En Uruguay, investigan el efecto cancerígeno del mate
El médico Helmut Kastors sugirió que el mate muy caliente podía aumentar las probabilidades de contraer cáncer de esófago. Su colega, Juan Vasallo propuso estudiar el efecto del mate sobre otros órganos. Existe un componente carcinógeno en la yerba, que un estudio posterior en Porto Alegre reconocería en la orina de 50 voluntarios saludables: el benzopireno. Expertos uruguayos publicarán setiembre un estuvio en la revista estadounidense Head & Neck. El mate es cancerígeno por un doble mecanismo: la temperatura y la composición química.

En Uruguay, investigan el efecto cancerígeno del mate


MONTEVIDEO (Cromo). El doctor Helmut Kastors sugirió que el mate muy caliente podía aumentar las probabilidades de contraer cáncer de esófago. Más tarde, el doctor Juan Vasallo propuso estudiar el efecto del mate sobre otros órganos. Tal vez existía otro mecanismo, aparte de la temperatura del agua, que pudiera explicar el efecto nocivo de la tradicional infusión.

La teoría pareció confirmarse cuando el estudio concluyó que el mate aumenta el riesgo de contraer cáncer de pulmón, próstata, vejiga y riñón. Es decir, existe un componente carcinógeno en la yerba, que un estudio posterior en Porto Alegre reconocería en la orina de 50 voluntarios saludables: el benzopireno.

Hoy, ambas ideas se confirman en la investigación realizada por un equipo encabezado por expertos uruguayos, que se publicará en la edición de setiembre de la revista estadounidense Head & Neck. El mate es cancerígeno por un doble mecanismo: la temperatura y la composición química.

Dime cuánto mate tomas…

El estudio “Consumo de mate y riesgo de cáncer oral: estudio caso-control en Uruguay”, se basa en entrevistas a pacientes con dolencias no vinculadas al consumo de tabaco o alcohol. Entre los años 1990 y 2001, se tomaron 696 casos y el mismo número de controles.

El cuestionario se realizó en los propios establecimientos de salud pública, que incluyeron el Hospital de Clínicas, Oncología, el Institut Pasteur y Hospital Maciel, e incluía 68 preguntas sobre alimentación. Entre ellas, se preguntaba a la persona si tomaba mate y con qué frecuencia, desde cuándo y en qué cantidad en litros de agua. También a qué temperatura: tibio, caliente o muy caliente.

La culpa del benzopireno

Tal como predijo la hipótesis, la investigación confirma que el mate es un carcinógeno para esos dos tipos de cáncer oral. En otras palabras, tomar mate con agua muy caliente puede provocar cáncer, pero no solo por la temperatura del agua sino por el benzopireno contenido en la yerba mate.

En Uruguay se consumen cerca de 32.000 toneladas de yerba al año

Sin embargo, la noticia deja de ser tan dramática cuando el estudio sugiere que “el benzopireno en sí no está en la propia yerba mate pura, sino en el procesamiento para fabricar el mate”, explicó al diario El Observador uno de los miembros del equipo, el investigador Eduardo De Stefani.

De hecho, el mate cuenta con antioxidantes y otras sustancias protectoras para el organismo. “Por ejemplo, en mujeres con cáncer de mama”, acotó De Stefani, quien dirige un grupo de Epidemiología en el Departamento de Patología del Hospital de Clínicas.

Efecto “enmascarado”

Sin embargo, para De Stefani el hallazgo más importante es que “el efecto del mate está muchas veces enmascarado por el efecto del tabaco”. La explicación es que el cigarrillo también contiene benzopireno. Como el consumo de tabaco y mate suelen estar correlacionados, el efecto del cigarrillo “solapa” al de la yerba.

Esto también explica por qué el efecto nocivo del mate en no fumadores es mucho mayor que en los que no tienen el hábito, señaló el investigador. De ahí la necesidad fundamental de estudiar casos-control de personas cuyas enfermedades no se relacionaran con el consumo de tabaco ni alcohol. Y es que el alcohol, sobre todo los destilados como el whisky y la caña, también contienen benzopireno.

¿Cambiar la cultura?

Para De Stefani, el próximo paso lógico sería conseguir un mecanismo de preparación del mate más saludable, que elimine del proceso al benzopireno. Así, el efecto de la composición química desaparecería.

En cuanto a la temperatura del agua en el termo, señaló que “solo queda la recomendación desde Salud Pública de no tomar el mate demasiado caliente”.