Dios volvió a Argentina y habló de Cristina Fernández

Por: Francisco Peregil | 19 de julio de 2012

Dios volvió a Argentina y habló de Cristina Fernández

ucedió ayer, en el estudio de radio que aparece en esta imagen. Dios habló de Cristina Fernández, de Fidel Castro, del Che, de su madre, de Román Riquelme y de su salida de Boca. Dios parecía más a gusto que nunca y llegó incluso a cantar. Diego Armando Maradona, el mejor jugador del mundo de todos los tiempos junto con Cristiano Ronaldo (es broma, es broma... de mal gusto, pero es broma) se prestó a una larguísima entrevista en el programa Perros de la Calle de la emisora argentina Metro951.com. Acudió con su hija Dalma, que tiene una voz preciosa y estrena en Buenos Aires una obra de teatro donde relata la vida del padre. Y se despachó a conciencia sobre todo lo que quiso. Aquí tenemos la entrevista íntegra dividida en tres partes.

En el minuto 7,40 de la primera parte describe con admiración lo que siente cada vez que escucha por la radio la narración que el periodista Víctor Hugo hizo de su famoso gol contra Inglaterra. Nueve minutos después, empieza a hablar de Fidel Castro ("es un libro abierto" y del Che:

Yo venía leyendo ya mucho del Che en Italia. Porque en las huelgas en Italia, la primera bandera que ves es la del Che.

En la parte segunda, minuto 22.50, habla de Riquelme y de su salida de Boca.

Riquelme… Yo no le digo Román porque yo no tuve una sola charla con Riquelme. Y él habló de Coima. (...) Si estás vacío, llenate [Riquelme dijo que se sentía vacío y por eso abandonaba Boca]. Si él se quiere pelear con Maradona, él me encuentra o yo lo encuentro a él. Lo que no puede hacer es pelearse con el 75% de este país [los supuestos seguidores de Boca] (...) Yo no peleé con Riquelme, él se peleó conmigo. Y él habló de códigos y yo no tuve una sola charla con él.

En el minuto 35.34 de la segunda parte, un hincha se anima:

-Sos el único, realmente, argentino de verdad y te siento como que sos parte mía. Diego… Yo te amo de verdad.

-Un beso enorme -le dice Maradona.

-Pero te amo, en serio, ¿eh?, te amo, te quiero.

-Gracias, papito.


Después llama una oyente al programa y le habla así:

Tengo 39 años, tres hijos. Mi historia con vos comienza con mi papá. Lo vi llorar dos veces. Una, cuando murió mi mamá y la otra cuando le metiste el gol a los ingleses. Te puedo asegurar que para mí sos un ejemplo de vida. Gracias por lo que me diste, gracias por hacer feliz a mi viejo…

En el minuto 2 de la parte tercera, Maradona habla de su madre y se emociona. Seis minutos después se produce la llamada de un hincha que no tiene pérdida, hay que escucharla:

-Mi historia sos vos, loco. Te quiero como si fueras mi hermano. Cada vez que tuviste un drama yo te salí a defender como si fueras mi hermano… [el hombre llora]

-Es hermoso lo que me decís, te quiero mucho, te quiero mucho de verdad.

-Te quiero un montón, quiero a tus hijas, quiero a tu mujer… [tal cual]

Y después Maradona, cuenta lo que ha sentido al escucharle:

Se me pasó la imagen de yo estar mal y él estar al lado mío llorando.

Y llegamos al minuto 11 de la parte tercera, donde Dios baja al farragoso terreno de la pelea fraticida entre la presidenta, Cristina Fernández, y el también peronista y gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli. Scioli se granjeó hace pocas semanas todos los truenos y relámpagos de la presidenta Fernández al declarar que en caso de que ella no se presente a las próximas presidenciales, cosa que solo podría ocurrir si se modifica la Constitución, él estaría dispuesto a ser candidato. A raíz de aquella declaración, todo el dinero que tenía que llegarle desde el Gobierno nacional para pagar ahora una paga extra a los empleados de su Gobierno provincial, le llega con cuentagotas o no le llega.

Pero Scioli cuenta con la gran ventaja de ser amigo del mismísimo Maradona. Y Maradona empezó chutando ayer contra Gabriel Mariotto [“Yo le llamo Craviotto"], el vicegobernador de Buenos Aires, a quien Fernández ha encomendado apuñalar a Scioli con cada gesto, cada declaración, cada comparecencia pública. Es una pelea interna en la que Maradona, kirchnerista confeso y amigo de Scioli ha tenido que elegir. Y entre papá y mamá, ha optado por papá y el pueblo. En el minuto 26 de la tercera parte, cuando ya parecía olvidado el tema de la política, Maradona se mete sin que le pregunten:

-No, hablando del Gobierno...

-No, basta, chau – la hija intenta frenarlo.

Pero él sigue:

No, no… Yo digo que, como me decía Fidel, que se rompan la cabeza pero que no pague la gente. Encerrate en la Casa Rosada y jugale un partido de ping pong a Scioli, jugale una carrera, mátense a trompadas. Pero si el tipo que laburó todo el año está esperando el aguinaldo [la paga extra en la provincia de Buenos Aires]… Y vos por pelearte con uno, por pelearte con otro, lo sacas a hablar a Craviotto, después paga la gente. La gente es la que no tiene para pagar la libreta, la libreta esa que te anota el carnicero (…) Yo la banco (la apoyo) a Cristina a morir, pero Scioli es un amigo.

Como cualquier Dios que se precie de serlo, Maradona recomienda:

Que se peleen, que se maten, que discutan...

Y aclara:

Si no quiere que sea presidente, que no sea presidente. Pero que no pague la gente. La gente que va a laburar, la gente que hoy hace un sacrificio enorme con los bondis [autobuses], con los trenes, con los subtes. Eso que vemos todos los argentinos. (...) Yo no quiero ser el paladín Diego Armando Maradona. No. Yo estoy diciendo lo que veo. Que se rompan, que se chichoneen y se rompan... Pero que la gente tenga la olla llena.

Por fin, en el minuto 33 de la tercera parte Maradona canta. Y no tampoco tiene desperdicio. Vuelvo a dejar aquí las tres partes de la entrevista.

Comentarios Destacados

9 comentarios - Dios volvió a Argentina y habló de Cristina Fernández

@MazokaX-B -21
momentoche dijo:Ese falopero es dios ?


mejicano de mierda ponete tu bandera!
@elezedelciclon -10
diego sin dudas el mejor de la historia idolo
@mar_rod11 +2
jaja Shultz y Harry parecen una pareja recien casada
@Skinshifter +4
Es absurdo que los argentinos llamen Dios a un tipo que no describe nada semejante a la palabra. Además de idolatrar a un equipo común como cualquier otro. Se vuelven maricas. Y al que le duela la verdad, pues que chupe.