Para alimentarse, Buenos Aires ya es tan cara como Londres o Nueva York

Si se comparan los precios en las cadenas de supermercados de las principales ciudades del mundo, la "Reina del Plata" aparece como una de las más costosas. Los lácteos, el azúcar y las hamburguesas, los productos más caros


Buenos Aires ya es tan cara como Londres o Nueva York


Según un estudio publicado por el diario La Nación en su edición de hoy, comprar alimentos de la canasta básica en Buenos Aires ya demanda el mismo gasto que hacerlo en metrópolis del primer mundo como Londres y Nueva York, aunque sigue siendo menos costoso que hacerlo en San Pablo (Brasil).

La medición tomó una muestra de poco más de una docena de alimentos, bebidas y artículos de limpieza y tocador de primeras marcas internacionales, y los comparó a precio de dolár oficial según aparecen listados online en los sitios de la cadena Coto (Buenos Aires), El Corte Inglés (Madrid), Tesco (Londres), Pão de Açúcar (San Pablo) y A&P Supermarkets (Nueva York y Nueva Jersey).

De acuerdo al relevamiento, y exceptuando los cortes de vacuna, que en nuestro país son claramente más económicos, los precios de los supermercados porteños son prácticamente los mismos y hasta en algunos superan a los de las cadenas del primer mundo.

Uno de los casos más particulares es el que contrasta nuestros precios con aquellos ofertados en la popular tienda española multirubro El Corte Inglés, que ofrece, producto de la recesión que atraviesa el país, una canasta básica a menos de 24 euros (150 pesos a tipo de cambio oficial), es decir, sensiblemente menos que en la Argentina (183 pesos).

En ese sentido, uno de los rubros que encarecen más la compra en el supermercado en Argentina es el de los lácteos, cuyos precios son más altos que el de las economías centrales. Buenos Aires tiene el litro de leche más caro que San Pablo, Madrid y Londres (aunque en Nueva York sale el doble), mientras que el pack de yogur es pagado por un porteño un 10% más que lo que lo hacen un paulista y un 25% más que un madrileño.

LA CARNE RESISTE

Sin embargo, no son todas malas noticias para el consumidor. En cuanto a la carne, comprarla en Buenos Aires todavía resulta más barata que en otras partes del mundo.

Pese a las subas - un 13% en los últimos 24 meses según el desacreditado Indec-, el precio del kilo de lomo en Coto (83 pesos) es notablemente menor a lo que se pagaría por lo mismo en Londres (31 libras, 243 pesos) o en Madrid (37 euros, 231 pesos).

La historia es similar con el caso del pollo, cuyo valor está igualado con el de Brasil y y está por debajo de los que se ofertan en Nueva York y Londres. Curiosamente, una caja de hamburguesas está más cara para los porteños que para los habitantes de los Estados Unidos o España, lo mismo que las bebidas gaseosas (el doble que en Londres) y el azúcar.