Ingenieros de la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados del Pentágono, en EE.UU (Darpa en sus siglas en inglés), presentaron un robot capaz de moverse contrayendo los segmentos de su cuerpo del mismo modo que lo hacen los gusanos.
La máquina está hecha de materiales blandos para poder introducirlo en espacios estrechos o adaptar su forma en terrenos difíciles.
También puede soportar fuertes golpes sin sufrir daño alguno.


EEUU inventa un "gusano guerrero"


Blando y maleable
El gusano robot fue desarrollado por la unidad de investigación del Darpa y en la que participaron científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), la Universidad de Harvard y la Universidad Nacional de Seúl en Corea del Sur y los resultados se publicaron en la revista

"De cuerpo blando, esencialmente maleable, puede deformarse lo que permite al robot atravesar pequeños orificios y recuperar su forma, y sobrevive a grandes impactos", escribieron los ingenieros en un artículo publicado en la revista IEEE/ASE Transactions on Mechatronics.

Según detallaron, utilizar un sistema de movimiento parecido al de los gusanos ayuda a reducir el ruido que producen estas máquinas, lo que las hace idóneas para "labores de reconocimiento".

En intentos anteriores se intentó emplear sistemas alimentados por aire o bombeo neumático, pero al parecer este método los hacía poco prácticos en el mundo real.

Así que el equipo del Darpa decidió modificar al gusano usando "músculos artificiales", hechos de fibra de níquel y titanio que pudieran estirarse y contraerse con el calor.


robot


La criatura bautizada como Meshworm está hecha con un tubo hecho a base de polímero envuelto en un cable metálico para crear ese músculo artificial.

Al colocar este cable metálico alrededor del tubo, los ingenieros replicaron los músculos circulares de las lombrices, creando distintos segmentos en el proceso.

De este modo, cuando una corriente se aplica en el cable éste se contrae apretando el tubo.

El equipo creó un algoritmo para enviar ondas de contracción a través de los cinco segmentos de la máquina, apretando su cuerpo para impulsar su movimiento hacia adelante. Esto imita el movimiento biológico de la lombriz.

Fueron capaces de hacer que el robot se moviera a una velocidad de 5 milímetros por segundo y se añadieron dos músculos adicionales en los lados de la máquina para moverlo de izquierda a derecha y así controlar su dirección.

Resistente a golpes
Por otra parte, los ingenieros comprobaron que el dispositivo es muy resistente, ya siguió funcionando después de golpearse con un martillo.


EEUU



De acuerdo a los investigadores, la naturaleza blanda del cuerpo del robot permite golpearlo sin generar daño porque su forma cambia absorbiendo los golpes.

"Puedes tirarlo y no se romperá", dijo Sangbae Kim, profesor asistente en ingeniería mecánica del MIT.

"Partes del Meshworn son fibrosas y flexibles. Los músculos y el cuerpo son blandos. Estamos empezando a apreciar una capacidad de deformación del cuerpo".

El Meshworm es un más de los varios animales robots que han sido desarrollados por esta agencia experimental del gobierno estadounidense.

Otros ejemplos son el robot "Cheetah" que puede correr a velocidades de 29 km/h, el robot-colibrí equipado con cámaras o el AlphaDog, un robot de cuatro patas diseñado para transportar equipamiento militar.