Mueren 3 mercenarios de la OTAN

Al menos 3 contratistas de seguridad extranjeros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) fueron muertos a tiros por una persona vestida con uniforme de la policía afgana en la provincia de Herat, oeste de Afganistán.

Según las fuentes de seguridad afgana, este atentado dejó herido a un traductor afgano, mientras que el atacante también resultó muerto a mano de las fuerzas de la Alianza Atlántica.

La OTAN confirmó en un comunicado la muerte de sus tres miembros, no obstante no dio información sobre la identidad ni nacionalidad de las víctimas mortales.

Al menos, 29 soldados de la OTAN y mercenarios foráneos han perdido la vida este año en casi 19 diferentes ataques.

En agosto de 2010, el presidente afgano, Hamid Karzai, ordenó a todas las empresas de seguridad privada a poner fin a sus actividades por el daño que suponían a las fuerzas de seguridad estatales.

Sin embargo en diciembre de 2010, Kabul anuló su plan para prohibir la actividad de las compañías de seguridad privada, debido a la preocupación que expresaron los diplomáticos y militares occidentales acerca de esta medida.

El Gobierno afgano autorizó la actividad de 52 firmas para proporcionar la seguridad a las tropas extranjeras, la misión de las Naciones Unidas, grupos de ayuda, embajadas, y las empresas de comunicación occidentales.

No obstante, el Gobierno Afgano anunció estrictas normas para la operación de tales firmas por las acusaciones presentadas en su contra, entre ellas, de que los guardias de estas agencias privadas han asesinado a los civiles, han colocado bombas y han operado como bandidos en las carreteras del país asiático.

La mayoría de la población afgana considera a estas empresas privadas como organizaciones mercenarias. XE, conocido anteriormente como Blackwater, es la compañía de seguridad privada más cuestionada que ha operado en Afganistán.