El padre Benedict Groeschel justifica el abuso sexual: "Los jóvenes son unos seductores"

Sacerdote justifica pederastia

A sus 79 años considera que los jóvenes "de 14, 16 y 18 años" los provocan.

Cree que los curas que cometen estos abusos no deberían ir a la cárcel, porque no son culpables y "su intención no es cometer un crimen".


De líder spiritual de los católicos y fundador de la Comunidad de los Frailes Franciscanos de la Renovación…a culpar a los jóvenes de alguno de los casos de abusos sexuales que han salido a la luz en el ámbito eclesiástico. El sacerdote Benedict Groeschel ha sido señalado por la opinión pública norteamericana después de explicar en una revista que son los adolescentes los que “muchas veces” los provocan.

A sus 79 años, este mediático sacerdote cree que los jóvenes de 14, 16 y 18 años “son unos seductores”, y que la intención de los curas en las situaciones de abuso sexual “no es cometer un crimen” por lo que, asegura, no deberían ir a la cárcel.

Conservador, escritor de 45 libros y partícipe de un programa televisivo en la 'Eternal Word Television Network’. Es el perfil de un hombre que aprovechó la revista de su propio canal, The National Catholic Register para explicar qué sienten los curas ante los adolescentes. “Imagina un momento de ansiedad, y que un adolescente se acerca. En la mayoría de los casos, el joven es un seductor”, concluía.

Esa misma revista emitió un artículo con la disculpa de ambos. "No tuve intención de culpar a las víctimas. El cura (o cualquier otro) que abusa de un menor es siempre el responsable", aseguró. La propia publicación quiso aclarar el suceso. "Los editores piden perdón por publicar esta información sin claridad y permitiendo pensar que el padre considera que el joven es responsable. Nada más lejos de la realidad", concluye.

Glenn Sudano, otro de los fundadores de esta comunidad, recalcó en The New York Times que es una pena que un icono del catolicismo acabe así, y cree que sus palabras se deben a "su avanzada edad y crítica salud" después de un accidente de tráfico sufrido en 2004 en Orlando. "Es muy doloroso verle así", concluye.