Maravilla vs Chávez Jr: el último capítulo antes de la gran pelea

Sergio Martínez acusó en la balanza 72,121 kilos, contra los 72,574 del boxeador mexicano. Mañana, a la medianoche, el combate. Televisan la TV Pública y TyC Sports

Argentina vs Mexico (la gran pelea)

Sergio ‘Maravilla” Martínez registró un peso de 159 libras (72,121 kilos), en tanto el mexicano Julio César Chávez dio 160 (72,574), ambos encuadrados dentro de la categoría mediano, en el pesaje oficial para la pelea de mañana en la que el mexicano expondrá el título del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Chávez junior es el monarca oficial del Consejo, mientras que Martínez es el campeón emérito y diamante del organismo, y se medirán mañana en el Thomas & Mack Center de Las Vegas.

La ceremonia del pesaje, realizada en uno de los anexos del Ancore Theatre del hotel Wynn, fue acompañada por unas 1.500 personas, que ruidosamente acompañaron a ambos pugilistas con mayoría de presencia mexicana aunque los argentinos se hicieron sentir con banderas y canticos desde muy temprano.

Pese al clima encendido no hubo incidentes entre ambas parcialidades y se destacó la presencia del ex campeón mundial Erik ‘El Terrible” Morales.

El único incidente lo protagonizaron el promotor Sampson Lewkowicz, uno de los allegados a Martínez, que se peleó con un asistente de Chávez junior arriba del escenario, generando una batahola pero fueron separados.

El primero que apareció en el pesaje fue “Maravilla” Martínez las 15 (hora local, 19 de la Argentina), con un atuendo de color negro, en tanto Chávez, con una prenda oscura, impresionó por su delgadez.

"Nos vemos mañana en la noche, cuando seré campeón”, le dijo ‘Maravilla” a Chávez y otra vez, como lo hizo cada vez que se cruzaron, lo amenazó con un sonoro “mañana te rompo todo”.

El público mexicano no se quedó atrás y gritaba “Margarito, Margarito...” recordándole a Martínez la derrota que el pugilista azteca le infligió al quilmeño en febrero de 2000.

Chávez junior, con tono apagado, se limitó a decir “mañana retendré el título. Estoy muy confiado en ganar”.

Ya se agotaron las 19.186 localidades disponibles en el Thomas and Mack Center y se espera una gran venta de abonos por el sistema de televisación codificada Pay-Per-View (pagar para ver).