26/JULIO/2012

El Juego del Dolor en Denver
Por Carlos Santiago Belveder


El Juego del Dolor en Denver

Señalada como “La Masacre de Denver”, otra matanza conmociona a EEUU y el mundo. En la noche de estreno la última película de Batman “El Caballero de la Noche asciende” (“The Dark Knight Rises”) fue sembrada por el dolor y la desesperación de cientos de personas que vieron con horror como un joven se paraba frente a ellos debajo de la pantalla del cine, y comenzaba a disparar indiscriminadamente ráfagas con su fusil de asalto, al tiempo que tiraba gas mientras él poseía una máscara.

James Holmes (24 años) fue un caucásico identificado como el autor de la masacre, quien se presentó en el cine disfrazado como el villano de la película de Batman (Bane). Decía frente a todos “soy el Guasón”, y mientras la gente se agolpaba en la salida gatillaba hacia la gente desesperada. Terminó asesinando a 12 personas y dejando heridas a 59. Este episodio horroroso sucede dos meses más tarde de los ataques caníbales que dos afroamericanos (Rudy Eugene, y Alexander Kinyua) perpetraran contra sus víctimas en Miami y Nueva York respectivamente (casos que la prensa explico apresurada y de manera simplista por la ingesta de una droga llamada “baños de sales” y que sin embargo, más tarde los estudios toxicológicos efectuados a Rudy Eugene señalaban que solo había consumido marihuana).

James Holmes como Rudy Eugene, son casos testigos, las expresiones vivas de una sociedad enferma, narcotizada y vacía mental y espiritualmente. Este triste episodio demuestra el fracaso de la sociedad cosmopolita, multicultural, consumista, hipócrita y violenta del occidente democrático. Un fracaso que se acentúa en el país epicentro donde este Sistema se difunde por el mundo.

Se pretende quitarle relevancia a la influencia de la “TV” y la industria del Cine a un episodio íntimamente inspirado. Numerosos psicoanalistas abren sus antiguos y obsoletos libros de Freud, en búsqueda de una personalidad violenta y con episodios traumáticos vividos en la infancia de Holmes. Rápidamente confundidos, se asombran al descubrir que el villano de esta película real, fue un estudiante brillante, de buen comportamiento y sin antecedentes policiales o de violencia. Holmes se matriculó el año pasado en un programa de doctorado en neurociencia en la Universidad de Colorado, en Denver. Respecto a logros académicos, según recuerda el rector de Riverside Timothy P. White, Holmes estaba entre los mejores estudiantes. “Holmes concentraba sus estudios en "cómo nos comportamos", agregó White. "Es irónico y triste". Holmes tuvo problemas para encontrar trabajo después de graduarse con honores en 2010 con un grado en neurociencia de la Universidad de California en Riverside, dijo el vecino Tom Mai, ingeniero eléctrico retirado. A la distancia, la vida de Holmes parece intachable, un joven con un potencial ilimitado. No hay indicios de que tuviera problemas con la policía. La policía le preguntó a Ben Lung, de 27 años, que vive en el mismo edificio que Holmes, si había visto a alguien con "el pelo notablemente teñido". Lung dijo que no.

Las autoridades dijeron que Holmes llegó al cine disfrazado, con el cabello teñido de anaranjado, ataviado con una máscara de gas, casco antibalas, un chaleco y protector de piernas, guantes negros y protectores en su garganta y la ingle. Estaba armado con un rifle de asalto, una escopeta y una pistola Glock.” (Agencia AP).

El psiquiatra forense Michael Welner, presidente del Panel Forense, afirmó al diario The Washington Post que todos los casos de disparos a masas tienen un motivo común: la búsqueda de la inmortalidad. "Son enfermos psiquiátricos que se convierten en asesinos en masa cuando pasan el umbral y deciden que su indignación es justa y que tienen el derecho de destruir la vida de cualquier persona al azar", agregó.
Un programa que enlista a Holmes como estudiante en la Escuela de Medicina muestra que tomaría clases de estudio sobre abuso de sustancias, esquizofrenia, depresión y otros trastornos. ¿Acaso buscaba una cura para sí mismo o para explicar lo que le pasaba?.

Se debería indagar sobre el grado de inspiración que pudo tener Holmes con el personaje del Guasón en la
dolor
película “Batman El caballero de la noche”. No olvidemos que el mismo asesino gritó “yo soy el Guasón”… En los medios masivos de comunicación no se establece esta relación, debido a que se pondría en evidencia la tremenda influencia que tiene la TV o los mass media sobre las multitudes, y su responsabilidad en muchos acontecimientos sociales.

Un dato importante, la masacre no fue perpetrada en un momento de inconsciencia producto del efecto de drogas o alcohol, sino que todo fue premeditado meticulosa y detalladamente hasta el punto de dejar “minada” con explosivos su casa, para cuando los efectivos policiales fueran a ella luego de que todo sucediese.

En Batman, el Caballero de la Noche, (la película 2 de la trilogía de C. Nolan), el Guasón (interpretado por Heath Ledger) presenta una personalidad de psicópata, sádico, manipulador, despiadado, anarquista, dueño de sus propias leyes, que no teme planificar atentados y matanzas para justificar sus fines. Un personaje donde sus actos como dice “Batman, “solo tienen sentido para él”. Esos “fines” aunque ocultos y no declarados explícitamente son develados por el mismo Guasón al final de la película y en algunas oportunidades de la trama. No son materialistas, pues es posible ver una escena donde el Guasón quema una montaña de dinero. El Guasón intenta corromper al mejor, y reconoce que Batman es incorruptible, sin embargo su victoria o su “as” bajo la manga fue corromper a Dent, y reconoce que nunca matará a Batman por la mera “diversión” que le motiva la anarquía y verlo al bati-héroe desesperado frente a los escenarios terroristas creados por él, y afirma que lo hará por siempre (la inmortalidad). El Guasón, es un personaje, que podría ser señalado como un villano nietzscheano, un personaje peligroso, violento, anarquista, despiadado, apartado de las normas y códigos morales comunes, y que sin embargo de la manera que es presentado figura un personaje poeroso que hace apología a la anarquía y el terrorismo.

Es cierto que una película no puede ser directamente acusada como la responsable de haber provocado la masacre de Denver, pues sucedería en todos los cines del mundo, pero a todas luces si fue de gran inspiración para una mente desequilibrada (o con sus propias reglas y actos que tienen sentido para ella) producto de una sociedad enferma: la norteamericana.

Por Carlos Santiago Belveder
Director Ejecutivo de www.negocioscercanos.com

Si te gustó no dejes de visitarnos y hacerte fans en facebook y visitar el sitio oficial
Mas noticias en http://negocioscercanos.com/noticias.html

Síguenos en Facebook https://www.facebook.com/NegociosCercanoscom




.