La medida es en reclamo de la instalación de medidores en sus hogares para tener el servicio de electricidad. Piden una reunión con las empresas y el gobierno de la Ciudad.

Edesur y Edenor, tomadas por habitantes de villas porteñas

Vecinos de distintas villas de la Ciudad de Buenos Aires toman una sede de la empresa Edenor y una de Edesur, en los barrios de Chacarita y Monserrat, en reclamo de una mesa de diálogo integrada por las empresas de electricidad y el Gobierno de la Ciudad para que les instalen medidores en sus hogares.

Rafael Klejzer, representante de la Corriente Villera Independiente, aseguró: "Queremos una reunión con la empresa y con gente del Gobierno de la Ciudad porque estamos cansados de que se tiren la pelota entre ellos".

Y reclamó que "de una vez por todas nos instalen medidores para tener luz de manera legal y segura como cualquier vecino, no queremos que nos regalen nada, queremos pagar por el
servicio".

Los vecinos de los barrios Villa 31, Villa 31-bis, el Playón de Chacarita y la Carbonilla se instalaron en una sucursal de la empresa Edenor, ubicada en la calle Guzmán al 200 para reclamar "de manera pacífica" y ante la protesta, la empresa interrumpió la atención al público en ese local.

Klejzer explicó que "cada vez que hace mucho frío o mucho calor en los barrios nos quedamos sin luz. Desde que empezó el invierno que sufrimos cortes constantes" del servicio de electricidad.

"En los barrios ponen un nudo y todos los vecinos debemos engacharnos de ahí; entonces se sobrecarga y se queman los cables, por eso reclamamos un plan de instalación de transformadores y cables y que cada vecino pueda tener un medidor como corresponde".

"Sabemos que (el jefe de gobierno porteño, Mauricio) Macri se reunió con las empresas para pagar y solucionar la falta de luz en los monumentos y plazas porteñas pero nunca se quiere reunir por falta de instalacion eléctrica en las villas de la ciudad", fustigó Klejzer.

A su vez, criticó la actitud de Macri al señalar que "ni Macri ni su gobierno nos quiere en su ciudad y por eso no nos tiene en cuenta, pero somos seres humanos, ciudadanos y merecemos el mismo respeto que cualquiera".

El vecino anticipó que se quedarán allí "hasta tener una respuesta", en tanto otro grupo de vecinos ocupaba una sede de la empresa Edesur, en la calle San Jose al 100, haciendo el mismo reclamo, pero para las villas del sur de la Ciudad de Buenos Aires.