Científicos han elaborado un nuevo método para proteger la Tierra en caso de colisión con gran asteroide intergaláctico. Se trata de pintarlo de color blanco y usar la energía solar para desviarlo de su trayectoria hacía nuestro planeta.

Nuevo método para prevenir un choque de asteroide

La propuesta de Sung Wook Paek, un estudiante de doctorado del Departamento de Aeronáutica y Astronáutica del Instituto Tecnológico de Massachusetts ganó una competición de Space Generation Advisory Council denominada ‘Move an asteroid 2012’.

Los concursantes buscaban la mejor solución posible para evitar la catástrofe que provocaría un posible choque del asteroide Apophis con la Tierra. Sung Wook Paek elaboró una estrategia que supone disparar bolas de tinta contra el asteroide y cubrirlo con una densa capa de color blanco. Un asteroide blanco reflectará más radiación solar y experimentará más presión de los fotones solares.
Según los científicos, la radiación solar tendrá en ese caso el mismo efecto que el viento sobre una vela.
Esa vela de fotones será capaz de aprovechar la presión lumínica de la radiación solar para recibir impulso, lo que provocará un cambio de trayectoria.
La principal desventaja del plan es su lentitud, dado que son necesarios cerca de 20 años para que la radiación solar pueda influir en el asteroide lo suficiente para cambiar su curso.

El proyecto está diseñado para hacer frente al asteroide Apophis, que, según las observaciones, pasará en 2029 a una distancia de 36.000 kilómetros de la Tierra. El campo gravitatorio del planeta puede modificar su trayectoria, de manera que su nuevo acercamiento en 2036 podría terminar en desastre. Según los expertos, en caso de choque contra la Tierra, causaría una catástrofe a escala mundial, el choque se produciría en una franja de 50 kilómetros de ancho a lo largo de Rusia, América Central y el Atlántico.