Taringa! competirá contra Spotify con servicio premium


De vez en cuando, Taringa! aparece en la prensa tradicional por supuestas infracciones a derechos de propiedad intelectual, que han motivado la presencia de sus directivos en tribunales. Pero este sitio web argentino es mucho más que polémicas por presunta piratería digital: es una red social con casi 20 millones de suscriptores en América Latina, un tráfico de 162 millones de visitas mensuales y que se encuentra en pleno proceso de expansión.

En Estados Unidos ya opera con Socialphy, una red social en inglés que permite a sus usuarios compartir todo tipo de contenido, y en febrero del 2012 lanzó T! Música, un servicio de reproducción de canciones en línea, con el que se integra al negocio de la música, en competencia directa con la europea Spotify.

“Ya tenemos casi 1,200 álbumes subidos en la versión beta y estamos en los últimos pasos para incorporar a discográficas, a las dos mayores al menos de la región, que son Sony y Universal”, dijo Hernán Botbol, uno de los tres fundadores de Taringa!, en entrevista telefónica desde Buenos Aires.

Esta semana, la prensa destacó que Botbol, su hermano Matías y Alberto Nakayama, los tres dueños de Taringa!, deberán comparecer ante un juez por facilitar desde su sitio web la descarga de 29 obras jurídicas y 12 libros de computación de los cuales no tenían los derechos de distribución, en una causa iniciada en el 2009.

“Hay menos de 4% de páginas en Taringa! que tienen algún tipo de enlace a algún contenido con derechos de autor. Por la vorágine de internet y por la cantidad de contenido que se publica todos los días en Taringa! (7,000 artículos diarios, en promedio), es prácticamente imposible tener el control completo”, afirmó Botbol. “Tenemos más o menos 20 millones de usuarios registrados, por lo cual pedirle a Taringa!, a Facebook, a Google, a YouTube o a cualquier plataforma social donde millones de pesronas comparten contenido que sean garantes de todo lo que está sucediendo es realmente imposible”, agregó.

Los hermanos Botbol y Alberto Nakayama, al frente de un equipo de 37 personas, principalmente ingenieros y desarrolladores, quieren cambiar la idea de que Taringa! es un sitio de descargas ilegales y elevar su imagen a la de una empresa tecnológica transnacional. En los recientes 30 días, Taringa! alcanzó 162 millones de visitas, con Argentina, México y España como sus principales audiencias.

Hernán Botbol afirma que están próximos a abrir una oficina en México, donde tienen cuatro millones de suscriptores (la estadounidense Twitter tiene 10.7, según la agencia Mente Digital) y se ubica en la posición 18 de las páginas web con mayor tráfico, por encima de LinkedIn, Amazon.com o la UNAM, de acuerdo con la consultora Alexa.

“Taringa! está siendo acorde al protocolo (contra la piratería) y a la ley bajo la que están funcionando los países más avanzados”, dijo Botbol y anunció que trabajan en mecanismos para que cualquier usuario “pueda realizar algún tipo de pedido de baja de información” y denuncia.

En ese trabajo de cambio de imagen se ubica T! Música, que ya está disponible en versión beta (de prueba). El servicio premium de T! Música, que comparte herramientas sociales de su sitio web hermano, tendrá un costo de entre 7 y 12 dólares mensuales. “Hemos puesto mucho énfasis en los componentes sociales de la plataforma. Queremos aprovechar lo que hemos aprendido sobre cómo le gusta a la gente mostrarse en internet”, destacó Botbol.