EN EL MARCO DE UNA CAUSA POR U$S 19.000 MILLONES

Por un juicio en Ecuador, piden embargar los activos de Chevron en la Argentina

Un estudio de abogados local presentará una demanda judicial para intentar congelar los bienes de la petrolera norteamericana en el país valuados en u$s 2.000 millones

Un multimillonario juicio contra Chevron que desde hace 20 años se tramita en Ecuador podría tener consecuencias en la Argentina para la petrolera norteamericana. Se trata de una demanda iniciada por comunidades indígenas del país que preside Rafael Correa vinculadas a un supuesto daño ambiental ocasionado por el vertido de 60.000 millones de litros de residuos tóxicos entre 1964 y 1992 en la Amazonía ecuatoriana a través de Texaco, adquirida en 2001 por Chevron.

El año pasado, hubo un fallo favorable de la justicia ecuatoriana por u$s 18.200 millones en lo que constituyó uno de los mayores dictámenes por daños ambientales a nivel mundial. De hecho, el monto aumentó a u$s 19.000 millones en julio, y en octubre la justicia ecuatoriana ordenó embargar los bienes de la multinacional en ese país.
Pero, como se trata de activos valuados en u$s 200 millones, los abogados que representan a las comunidades indígenas afectadas buscan cubrir el monto total con embargos contra Chevron en todos los países donde tenga operaciones.

En este marco, ya presentaron demandas en Canadá y Brasil, y ahora harán lo mismo en la Argentina patrocinados por el estudio Bruchou, Fernandez Madero & Lombardi.
Ayer, con la sede del Club de Pescadores porteño como marco, los letrados realizaron una conferencia para anunciar el pedido de embargo.

Según sostuvieron, en la Argentina la petrolera norteamericana tendría activos por u$s 2.000 millones. Enrique Bruchou, dijo que se buscarán embargar las acciones de la sociedad, sus dividendos, su producción petrolera, sus cuentas y sus participaciones en otras firmas. Chevron es el cuarto mayor productor de petróleo del país, con un bombeo de 35.000 barriles por día, seis millones de pies cúbicos de gas natural y ventas anuales por u$s 600 millones.

“La demanda se sustenta en tratados internacionales suscriptos por la Argentina sobre reciprocidad de sentencias extranjeras y extraterritorialidad de medidas cautelares”, explicó Bruchou a El Cronista.
También aseguró que un juez ecuatoriano ya ordenó un embargo contra Chevron, lo cual permitiría que la justicia argentina pueda congelar los bienes de la compañía mientras avanza el proceso en los tribunales locales, lo que puede durar por lo menos un año.
Por su parte, Chevron rechazó la demanda. A través de un comunicado, la compañía sostuvo que “la sentencia ecuatoriana es ilegítima y resultado de sobornos y fraude. La compañía cree que el fallo obtenido en el Ecuador no es ejecutable en ninguna corte que respete el estado de derecho”. Además, agregó que “si los abogados de los demandantes creyeran en la integridad de su sentencia, buscarían la ejecución en los Estados Unidos, donde Chevron Corporation tiene su sede. Sin embargo, allí los abogados demandantes tendrían que enfrentar el hecho de que ya siete (7) cortes federales han determinado que existe evidencia de fraude en el juicio en Ecuador”.