Moria Casán y Sofía Gala estrenaron la obra “3 mitades” que, bajo la dirección de José María Muscari, se ponen en la piel de dos mujeres que se enamoran

Madre e hija: Besos y lesbianismo

La historia plantea un conflicto profundo: una pareja desgastada por el correr de los años, por la rutina y el desencanto, toca fondo cuando se interpone entre ellos una joven mujer de la que ambos se enamoran. Pero la escena se torna aún más controvertida cuando esas dos mujeres que sobre las tablas se funden en un triángulo amoroso son en realidad, madre e hija.

Moria Casán y Sofía Gala - ¿quiénes si no?- se animan a polemizar juntas y esta vez, van a fondo dirigidas por José María Muscari en la obra “3 mitades”. La pieza, que se estrenó anoche en el teatro Picadilly (Corrientes 1524) apela al espectador en un juego complejo y al mismo tiempo irresistible: la relación homosexual descripta en escena se tiñe, casi de manera inevitable, con un componente incestuoso que no se plantea en la ficción, si no que trasciende la esfera de lo real. Complicado, pero atractivo a la vez. De hecho, Moria y Sofía, que en escena están acompañadas por Mario Pasik, llegan incluso a compartir un beso apasionado y hasta un desnudo que deja a la platea boquiabierta.

Como era de esperar, madre e hija viven el proyecto de manera descontracturada. No se meten en el costado incestuoso que quedaría en la mente del espectador, sino que se entusiasman con una obra que finalmente las encuentra juntas y cómodas en sendos papeles.

Cuando aún no se ha resuelto el escándalo de las joyas paraguayas, que puso a Moria tras las rejas durante una noche y todavía la tiene como imputada, la ex vedette, actual jurado de “Show- Match” y actriz, se mete en el personaje de una mujer que llegada a una etapa de su vida se atreve a desnudar su propia sexualidad. Y a hacerlo, por supuesto, de manera provocativa. Como no podía ser de otra forma.