Hoy el diario Tiempo Argentino saca una nota curiosa, algo cómica (entiendase "reir por no llorar" ) pero muy gráfica acerca de como destina los subsidios el Gobierno de la Ciudad con Mauricio Macri a la cabeza.
La comparación es entre los $4 que el Estado gasta por cada televidente del Fútbol para todos, y los $949 que gasta el Gobierno de la Ciudad por cada espectador del Teatro Colon. Evidenciando los privilegios que tiene ser un ciudadano de primera en la ciudad, y las desventajas de ser pobre.


Las prioridades de Macri. Ricos VS Pobres

Desde que el gobierno nacional decidió abrir a los 40 millones de argentinos los partidos de la Primera División del Fútbol Argentino, quitándole al Grupo Clarín el manejo de un negocio millonario y vedado a unos pocos, el multimedios y sus empresas mediáticas afines se volcaron a campañas de desprestigio de la decisión del Estado de financiar el Fútbol para Todos.
La gran mayoría, basadas en cifras incorrectas que plantean un derroche de fondos públicos para financiar el espectáculo que no son tales. De hecho, la Nación destina sólo $ 4 por cada espectador del Fútbol para Todos, mientras que, por ejemplo, el gobierno de la Ciudad desembolsa algo más de $ 949 por cada persona que presenció alguna obra en el Teatro Colón durante el año pasado.
De tres años a esta parte, por la televisación y producción del fútbol por TV abierta, el Estado Nacional invirtió unos $ 1000 millones anuales, según lo presupuestado y publicado en el Boletín Oficial. De acuerdo a la información publicada por el propio diario Clarín, la audiencia promedio por partido alcanza los 6,6 puntos de rating y cada punto equivale, aproximadamente, a unas 100 mil personas. Es decir que a cada partido televisado lo siguen de cerca alrededor de 660 mil argentinos y la fecha entera –compuesta de diez enfrentamientos, porque son 20 equipos– es seguida por unos 6,6 millones de televidentes por la TV Pública o por las repetidoras privadas de la señal oficial. Siendo el fútbol pasión de multitudes y el deporte más popular del país, pierde por goleada contra el gasto del gobierno de la Ciudad en cada espectador del Teatro Colón.
Sería interesante saber cómo caen estos números entre los trabajadores del Teatro que hace tiempo arrastran conflictos gremiales por suspensiones y despidos...

En octubre de 2011, cuando se debatía en la Legislatura el presupuesto en materia de Cultura del gobierno de Mauricio Macri, el director del Ente Autárquico Teatro Colón, Pedro Pablo García Caffi, aseguró que “la temporada 2011 se cerrará con 182 funciones para 214.762 entradas”.
Los datos sirven para ver cuánto destina el macrismo, por espectador del Colón, en relación con el presupuesto. teniendo en cuenta los 214.762 asistentes en 2011 y los $ 203 millones de presupuesto del Colón, Macri destinó el año pasado unos $ 949 por cada butaca ocupada.

La comparación permite ver que una actividad ultrapopular necesita menos dinero para financiarse que un espectáculo de élite al que asisten menos personas de un perfil socioeconómico ABC1.
Todo esto viene en condición de desmentida a raíz de las versiones vertidas por el matutino La Nación, las autoridades de Fútbol para Todos calificaron ayer de “burda operación” los datos publicados. Pablo Paladino, coordinador general del Programa, realizó declaraciones a la agencia Télam en las que aseguró que “no entiendo si es por desinformación, incapacidad o simplemente una burda operación de prensa que intenta tratar de recuperar para sus socios del Grupo Clarín el negocio del Fútbol Codificado, es decir restringido a aquellos sectores que lo pueden pagar".

Por último, al respecto de la utilización de la publicidad por parte de La Nación como un costo extra, el funcionario recordó que existe una decisión del gobierno de privilegiar ese canal masivo que es el fútbol para acercar a la sociedad el abanico de políticas públicas que el gobierno desarrolla en lugar de comercializar entre privados la venta de segundos, es por esto que los mismo no tienen costo adicional para el Estado Nacional.
"Es tan importante el fútbol para los argentinos que, por sólo mencionar alguna, las campañas de vacunación mejoran notablemente su rendimiento cuando por allí se informan" destaco el funcionario.

Este tema es solo la punta de un ovillo que viene complicado. La ciudad se encuentra gestionada por y para los intereses de los más privilegiados de la Ciudad, y parece ser que Clarín y La Nación acuerdan con esto, y por eso deciden blindar a Mauricio Macri de críticas y objeciones.
La realidad es que cada vez vemos más desigualdad en las decisiones de gobierno. La salud pública y la educación han sido golpeadas fuertemente al subejecutar los presupuestos correspondientes.
Venimos de una semana de lucha por el cierre de la sala de terapia intensiva del Hospital Durand, del aumento del 26% de mortalidad infantil, de cierre de cursos en escuelas públicas, represión a las personas en situación de calle...y la lista sigue.
En esta carrera por el 2015 en la que está metido el Alcalde porteño, sabemos que la gestión actual no interesa.
Cual será el límite?


Buenos Aires