasta el Circuito Judicial de Carúpano, donde se le privó de libertad y luego se trasladó hasta el principal centro reclusorio de Carúpano.

Pasadas las 5:30 de la tarde, bajo extremas medidas de seguridad, “El Monstruo” fue ingresado y al mismo tiempo, comenzó a aglomerarse las personas a las afueras del internado, dejándose escuchar consignas donde pedían la “cabeza” del criminal.

Aproximadamente a las 8:00 de la noche, comenzaron a escucharse detonaciones dentro del penal, en medio de aplausos y gritos que convulsionaban la zona.

Posteriormente y de forma impresionante, desde el interior de la cancha comenzaron a ser lanzadas partes del cuerpo de Cortesía, cayendo a la calle su cabeza, brazos, piernas, pies y hasta en una bolsa de plástico fueron tirados los genitales del depravado sexual, en medio del resguardo de todos los órganos de seguridad.

Acto seguido, funcionarios del Cicpc, al mando del comisario Luis Fernando Marrero, jefe de la subdelegación Carúpano, ingresaronn al interior del penal, donde sacaron el tronco humano del delincuente, totalmente calcinado y en la zona rectal tenía atravesado un tubo de metal, en una clara evidencia que primero fue torturado, violado, tiroteado hasta con 30 impactos de bala y quemado.