"No se si es baires o madrid" es el titulo del nuevo álbum de Fito Páez que registra el concierto realizado el pasado 24 de abril en el Palacio de los Congresos, Madrid, España esa noche inolvidable, Páez se presentó acompañado de su piano de cola e invitados de lujo y fue ovacionado por más de 2000 personas. Librepáez te acerca algunas crónicas de aquel concierto para que sepas de qué viene el disco.

Lista de tracks:
CD
1- 11 Y 6. 2- Tumbas De La Gloria. 3- La Rueda Mágica. 4- Eso Que Llevas Ahí. 5- El Amor Después Del Amor / Dos Días En La Vida. 6- Contigo. 7- Brillante Sobre El Mic. 8- Yo Vengo A Ofrecer Mi Corazón. 9- Giros. 10- Al Lado Del Camino. 11- Un Vestido Y Un Amor. 12- La Rumba Del Piano. 13- Pétalo De Sal. 14- Dar Es Dar. 15- Mariposa Technicolor.

DVD
01- 11 Y 6. 02- Eso Que Llevas Ahí. 03- Tumbas De La Gloria. 04- El Amor Después Del Amor. 05- Dos Días En La Vida. 06- La Rumba Del Piano. 07- El Cuarto De Al Lado. 08- Petalo De Sal. 09- Creo. 10- Giros. 11- Al Lado Del Camino. 12- La Rueda Mágica. 13- Ciudad De Pobres Corazones. 14- Contigo. 15- Brillante Sobre El Mic. 16- Un Vestido Y Un Amor. 17- Y Dale Alegría A Mi Corazón. 18- Yo Vengo A Ofrecer Mi Corazón. 19- Dar Es Dar. 20- Mariposa Tecknicolor.

BRILLANTE SOBRE MADRID
1. Una década atrás, la zona donde se encuentra el Palacio de Congresos de Izema, en Madrid, era puro campo. Ubicada en la periferia madrileña, el barrio ahora impacta por su grandilocuencia. Allí se encuentra un enorme predio de exposiciones (dividido en más de diez pabellones), un parque en honor al rey Juan Carlos I y, a no muchos metros, el centro de entrenamiento del Real Madrid.
El viaje hasta allí, desde el centro, puede deparar algunas sorpresas, como cruzarse con un camión que transporta al auto de Formula 1 que el piloto local Fernando Alonso utiliza en sus carreras. El dato podría ser anecdótico (de hecho, lo es). Sin embargo, estamos yendo al Izema porque allí es donde Fito Páez va grabar un concierto que será editado luego en CD y DVD. Y fuera del recinto descansa un imponente camión que funciona como sala de grabación, y es el mismo que se utiliza en la trasmisión de las carreras de Fórmula 1 y de los partidos de la Champions League.
En la cola (y en el patio de butacas) predominan entre los latinoamericanos, especialmente –claro- los argentinos. Entre unos mil espectadores, se distinguen remeras de la selección, alguna bufanda de San Lorenzo de Almagro y una remera de Rosario Central con la leyenda "Soy Canaya" y la cara del Negro Fontanarrosa.
2. Sale Fito y el teatro lo ovaciona. Después de un saludo y una advertencia ("Como estamos grabando el concierto, si algo sale mal, significa que está vivo, y vamos a repetirlo" se sienta al piano y arrancó con el "Waltz for Margie", una preciosa pieza instrumental con una doble lectura sentimental. Funciona, a la vez, como un precioso regalo para su hija Margarita y como un homenaje al "Waltz for Debbie", del pianista Bill Evans.
A partir de allí inicia un periplo sonoro que incluye una cuidada selección de piezas de toda su trayectoria. La columna vertebral de la lista de temas no es muy distinta a la que ofreció hace diez días en el festejo por el aniversario de Rolling Stone Argentina en las escalinatas de la Facultad de Derecho de Buenos Aires, junto a los Killer Burritos. Sin embargo, el abordaje estético a las canciones es sustancialmente diferente. El recital está planteado como un encuentro con sus amigos españoles, y con Fito sentado al piano en la mayoría de los temas, comienza el desfile de invitados. Después de standards que crecen con el correr de los años, como "11 y 6" y "Tumbas de la gloria", aparecen los primeros invitados. Se trata de Limones, un trío integrado por Diego del Morao (guitarra), Dany Noel (bajo) y Sabu (cajón peruano). Son los músicos de la banda del guitarrista y productor Javier Limón (Bebo Valdés, Andrés Calamaro, Diego El Cigala) y suenan "de puta madre". Se suman a Fito para "El amor después del amor" (en un acertado medley con "Dos días en la vida" y "El muro de los lamentos".
Para "Pétalo de sal" y "Creo", se suma el grupo Marlango. El rosarino le cede el lugar en el piano a Alejandro Pelayo, y se acomoda al lado de la cantante (y actriz) Leonor Watling. En el otro extremo del escenario, el fluegelhorn de Oscar Ybarra le da un toque de distinción a la velada.
Luego, Páez presenta a "Un compañero de la vida, un músico que admiro, alguien que si no me cambió los pañales, me saco de muchos bares a principios de los 90… ¡Con ustedes, Ariel Rot"". La guitarra filosa de Rot adquiere tintes tangueros en "Giros" y aporta la cuota rockera en la versión de "Circo Beat", que incluye, una vez más a los Limones sobre el escenario.
Uno de los hits indiscutidos de la velada, y del disco por salir, es (será) la versión aperezada de "La rueda mágica", en plan mid tempo y con tonada ibérica, a cargo del dúo Pereza.
Pasa "Polaroid de locura ordinaria" (antes, Páez aprovecha para reivindicar a Bukowski, en cuyo cuento "La chica más guapa de la ciudad" se inspiró para esta canción), siempre en un contexto acústico, íntimo, refinado, con Fito al piano y de buen talante. Pero llega "Ciudad de Pobres Corazones". Y Fito se despacha en un rabioso soliloquio de guitarra eléctrica y voz. El rosarino Coki de Bernardis y Mavi Díaz (hija del armonicista Hugo Díaz, viuda de Roque Enroll) arengan en "A rodar mi vida". Y Cuando terminan, Fito anuncia que va a temblar la ciudad.
Lo presenta, entonces, a Joaquín Sabina, y lo nombra "Monsieur Madrid".
Tocan "Contigo" y "Llueve sobre mojado": No quedan muy conformes con la versión y, un rato más tarde, Sabina propone que para el DVD se utilicen imágenes de la suerte de ensayo de reconciliación que hubo en la casa de Sabina hace unos días (dicen quienes estuvieron allí que fue realmente emotivo).
A pesar de los vendavales, la alquimia entre los dos se mantiene intacta. Con mucha empatía disfrutan el encuentro y la platea explota. Estas canciones parecen hechas a la medida de la historia (y de las radios, claro, que pronto van a inundar).
Llegan los bises y después de una trilogía con las canciones más románticas y emotivas que Fito haya hecho en su vida ("Brillante sobre el mic"; "Un vestido y un amor", con la frase "…fumabas unos chinos en Madrid" como algo más que un guiño al leiv motiv de este concierto; "Y dale alegría a mi corazón", llega el último (e inesperado) cantante invitado para la velada: Pablo Milanés. Si el concierto ya tenía una dimensión histórica, la presencia del cubano acrecienta la leyenda. Con una voz admirable, lanza "Yo vengo a ofrecer mi corazón".
Termina el show con (casi) todos los invitados haciendo "Dar es dar" y "Mariposa Technicolor". Sin embargo, después del saludo de rigor con todos los amigos ibéricos, la gente quiere más. Y Fito regala una versión de "Desarma y sangra", de Charly García, en medley con el "Tema de Piluso" y "Cable a tierra".
En las plateas, un grupo heterogéneo de músicos y productores del Río de la Plata, como Ana Prada, Lea Bensason, Loli Molina y Jorge Drexler, se mezclan con Maxi Rodríguez, Gabriel Heinze y Javier Saviola, entre otros futbolistas argentinos que se acercaron a exorcizar nostalgias.
Y en los camarines post show, un encuentro antológico: Fito, Sabina y Milanés, juntos y levemente borrachos, comienzan a evocar una noche que quedará en la memoria de la música iberoamericana.

La info es de mi blog www.librepaez.blogspot.com y de distintos diarios.

MI PRIMER POST