Cristina Kirchner: "No existe cepo cambiario"
La Presidenta pidió a los medios que "por favor cambien" ese título porque "ningún economista serio" se animaría a hablar con ese término. Además indicó que en "Argentina había una jauja cambiaria, una timba", y agregó que "en ningún país del mundo nadie puede comprar dos millones de dólares en un mes sin decir para qué es"


Recomiendo esta nota a otros lectores (8)
La presidenta Cristina Kirchner insistió hoy en que "no existe cepo cambiario" en el país porque hay más de 300 formas de adquirir dólares y aseguró que entre enero y septiembre se vendieron casi 80 mil millones de dólares para cubrir importaciones, pagar deuda y para el turismo internacional.

"En la Argentina había una jauja cambiaria, una timba", aseveró la Jefa de Estado y, en ese sentido, pidió a los medios de prensa que "por favor cambien" ese título de cepo cambiario, porque, a su entender, "ningún economista serio" se animaría a hablar con ese término.

Según la Presidenta, la AFIP tiene habilitados "más de 300 conceptos" para comprar dólares en bancos y casas de cambio, porque "cuando más desagregado está (el concepto de venta) más se puede analizar la salida de billetes del exterior".

Argumentó que a pesar de la regulación entre enero y septiembre el Gobierno tuvo que pagar unos 79.088 millones de dólares en concepto de deuda, importaciones y turismo internacional, entre otros rubros.

Reveló que 48 mil millones de dólares se pagaron en importaciones; más de 11.000 millones para deuda; 5.457 millones para turismo, viajes y pasajes; 4.767 millones en "servicios profesionales" y 9.800 millones en otros rubros.

"El cepo era un instrumento de tortura del siglo XIX, pero fundamentalmente era un instrumento de inmovilidad, de que nada se mueve, de que nada ingresa ni egresa. Por eso, acá no existe cepo cambiario. Por favor cambien ese título mediático", dijo la Presidenta durante un acto en la Casa Rosada.

"Van a tenerle que encontrar otro título", insistió la mandataria antes de señalar que el Gobierno tuvo que vender unos 47.259 millones de dólares (61 por ciento del total) en los primeros nueve meses de este año a los empresarios que importan productos.

Al entregar créditos y firmar el decreto que designa al diputado kirchnerista Martín Sabbatella como presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), Cristina habló incluso de "jauja cambiaria" y de "timba" antes de que el Gobierno disponga las restricciones.

JAUJA CAMBIARIA

"Lo de jauja cambiaria es cuando una persona podía comprar dos millones de dólares por mes sin tener que decir para qué los quería. En ningún país del mundo nadie puede comprar dos millones de dólares en un mes sin decir para qué es", sostuvo.

Fue su primer acto tras someterse a una serie de preguntas de parte de estudiantes de las universidades de Georgetown y Harvard durante su reciente viaje a Estados Unidos, donde también había negado que existiera aquí un "cepo al dólar": se trata de un "título mediático", opinó en aquel país.

Este lunes la mandataria indicó que la Argentina abonó entre enero y septiembre unos 11.024 millones de dólares (14 por ciento del total) en concepto de vencimientos de deuda externa con organismos multilaterales y títulos Par, Discount y Boden 2012.

"Todos esos dólares salieron de la Argentina para pagar deuda, deuda que gestionaron, que hicieron, otros gobiernos", dijo la presidenta en su discurso durante un acto en la Casa de Gobierno.

Por otra parte, dijo que el Gobierno vendió unos 5.457 millones de dólares (7 por ciento del total) a agencias de turismo y de ventas de pasajes, y compañías extranjeras que comercializan servicios turísticos.

"Vi un montón de argentinos en Nueva York así que pueden viajar o estudiar. En fin, pueden hacer, con una libertad absoluta", sostuvo la mandataria con ironía sobre quienes realizaron un cacerolazo frente al hotel donde ella descansaba en la ciudad estadounidense, la semana pasada.

Remarcó que el país se desprendió de otros 4.737 millones de dólares en concepto de "otros servicios", como servicios profesionales, técnicos y de informática, entre otros.

"Estamos pidiendo los contratos porque muchas veces detrás de esas operaciones aparece el denominado ndolar transferencian, porque piden dólares para una cosa pero lo usan para otra", afirmó la mandataria.

También se pagaron 9.881 millones de dólares (12 por ciento de total) en concepto de "otros rubros", puntualizó la mandataria y añadió que en total se fueron de las arcas del Estado unos 79.088 millones de dólares.

"En ningún país del mundo nadie puede comprar dos millones de dólares sin decir para qué es. En otros países cada vez que alguien va a comprar hay que llevar poco más que el ADN. A esa persona se la ve casi como a un narco", sostuvo la presidenta.

En ese contexto, la jefa de Estado dijo que "ningún economista serio puede hablar de cepo cambiario", al cual señaló como "fantástico como título mediático, pero que no tiene nada que ver con la realidad".