Pablo Emilio Escobar Gaviria (El Tablazo, vereda de Rionegro, 1 de diciembre de 1949 † Medellín, 2 de diciembre de 1993), fue el más poderoso narcotraficante colombiano conocido. También ejerció como político y fue elegido representante suplente para el Congreso de la República de Colombia en 1982.

Como líder del Cartel de Medellín, fue el máximo capo de la mafia colombiana. Hizo la fortuna más grande del país con el comercio de cocaína. Las autoridades colombianas lo vinculan al asesinato de más de 4.000 personas. Organizó y financió una extensa red de sicarios y con sus actos terroristas (carros bomba en las principales ciudades del país) desestabilizó al país y se constituyó en uno de los criminales más buscados del mundo a comienzos de los años 1990. Murió abatido por la policía 17 meses después de haberse fugado de la cárcel.

También apodado el Zar de la cocaina, su fortuna estaba estimada entre 5 o 10 mil millones de dólares y es considerado el peor criminal en la historia de Colombia. Se necesitaron 16 meses y 3000 efectivos para cazarlo. Veinte mil personas lo acompañaron al panteón.