Moslemuddin Sarkar no había visto a su familia desde 1989, después de no poder volver a casa desde su trabajo como estibador en el puerto principal de Chittagong, en Bangladesh.

Ahora el señor Sarkar, tiene 52 años, y pasó la mayor parte de su exilio en una prisión paquistaní después de intentar regresar al país sin documentos de viaje. Por su parte la familia del hombre, había pasado mucho tiempo esperando hasta que recibió una grata llamada anónima de un funcionario que le decía que el señor Sarkar estaba vivo.

Un hombre "resucita" después de 23 años

Fue liberado de la cárcel de Karachi este lunes y fue inmediatamente deportado a Bangladesh, donde su hermano estaba esperando en el aeropuerto.

“Crucé la frontera con la India en 1989 y me fui a Delhi después de permanecer unos meses en los estados indios de Assam y Meghalaya”, explicó. “Más tarde, me casé en Nueva Delhi. Pero me atraparon en la frontera entre India y Pakistán cuando traté de entrar en Pakistán en 1997.

“No tenía documentos de viaje. Estuve 15 años en la cárcel“.