Realeza británica demanda a revista por fotos Middleton en topless

Realeza británica demanda a revista por fotos Middleton en

PARIS (Reuters) - La familia real británica emprendió acciones legales el viernes contra la revista francesa "Closer" por lo que calificó como una violación "grotesca" de su privacidad, después de que el medio publicara unas fotos de la duquesa de Cambridge, Catalina Middleton, esposa del príncipe Guillermo.

Closer, una revista semanal sobre famosos, publicó cinco páginas con una docena de fotografías de Middleton relajándose en topless con el príncipe Guillermo en un balcón de un hotel de caza del siglo XIX en el sur de Francia, donde la duquesa pasó unas vacaciones a principios de septiembre.
"El Palacio de Saint James confirma que hoy (viernes) se han iniciado en Francia procedimientos legales por violación de la privacidad por parte del duque y la duquesa de Cambridge contra la editorial de la revista Closer Francia", dijo la oficina de la pareja en un comunicado.
Un tribunal en Nanterre, cerca de París, dijo que un abogado de la pareja real había presentado una demanda para acelerar el procedimiento, y que la editorial de "Closer" acudiría el lunes a testificar.
Bajo el titular "Oh my God!" ("¡Oh, Dios mío"!), las fotos muestran a la duquesa quitándose la parte de arriba del bikini y después relajándose en una hamaca, aparentemente ajena a la presencia de pararazzi. En una de las instantáneas se ve cómo la duquesa se baja la parte de abajo del bikini mientras Guillermo le pone crema en la parte baja de la espalda.
La publicación supone un revés para la familia real británica, que intenta recuperarse del escándalo por la publicación en una web estadounidense de unas fotos del príncipe Enrique desnudo en Las Vegas.
La institución había reforzado su imagen tras la boda de Guillermo y Catalina, el Jubileo de Diamante de la Reina y su aparición en los Juegos Olímpicos de Londres.
Mientras "Closer" defendió su decisión de publicar las imágenes, un portavoz de la familia real afirmó que había enfadado a la pareja, de viaje por el sudeste asiático.
"Sus altezas reales se han mostrado enormemente entristecidas al enterarse de que una publicación francesa y un fotógrafo habían invadido su privacidad de forma grotesca y totalmente injustificable", dijo un portavoz del palacio de Saint James.
"Sus altezas reales tenían muchas expectativas de mantener su privacidad en esa casa remota. Es impensable que alguien hiciera esas fotografías, y menos que se publicaran", indicó.
El portavoz del primer ministro británico David Cameron dijo también que la pareja real debería tener derecho a su privacidad.
La redactora jefe de "Closer", Laurence Pieau, describió las fotos como una "serie hermosa" que mostró a una pareja enamorada y no eran para nada degradantes. Dijo que la revista tenía fotos más íntimas de esa serie y que había optado por no publicarlas.
"Ha habido una sobrerreacción a esas fotos. Lo que vemos es una pareja joven, que acaba de casarse, que están muy enamorados", dijo Pieau a la cadena de televisión francesa BFM.
"Ella es una princesa real del siglo XXI", añadió. "Es una mujer joven que hace topless, lo mismo que se puede ver en cualquier playa en Francia o alrededor del mundo", aseveró.
LOS WINDSOR SE DESNUDAN
"Closer" es una publicación de Mondadori, un grupo italiano en arte propiedad del ex primer ministro del país Silvio Berlusconi y presidido por su hija Marina.
La revista probablemente perdería cualquier demanda legal por invasión de privacidad, aunque los beneficios del caso seguramente superen ampliamente cualquier multa, seguramente de unos miles de euros.
"Sin lugar a dudas es una invasión de la intimidad", dijo Christopher Mesnooh, un abogado estadounidense que ejerce en Francia.
"Estaban de vacaciones en la casa de un amigo. No había expectativas de que la prensa fuese a estar allí. Así que evidentemente se han visto dañados por el hecho de que se tomasen las fotos y es probable que una corte francesa se pronuncie en esa dirección", indicó.
La publicación - que originó una cascada de comentarios, en su mayoría de enfado, en Twitter - reabre el debate sobre la privacidad de la familia real británica después de la publicación de las fotos del príncipe Enrique desnudo.
"Enrique empezó la moda: estos días los Windsor se quitan la ropa", dijo la revista francesa en el despliegue de fotos, que se atribuyó una exclusiva mundial sobre las minivacaciones de los príncipes a principios de septiembre.
Muchos británicos sintieron que había una diferencia, sin embargo, entre la exposición de las andanzas del hermano pequeño de Guillerno en Las Vegas y entrometerse en las vacaciones privadas del hijo del príncipe Carlos y su esposa.
"Si se hubiera quitado la parte de arriba (de su ropa) durante un acto público, sería justo, pero estaban de vacaciones, disfrutando de su tiempo y merecen intimidad", dijo Shelley Brunton, de 22 años y recepcionista en una oficina en el distrito financiero de Londres.
El editor del tabloide Sun, el único periódico británico que se hizo eco de las fotos del príncipe Enrique desnudo, dijo que por esa razón no publicaría las fotos de Catalina.
"El Sun no tiene intención de romper la intimidad de la pareja real publicando esas imagenes intrusivas", dijo el editor Dominic Mohan.
Fuentes reales dijeron que la publicación de las imágenes fue un recuerdo de la persecución de los fotógrafos a la princesa Diana, la madre de Guillermo, haciéndolo aún más doloroso para él.
"Hay un sentimiento de enfado y recelo sobre esas fotografías", dijo la fuente. "Sentimos que se ha cruzado una línea roja con la publicación de estas imágenes".
"¿No han aprendido nada los paparazzi con la muerte de Diana?", tuiteó el británico MailOnline.



(Traducido por Redacción de Madrid. Editado en español por Marion Giraldo)