Charly García actuó en “Graduados”


El Dios del rock, también estuvo en Graduados [video]


Charly García jugó anoche a ser actor. Se atrevió a una participación especial en Graduados (Telefe) en la que se interpretó a si mismo. En la historia, Andy (Daniel Hendler), el paseador de perros, debía retirar a domicilio a una mascota y cuando tocó el timbre, del otro lado de la puerta lo sorprendió el ídolo del rock nacional. “Pensé que eras el delivery”, dice Charly al comienzo de la escena, ante un Andy atónito. “Yo no tengo perro. Pero pasá que te cuento”, invita.

Con gafas negras, cabello despeinado, bigote bicolor y sweater rayado, el músico se puso a hablar con Andy de los más diversos temas. “Estaba haciendo el descubrimiento del porro radical”, le avisa apenas lo invita a sentarse, y se despacha con frases como “el amor es más difícil que la música. La música es de alguna manera el resultado de todas las veces que te dijeron que no”.

Enseguida, a la escena se suma Verónica (Julieta Ortega). Andy la llama para que corra hasta la casa del músico sin darle pista de que está frente a Charly, y cuando llega al lugar en cuestión, la locutora se lleva la sorpresa de su vida. Juntos se ponen a analizar el tema Inconsciente colectivo . “Hay gente que es transformadora. Para bien y para mal”, teoriza Charly.

El paso de comedia termina con Andy y Vero obnubilados con las frases del músico: “Los ‘80 para mí son como los ‘60 reciclados. Los ‘60 tenían más onda. Los ‘80 me parecieron una época muy rica. Yo, en los ‘80, me hice moderno y me fui a Nueva York”.

Como premio, Charly firma el nuevo disco 60x60 y se presta a una fotografía con cada uno. “¿Charly, la foto te roba el alma?”, pregunta Andy. “Sí, no toda, un poquito. ¿Te quedó claro lo del transformador?”. Al final, Verónica sale de la casa y llora. “Es el sueño de nuestras vidas”, dice.

La otra participación especial de la noche fue la de Max Berliner, a sus 92 años. Danny (Andy Kusnetzoff) se entera de que su abuelo Schlommo (Berliner) no tiene dónde quedarse y lo lleva a la casa de los Godzzer. Una noche de acción.