Nueva ley de ART: "sí" a hernias y várices como enfermedades laborales, "silencio de radio" para mobbing y estrés


El Gobierno convocó a una reunión para el lunes próximo a fin de analizar y actualizar un listado que se mantuvo sin modificaciones durante 10 años. Asimismo, con la participación de empresarios y sindicatos, se evaluará el papel de las comisiones médicas y se buscará implementar a las ART mutuales


__________________________________________________________________________

Argentina: Nueva ley de ART

__________________________________________________________________________


Uno de los aspectos más preocupantes para los empresarios en materia de accidentes trabajo tiene que ver con los reclamos por dolencias y afecciones que no están incluidas en el listado de enfermedades laborales que fue elaborado por el Poder Ejecutivo.

En este sentido, se destacan las demandas de empleados en las que se solicitan resarcimientos a raíz de haber padecido, por ejemplo, estrés a consecuencia de un exceso de tareas, haber sido víctima de mobbing o por sufrir hernias.

Este listado se mantiene inalterable desde hace 10 años y requiere una pronta actualización.

Hoy existen innumerables enfermedades que aún no integran el listado y que son cada vez más habituales. Sin embargo, los especialistas consultados por iProfesional.com indicaron que su inclusión, sin un protocolo que determine la causa, podría agravar y poner en crisis cualquier sistema de aseguramiento.

En este contexto, vale recordar que la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) aprobó una nueva lista de enfermedades profesionales hace más de dos años que incluye una serie de afecciones profesionales reconocidas internacionalmente. Algunas son causadas por agentes químicos, físicos y biológicos y otras son de origen respiratorio y también se incluyen a las de la piel, a los trastornos del sistema osteomuscular y al cáncer profesional.

Además, se incluyeron trastornos mentales y del comportamiento y se dejó abierta la posibilidad de que se reconozca origen profesional a dolencias que no figuran en el listado en tanto se haya establecido un vínculo entre la exposición a los factores de riesgo -que resulte de la actividad laboral- y las enfermedades contraídas por el empleado.

En este escenario, el Ministerio de Trabajo decidió convocar a una reunión del Comité Consultivo Permanente sobre la Ley de Riesgos del Trabajo que se llevará a cabo el lunes próximo, donde se tratarán, entre otros temas:


1) La incorporación al listado de enfermedades profesionales de las hernias inguinales, várices y espondiloartrosis (artrosis lumbar).

2) La búsqueda de consensos sobre las adecuaciones normativas y operativas del trámite ante las comisiones médicas.

3) La implementación de las ART-mutuales previstas en el Decreto 1.720/2012.

Los miembros del mencionado Comité son: la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGTRA); la Unión Industrial Argentina (UIA); la Cámara Argentina de la Construcción (CAC); la Cámara Argentina de Comercio y la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Además, se invitó a integrar ese cuerpo a representantes de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y a la Confederación General Empresarial de la República Argentina (CGERA).

También se evaluará la tabla de incapacidades y la política en la materia para los próximos años.

Listado
Juan Manuel Minghini, socio del estudio Minghini, Alegría & Asociados, sostuvo que "el problema actual es que cada uno de los sectores interesados en la modificación de la Ley de Riesgos del Trabajo (LRT) tiene propuestas e intereses diferentes".

"El listado actual deja de lado una gran cantidad de afecciones que están vinculadas, por el hecho del trabajo. Esto perjudica tanto a los empleados, como a los empleadores y a las ART", indicó Minghini y agregó: "Debe ampliarse y reconocerse lo que en la práctica ya es reconocido como enfermedad o accidente laboral".

Al respecto, Juan Carlos Cerutti, socio del estudio Cerutti - Darago & Asociados, explicó que "el inconveniente actual" es que dicha lista "no incluye problemas en la columna vertebral derivados de esfuerzos en el trabajo, por lo que quedan afuera también las hernias inguinales, abdominales, de disco, entre otras".

El problema para el experto es que "las ART responden por el listado, por lo que pueden no responder por los padecimientos no incluidos".

"Por ende, las empresas deben afrontar reclamos en los tribunales que luego seguramente van a tener sentencia contraria, lo cual comprende gastos de abogados, peritos y el monto que se determine como resarcimiento", remarcó.

"El estrés laboral es un factor de riesgo altísimo ya que cada vez son más las sentencias que reconocen este daño como hecho del trabajo. Este punto no podrá dejarse de lado al momento de modificar la nómina", destacó Minghini.

En tanto, los especialistas destacaron que las sentencias judiciales reconocen ítems no amparados por la normativa vigente como, por ejemplo, el daño moral, lucro cesante y pérdida de chance, entre otros. Para los expertos, estos rubros también deberán ser considerados en la reforma.

Al respecto, Cerutti destacó que, para el caso de que el listado de enfermedades fuera ampliado, debería incorporarse a las enfermedades psicológicas.

"De esta manera, al estar contempladas normativamente, entonces estarían cubiertas por la ART lo cual sería un alivio para la empresa. Esto es así ya que, previamente a un juicio, el empleado tendría la atención médica correspondiente, por lo cual también tendría una evaluación del riesgo a afrontar", indicó.

Comisiones médicas
Otro de los puntos de la actual normativa que requiere una urgente actualización es el referido a las comisiones médicas.

Horacio Schick, titular del estudio que lleva su nombre, explicó que "una parte significativa de las acciones judiciales se refiere a enfermedades laborales no reconocidas por las ART, ni por las comisiones médicas".

"Hasta el presente, sólo el 6% de las víctimas reclaman ante las comisiones las propuestas de las ART. La mayoría, es decir el 94%, acuerda con su aseguradora sin concurrir a un análisis de los facultativos y peritos", indicó el experto.

Por otro lado, afirmó que las ART y las comisiones médicas han sido renuentes a reconocer las enfermedades laborales que sufren los dependientes ya que menos del 2% de los siniestros son aceptados como tales.

Además, sostuvo que los tiempos de funcionamiento actual no son tan breves ya que la duración promedio de los trámites ante las Comisiones Médicas Jurisdiccionales es de cuarenta y nueve días y ante la Comisión Médica Central es de ciento setenta días. Es decir, no hay una celeridad que satisfaga las necesidades y expectativas de las víctimas laborales.

"Por el contrario, se convierten en un escollo para el acceso directo, rápido y oportuno a la jurisdicción a fin de dilucidar los diferendos derivados del régimen de accidentes y enfermedades laborales", remarcó Schick.

ART mutual
A través de un decreto, el Poder Ejecutivo estableció los requisitos que deben reunir las denominadas ART mutual para diferenciarlas de las clásicas ART.

De acuerdo con el texto de la nueva norma, éstas podrán ser creadas por asociaciones profesionales de trabajadores o grupos de empleadores y asociaciones sindicales de trabajadores con personería gremial.

Las mismas estarán sujetas a los requisitos que fija la ley para las típicas ART.

"La idea de que se trate de mutuales sin fines lucrativos radica en que, con este tipo de esquemas, se podría lograr una mejora en las prestaciones médicas a favor de los empleados y una inversión más directa en materia de prevención de los riesgos laborales. Esto es así ya que los ingresos de las mutuales se dirigirán en su mayor parte (solo habría que excluir los gastos necesarios para gestión y funcionamiento) hacia estas áreas operativas y no existirían fondos dirigidos a rentabilidad como los que hoy naturalmente tienen las ART", explicó Juan Manuel Lorenzo, abogado del estudio Salvat, Etala & Saravi.

Por el contrario, estas mutuales serán conformadas por grupos de empleadores y las entidades sindicales con personería gremial de cada sector, tendrán la capacidad de prevenir riesgos y atender prestaciones específicas a la actividad en que se desempeñan.

En teoría, de acuerdo con Lorenzo, se generaría una mejora en la especialidad de la atención, se direccionaría la inversión en forma más eficiente en cuanto a los riesgos propios de cada actividad y se otorgarían prestaciones satisfactorias dado que a ninguno de los miembros de las mutuales les resultará apetecible un servicio deficiente.

Por otra parte, el Comité Consultivo analizará la Tabla Baremo vigente, que cuantifica las secuelas provenientes de menoscabos a la integridad física y/o psíquica de la persona, evaluada por un médico en forma objetiva y reproducible y evaluará la política nacional en materia de salud y seguridad laboral.