Una mujer de 79 años fue violada por un amigo de su hijo, de 29


El sospechoso oriundo de San Blas de Los Sauces, Tinogasta, ya fue detenido e indagado
Martes, 11 de Septiembre de 2012


Una mujer de 79 años fue violada por un amigo de su hijo


Un aberrante hecho de abuso sexual salió a la luz días pasados cuando finalmente se conoció el paradero de un hombre identificado como Blas Juan Díaz, popularmente conocido en Tinogasta como “El Gringo”, quien presuntamente habría violado a la madre septuagenaria de su amigo.
Según confirmaron fuentes judiciales a El Esquiú.com, el hombre fue finalmente aprehendido por la Policía tinogasteña y puesto a disposición de la Justicia para la correspondiente indagatoria. Si bien el hombre es de la localidad riojana, de la localidad de San Blas de los Sauces, en el departamento de Arauco, el hecho ocurrió en Cerro Negro, Tinogasta, en mayo pasado.
Por esta razón, en un primer momento se requirió a las autoridades policiales riojanas la detención del muchacho, la cual acaeció finalmente el sábado pasado.
El delito que se le endilgaría al hombre en cuestión sería el de abuso sexual con acceso carnal.

El hecho


Según pudo conocer El Esquiú.com, el aberrante hecho de violación fue perpetrado por el hombre aprovechando la ausencia del hijo de la mujer septuagenaria.
Es que el abusador y el hijo de la señora son amigos desde hace bastante tiempo, lo cual el primero aprovechó para quedar a solas con la mujer.
Según la denuncia, realizada a más de tres meses del hecho, Díaz se presentó en la casa de la víctima por la noche, cuando el hijo de la misma todavía se encontraba trabajando. La mujer, con total confianza dado que lo conocía, lo hizo pasar para que esperara a su amigo en el interior de la casa.
Una vez adentro, el hombre echó llave a la puerta mientras la mujer volvía a su habitación ya que se encontraba recostada cuando el presunto abusador se hizo presente en el hogar.
Instantes después, el joven habría ingresado a la habitación de la mujer para aprovecharse de ella por la fuerza en la cama donde ella estaba recostada, sometiéndola a tocamientos impúdicos y relaciones sexuales sin ninguna clase de consentimiento.
El hecho fue conocido por los familiares de la víctima tiempo después, ya que ella no realizó la denuncia ni lo comentó a las personas más allegadas de su círculo íntimo. Una vez conocido el hecho, los familiares instaron a la mujer a que radique la denuncia e identifique al presunto abusador.