El exvicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez dijo que en el año 2000 "estaba convencido políticamente que los sobornos existieron" y aseguró que no le hubiera "sorprendido" que el exministro de Trabajo Alberto Flamarique "haya participado" de las coimas. El exfuncionario de la Alianza afirmó que reunió varios elementos que le generaron la “certeza absoluta” del pago de sobornos a senadores para la aprobación de la ley de Reforma Laboral.

"Certeza absoluta"


Al declarar como testigo ante el Tribunal Oral Federal 3, Alvarez dijo que uno de esos elementos fue la sospecha que, por ese entonces, le transmitió el senador nacional por el Partido Justicialista Antonio Cafiero, sobre el pago de sobornos a legisladores de su propia fuerza política.
“Cafiero se sentía un imbécil, porque de buena fe y disciplina partidaria había votado una ley por la que se había pagado”, remarcó el extitular del Senado de la Nación. Además agregó que "Cafiero nunca había hecho denuncias por corrupción" y que "defendía al peronismo".
"Estaba convencido políticamente que los sobornos existieron. Cuando aparece la confesión de Pontaquarto uno ve reafirmado lo que pensaba", destacó el exvicepresidente.
Alvarez expuso en la sala de audiencias del subsuelo de Comodoro Py 2.002 al iniciar la ronda de testigos en el juicio por el pago de soborno a senadores justicialistas.
ENTREDICHO CON DE LA RÚA
Durante su declaración, el exfuncionario de la Alianza le dijo a Fernando de la Rúa -también presente en el recinto judicial- que su gobierno "fue un fracaso". El expresidente reaccionó ante esta acusación y lo interrogó a su excompañero de fórmula sobre los motivos de la renuncia a la vicepresidencia.
Entonces, Alvarez le respondió a De la Rúa: "Usted necesitaba que el tema de los sobornos desapareciera de los medios y de la opinión pública y usted sabía que había que remover a (Alberto) Flamarique y a (Fernando) De Santibañes. Y yo estaba esperando eso como gesto" político.