Hypeadas locas: el nuevo Uncharted tiene poco de Uncharted Un juego de casinos random

Hypeadas locas: el nuevo Uncharted tiene poco de Uncharted
Escrito por Toni Piedrabuena

Desde los cuarteles de invierno todo es más fácil y menos arriesgado, correcto, pero lo que ha pasado hoy con el hipotético nuevo Uncharted ha sido de auténtica traca. Hace unas horas saltó la noticia: un nuevo juego protagonizado por Nathan Drake es calificado por edades por el Australian Ratings Classification Board y confirma algunos datos como que la distribución corre a cargo de Sony Computer Entertainment y que está siendo desarrollado por One Loop Games, afamados desarrolladores de... poca cosa. Eso sí, tienen un par de proyectos interesantes de nombre esclarecedor: el Secret Project #1 y el Secret Project #2 de los que no comentan nada en su web.
 
Pues claro, ante la noticia de un nuevo Uncharted sin Naughty Dog todo explota y la gente y medios comienzan a volverse locos y a dar datos sin contraste alguno. Mientras tanto, desde NeoGAF comienza a investigar y Shuhei Yoshida, presidente Sony Computer Entertainment Worldwide, echa leña al fuego con un retweet a GameSpot en el que se confirma esa nueva entrega de la franquicia. Los usuarios siguen enloqueciendo y sacando conclusiones precipitadas y el juego obtiene una calificación de G en Australia, es decir, un contenido violento leve que no tiene nada que ver con lo visto en entregas anteriores. ¿Qué está pasando? Se descubre el pastel a las pocas horas.
 
Bajo el ostentoso nombre de Fight for Fortune se encuentra una obviedad en la que nadie habría caído ni borracho: estamos ante un juego de casino para PSVita en el que Nathan tendrá que luchar por hacerse rico. Estamos ante la nueva entrega de la franquicia y se espera que en España lleve por nombreUncharted: Casinos y Furcias, nombre adecuado y maravilloso por el que votaríamos ya. Han sido los usuarios de NeoGAF, gracias a otro organismo de regulación de contenidos en Brasil, los que han dado en el clavo y Sony, por el momento, se ha negado a hacer declaraciones al respecto del nuevo y... je, esperado lanzamiento.
 
Creo que en pocos años nos colgarán un cartel al cuello que rezará “altamente hypeable”: pasan los años y seguimos siendo incorregibles en ese aspecto y los medios no ayudamos en esos estados de alarma. He visto durante toda la mañana el proceso, camino y rumbo que ha tomado la noticia y ha sido una auténtica locura. Se entiende que hay que informar, ¿pero hasta qué punto vale todo en el momento de sacar conclusiones locas sobre un desarrollo y lo que “mola” o “no mola” que un juego del que no se conocen detalles sea para todos los públicos? Al final te retratas, y en un momento comunicativo en el que importa más la rapidez de publicación que la veracidad para con el lector, el asunto da hasta miedo.
 
No es la primera vez que pasa y tampoco será la última, ya lo sabéis, pero a veces tendríamos que ser más fríos a la hora de ver, consumir y compartir noticias. Si repasamos las informaciones dadas a primera hora de la mañana con las suposiciones y las tonterías comentadas y la comparamos con lo ocurrido al final no podemos sentir otra cosa que vergüenza. Deberíamos tener cuidado si queremos gozar de algo más de credibilidad de cara a los ojos de vuestros/nuestros lectores.