El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

historia de pablo escobar

historia de pablo escobar


Con el comercio de cocaína hizo la fortuna más grande de su país y una de las más grandes del mundo. Apodado «el Zar de la cocaína», su fortuna estaba evaluada entre los 9 y 15 mil millones de dólares de la época. En 1989, la revista Forbes declaró a Escobar como el séptimo hombre más rico del mundo, pero recientes hallazgos han hecho ver que la venta de drogas le trajo beneficios de más de 25 mil millones 5 entrando así en la lista de las 10 personas más ricas de la historia de la humanidad. Tal era la situacion en 1989 que los narcos eran dueños del 20 por ciento del país, 160 de los 1.009 municipios en ese momento.
Las autoridades lo vinculan al asesinato de más de 10 000 personas; su principal sicario y brazo derecho, Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, lo vincula a más de 5 500 asesinatos).6 En medio de la sangrienta guerra que lo enfrento al estado desde 1984, su organizacion fue la responsable del estallido de 250 bombas y decenas de masacres que dejaron un saldo de 1142 civiles muertos, sin contar los miles mas que cayeron en el fuego cruzado con las autoridades en Antioquia y Medellin, y las victimas de las campañas de "limpieza" emprendidas por sectores oscuros de la policia entre 1990 y 1991 principalmente. Adicionalmente fue el responsable del asesinato de 657 policias entre 1989 y 1993, y de un feroz enfrentamiento con el Cartel de Cali, los paramilitares del Magdalena y finalmente con los autodenominados Pepes. Por su parte al menos 576 miembros del cartel tambien fueron dados de baja en la cruenta guerra con el Estado colombiano, si bien la cifra real contando los miembros de la delicuencia que trabajaban a sueldo y los caidos en la guerra con sus enemigos del narcotrafico, ronda los 2000.
Organizó y financió una extensa red de sicarios y con sus actos terroristas mediante el empleo de carros-bomba en las principales ciudades, desestabilizó su país y se constituyó en el criminal más buscado del mundo a comienzos de los años 1990. Tras fugarse de la cárcel, en julio de 1992, el gobierno de Colombia destinó unos cuatro mil efectivos e ingentes recursos para conformar el Bloque de Búsqueda y recapturarlo. Tras diecisiete meses de intenso rastreo por parte del mencionado Bloque de Búsqueda, que contaba entonces con respaldo incondicional de grupos de inteligencia norteamericanos como la D.E.A. y el FBI, y sobre todo del grupo denominado Los Pepes fue localizado en un barrio de Medellín, donde fue abatido.

Inicios en el crimen organizado
Los comienzos de Escobar en el crimen organizado se dieron lenta pero inexorablemente, y a lo largo de su carrera criminal, se valió de una extraña mezcla de violencia, sangre, paternalismo y filantropía para lograr sus fines. Mientras, por un lado, eliminaba sin piedad a sus competidores, ordenaba asesinatos, estimulaba intrigas o conspiraba contra figuras influyentes de la política o el gobierno, por el otro, regalaba sandwiches a los mendigos, erigía casas para los pobres de Medellín o construía canchas de fútbol para los niños de los tugurios, lo que le proporcionaba un fuerte apoyo popular en los barrios pobres de la ciudad.
Escobar comenzó con pequeños timos y hurtos. Al contrario de lo que se decía, no tenía un negocio de bicicletas ni robaba lápidas para revenderlas, ya que era creyente desde muy pequeño, al igual que su familia, y esto hacía que tuviese mucho respeto a los espíritus. Años más adelante construiría varias iglesias, campos de fútbol y reconstruiría la ciudad con los ingresos de la cocaina. A medida que fue creciendo se involucró con el hurto de autos en las calles de Medellín, pero pronto se involucró en el tráfico de marihuana hacia los Estados Unidos. Se le involucró en el secuestro y homicidio del industrial Diego Echavarría Misas en 1971, y del capo del narcotráfico Fabio Restrepo en 1975. Primero actuaba como intermediario que compraba la pasta de coca en Colombia, Bolivia y Perú, y luego vendiéndola a traficantes que la llevaban a Estados Unidos. En la década de 1970 se convirtió en una pieza clave para el tráfico internacional de cocaína. Asociado con Gonzalo Rodríguez Gacha, Carlos Lehder, Jorge Luis Ochoa y sus hermanos Fabio y Juan David, fundó el Cártel de Medellín, aunque no se discutía su liderazgo en el grupo. Se adueñó de pistas, rutas, laboratorios y monopolizó el comercio ilegal desde la producción hasta el consumo.
Posteriormente llegaría a acumular una fortuna superior a los cinco mil millones de dólares y a ser el séptimo hombre más rico del mundo según la revista Forbes. Fue dueño de una de las haciendas más extensas de Colombia, llamada Hacienda Nápoles, que se convirtió en su centro de operaciones. En esta hacienda reunió más de 200 especies de animales exóticos para la región, como hipopótamos, jirafas, elefantes, cebras y avestruces, todos ingresados al país como fruto del soborno a las autoridades aduaneras, lo que no impidió la difusión televisiva del inmueble en un reportaje propagandístico. Era aficionado a los automóviles lujosos y, después del atentado perpetrado por sus enemigos del Cártel de Cali, se encontraron más de 40 autos deportivos en el estacionamiento del edificio Mónaco en Medellín, donde vivía parte de su familia. Es difícil calcular la totalidad de sus bienes raíces como edificios, oficinas, fincas, locales comerciales y casas, pero algunos datos hablan de más de 500 predios de su propiedad. También poseía helicópteros, motocicletas, lanchas y varias avionetas para transportar la droga a través de la difícil geografía colombiana.
El Cartel de Medellín fundó el grupo Muerte a Secuestradores (MAS) como respuesta a los secuestros y acciones guerrilleras en su contra; de acuerdo con documentos de la Brigada Antidroga de los Estados Unidos (DEA, Drug Enforcement Administration) el MAS fue fundado en 1981 por el Cartel de Medellín, al cual se vincularon también, después de la muerte de Pablo, Carlos Castaño y su hermano Fidel, luego conocidos comandantes paramilitares.
Actividades políticas


En abril de 2003 aparecieron en Medellín carteles con la leyenda "Pablo Presidente". Tras retirar los afiches e iniciar una investigación, las autoridades establecieron que se trataba de una intervención artística de un joven bogotano.
A fines de los años 1970 (o a principios de la década siguiente) comprendió que debía crear una "pantalla" a fin de proteger su lucrativo comercio de drogas. Comenzó a cultivar una imagen de hombre respetable, a contactarse con políticos, financistas, abogados, etc. Sin saberse con certeza de sus verdaderas intenciones, Pablo Escobar construyó muchas obras benéficas para los pobres, entre ellas 50 canchas de fútbol, un barrio entero llamado "Medellín sin tugurios", tambien llamado "barrio Pablo Escobar"
Impuso la ley de "plata o plomo", por la cual muchos miembros del gobierno, policía y militares colombianos o aceptaban la "plata" (dinero) o les caía una lluvia de "plomo" (balazos).
Se ganó, mediante la intimidación, el apoyo que lo llevaría a ser electo como Senador por el movimiento Alternativa Liberal, después de haber sido expulsado junto con Jairo Ortega Ramírez, del Nuevo Liberalismo que había fundado Luis Carlos Galán. Por su rango de congresista suplente, fue invitado en 1982 a la toma de posesión de Felipe González, el tercer presidente de la España democrática post franquista, por el empresario español Enrique Sarasola, quien tenía importantes negocios en Medellín.
De esta forma, en su mejor momento logró acumular gran influencia en múltiples estamentos legales, civiles, económicos, religiosos y sociales de Medellín, de Antioquia y del país.
Pero su "pantalla" empezó a derrumbarse en 1983, cuando el periódico El Espectador publicó una serie de notas que revelaban lo que realmente se ocultaba detrás de Pablo Escobar. El Congreso, que en un principio mostró una actitud vacilante, le quitó su inmunidad parlamentaria, y se abrió el camino para que las autoridades empezaran a perseguirlo. Por su parte el Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla lideró igualmente una investigación contra Escobar al comprobarse la presencia de dinero ilícito en la política y en los equipos de fútbol nacionales.
La Guerra del Narcoterrorismo
Guerra del Narcoterrorismo
Fecha30 de abril de 1984 – 2 de diciembre de 1993
Lugar Colombia
ConflictoConflicto armado que enfrento al Estado colombiano y a una amalgama de actores ilegales entre ellos paramilitares, con el cartel de Medellin entre el 30 de abril de 1984, cuando cayo asesinado el Ministro de justicia Rodrigo Lara Bonilla y el 2 de diciembre de 1993, día en que fue abatido Pablo Escobar Gaviria, cabeza de la organización narcoterrorista.
ResultadoVictoria del Estado colombiano, desmantelamiento del Cartel de Medellin, Hegemonia del Cartel de Cali.
Beligerantes
Carteles de la Droga/Paramilitares
Cartel de Medellin (De)
Cartel de la Costa(De)
Asociación Campesina de Ganaderos y Agricultores del Magdalena Medio (Acdegam)(De)
Muerte a Secuestradores (MAS)(De)
Muerte a Revolucionarios del Nordeste (MRN)(D)
Paramilitares del Magdalena Medio (1984 - 1990) (De)
Gobierno de Colombia
Fuerzas Armadas
Ejército
Policía Nacional
DAS
Bloque de Busqueda
Cartel de Cali (De)
Cartel del Norte del Valle (De)
Paramilitares del Magdalena Medio (1990 - 1993)(D)
Los Pepes (Disuelto)
Estados Unidos de América
Comandantes
*Pablo Emilio Escobar Gaviria †
*Jose Gonzalo Rodríguez Gacha †
*Gustavo Gaviria Rivero †
*Jorge Luis Ochoa (R)
*Juan David Ochoa (R)
*Fabio Ochoa Vasquez (R)
*Carlos Lehder Rivas (C)
*Carlos Castaño Gil
*Fidel Castaño Gil
*Gilberto Rendón Hurtado †
*John Jairo Arias Tascón †
*Fernando Galeano (M)
*Gerardo Moncada Cuartas (M)Belisario Betancur Cuartas
Virgilio Barco Vargas
César Gaviria Trujillo
Luis Carlos Galan †
Rodrigo Lara Bonilla †
Miguel Rodríguez Orejuela
*Gilberto Rodríguez Orejuela
*Jose Santacruz Londoño
*Helmer Herrera
*Henry de Jesús Pérez †
*Carlos Castaño Gil
*Fidel Castaño Gil
*Orlando Henao
*Arcangel Henao
*Wilber Alirio Varela
*Hernando Gómez Bustamante
Fuerzas en combate
Cartel de Medellin
(1989):
3.000
(1990):
2.000
(1992):
500
(1993):
130
Fuerzas Armadas 1989 - 1993:
140.000
Policía:
60.000 - 70.000
Bloque de Busqueda (1989):
450 operativos - 50 de inteligencia
Bloque de Busqueda (1992):
300 operativos - 318 de apoyo
Bajas
Terroristas del cartel:
2.000 - 2.500 muertos (576 de la cupula del Ala militar)
20.000 detenidos.
Fuerzas Armadas:
657 uniformados muertos (1989-1993)
1.000 heridos
1.500 Paramilitares y miembros de carteles rivales.
15.000 - 20.000 civiles muertos (1142 civiles asesinados en ataques terroristas)
En 1983, tras los artículos de El Espectador, fue expulsado del movimiento político y denunciado por el entonces Ministro de Justicia colombiano Rodrigo Lara Bonilla, a quien mandó a asesinar en 1984, dando inicio a un período que ha pasado a la historia como el "narcoterrorismo".
Entre sus crímenes más notorios se encuentran:
Ordena el asesinato de Guillermo Cano, director del periódico El Espectador (17 de diciembre de 1986), con el fin de intimidar a los periodistas de dicho diario, y, por extensión, a toda la prensa colombiana. La intimidación por parte de Escobar fue una de sus estrategias más exitosas en su lucha por el dominio y comercio de droga.
Ordena el asesinato del pre-candidato presidencial Luis Carlos Galán14 (18 de agosto de 1989), partidario de permitir la extradición de los narcotraficantes a los Estados Unidos, y considerado como entre los mejor posicionados para hacerse con la candidatura del Partido Liberal. En este asesinato también se involucra a Alberto Santofimio Botero como coautor intelectual del hecho.
El 29 de octubre de 1989, el periodista Jorge Enrique Pulido Sierra sufre un atentado a manos de sicarios del Jefe del Cartel de Medellín Pablo Escobar Gaviria (de quien ya había recibido amenazas), cuando se disponía a regresar a su programadora, luego de la emisión dominical del Noticiero Mundo Visión, recibiendo varios impactos de bala; los mismos que días después (el 8 de noviembre de 1989) terminarían por dar fin a su existencia y seis meses después, a su programadora.
Hace estallar el vuelo 203 de Avianca15 (27 de noviembre de 1989) con el fin de matar al entonces candidato César Gaviria (quien no subió al avión por consejo de sus asesores), con un saldo de 107 muertos.
6 de diciembre de 1989, coloca un carro bomba frente al edificio del DAS, la policía secreta colombiana, buscando acabar con su director, el general Miguel Alfredo Maza Márquez, quien salió ileso a pesar de que la edificación quedó semidestruida. El atentado le costó la vida a aproximadamente 70 personas y causó centenares de heridos.
En distintos momentos a nombre de Los Extraditables, organización liderada por Pablo Escobar, secuestra a familiares de miembros del gobierno y a periodistas, de la larga lista de secuestrados los más reconocidos fueron: Francisco Santos Calderón (redactor jefe del diario El Tiempo), Maruja Pachón de Villamizar (periodista y directora general de Focine, esposa del político y diplomático Alberto Villamizar), Beatriz Villamizar de Guerrero (hermana de Alberto Villamizar y asistente personal de Focine), Diana Turbay (directora del noticiero de televisión Criptón y de la revista Hoy x Hoy, hija del expresidente de la República Julio César Turbay, murió en hechos confusos durante un intento de rescate de la policía), Marina Montoya de Pérez (hermana del exsecretario General de la Presidencia, Germán Montoya, Marina Montoya es ejecutada por sus captores, su ejecución es luego reconocida en un comunicado de Los Extraditables como represalia por la muerte de sicarios y colaboradores del Cartel de Medellín en manos de la policía, en especial por la muerte de los hermanos Armando y Ricardo Prisco Lopera, líderes de 'Los Priscos', brazo armado del cartel de Medellín), Álvaro Diego Montoya (hijo mayor del entonces Secretario General de la Presidencia, Germán Montoya), Patricia Echeverri y su hija Diana Echeverri (parientes políticas del expresidente de la República Virgilio Barco), Andrés Pastrana (periodista y exconcejal de Bogotá, hijo de expresidente de la República Misael Pastrana).
Tras amedrentar a los gobiernos de Virgilio Barco (1986 - 1990) y de César Gaviria (sucesor de Barco en 1990) mediante la violencia, y debido a la mediación del padre Rafael García Herreros, se entregó a la justicia colombiana en junio de 1991, con la condición de no ser extraditado a los Estados Unidos (para lo cual se realizó una reforma a la Constitución de Colombia). Fue recluido en "La Catedral", una cárcel en el municipio de Envigado, dotada con todo tipo de lujos según las especificaciones de Escobar, y desde donde siguió delinquiendo, ejecutando incluso a viejos compañeros de la mafia en sus instalaciones, como los hermanos Moncada y los Galeano. El 22 de junio de 1992 se fugó tranquilamente, tras haberse enterado de que iba a ser trasladado de prisión.
El asesinato de los Moncada hizo que personas en la mafia y en los paramilitares conformaran un grupo que se hizo llamar "Los Pepes" ("Perseguidos Por Pablo Escobar" y que utilizó las mismas tácticas para enfrentar al capo. Pusieron bombas en sus edificios, asesinaron a sus abogados y profundizaron el baño de sangre que sufría Colombia. Los hermanos Castaño también tuvieron una disputa con Escobar, y Fidel Castaño se convirtió en jefe de operaciones de Los Pepes. Después de las muertes de Escobar y de Fidel Castaño a causa de un balazo de rifle disparado por un integrante del EPL en 1994 en el norte de Colombia, Carlos Castaño lograría convertirse en la cabeza paramilitar.
Fue uno de los peores asesinos de la historia colombiana. La configuración de su estructura criminal dio origen a la conformación de los grupos paramilitares, con todos sus métodos de ajusticiamiento y torturas. Varios de los mandos medios del cartel de Medellín se convirtieron en jefes paramilitares, entre ellos se encuentra Diego Fernando Murillo alias Don Berna.
Socios del Cartel
Los principales socios de Escobar dentro del Cartel de Medellín, durante la década de los 70 y 80 fueron:
Gonzalo Rodríguez Gacha "El mexicano": nacido en Pacho (Cundinamarca) se convirtió en el principal aliado y sostén de Escobar durante la guerra emprendida contra el Estado colombiano. Fue el "Ministro de guerra" del cartel de Medellín y hacia 1989 tenía 1000 hombres en armas en el centro del país. Jefe del Cartel de Bogota, controlaba una organizacion autonoma asociada a Escobar. Sus sicarios, alrededor de 70 fueron los encargados de matar a Luis Carlos Galán. Tras el cruento bombardeo al edificio del DAS en Bogotá, que dejó 70 muertos y 500 heridos, se convirtió en el criminal más buscado del país. Traicionado por un lugarteniente suyo, murió el 15 de Diciembre de 1989 en Tolú durante la Operación Apocalipsis junto a su hijo y 5 de sus hombres. Se le acusa de al menos 2000 homicidios.
Gustavo de Jesús Gaviria Rivero "León": primo de Escobar y su mano derecha, acompañó la carrera delictiva de este desde el principio. Encargado de las finanzas del cartel, pasó a ser el segundo hombre del ente narcoterrorista tras la muerte de Rodríguez Gacha. Murió en Medellín durante un operativo, al enfrentarse a tiros con la policía el 12 de agosto de 1990. En el momento de su muerte se hallaba solo y en compañía de su familia.
Jorge Luis Ochoa: perteneciente al clan de los Ochoa, fue el mas importante de sus hermanos dentro de la organizacion criminal. Reconocido criador de caballos se convirtió en el número 2 a la muerte de Gaviria Rivero. Se rindió el 15 de enero de 1991 como parte de la política de sometimiento a la justicia del gobierno de César Gaviria.
Carlos Lehder "El loco": oriundo de Armenia (Quindío) y reconocido por sus excentricidades, abrió innumerables rutas de tráfico de narcóticos en el Caribe gracias a sus contactos en EE.UU. Capturado en febrero de 1987, fue inmediatamente extraditado y condenado a cadena perpetua pero su pena fue reducida por declarar contra Manuel Antonio Noriega. Es el narcotraficante del Cartel de Medellín, de más alto rango preso en Norteamérica.
Mario Henao Vallejo "Paco": cuñado de Pablo Escobar. Pedido en extradición, era quien controlaba todos los negocios del "Patrón" en el Magdalena Medio. Dada su relación familiar con el capo era bastante cercano a la cúpula del Cartel de Medellín. Murió en un operativo realizado el 23 de noviembre de 1989 en la finca El oro del municipio de Puerto Triunfo, cuando se pretendía capturar a Escobar y a uno de los hermanos Ochoa.
Juan David Ochoa: el mayor de los hermanos Ochoa. Se sometió a la justicia el 16 de febrero de 1991.
Fabio Ochoa Vásquez: el menor del clan, fue el primero en someterse a los decretos de rebaja de penas el 18 de diciembre de 1990. Posteriormente sería extraditado en 2001, al incumplir sus acuerdos con el Gobierno colombiano.
Luis Fernando Gaviria Gómez "Abraham": primo hermano de Pablo Emilio Escobar Gaviria, conocido dentro de la organización como César y Abraham. Tenía la función de enviar cocaína al exterior y coordinar las acciones de tipo militar, desde la muerte del también primo de el capo, Gustavo de Jesús Gaviria Rivero. Muerto el 23 de Octubre de 1990 en la finca Manantial, vereda La Mosca, jurisdicción del Guarne (Antioquia), en medio de la Operación Apocalipsis III. Junto a él, y enfrentando medio centenar de policías, murió su conductor Nicolás Calle.
Griselda Blanco: nacida en Santa Marta de donde se trasladaría posteriormente a Medellín, se convirtió en uno de los primeros grandes capos del tráfico de drogas en la década de los setenta. Asociada a Escobar se mudó a Miami, desde donde coordinó el envío de toneladas de cocaína. Fue arrestada por la DEA el 20 de febrero de 1985 y condenada a 16 años de cárcel. Asesinada por sicarios que le dispararon dos tiros en la cabeza el 3 de septiembre de 2012 cuando salía de una carnicería en el barrio Belén de la ciudad de Medellín.
José Rafael Abello Silva "Mono Abello": el séptimo dentro del organigrama del Cartel y principal narco de la costa colombiana. Capturado en un restaurante de Bogotá el 11 de octubre de 1989, fue posteriormente extraditado. Liberado en 2007.

Gilberto Rendón Hurtado: el número 8 dentro del Cartel de Medellín. Fiel socio y segundo hombre en la organizacion de Rodríguez Gacha. Murió con su jefe durante la Operación Apocalipsis. Heredó sus estructuras criminales a su hermano Alirio de Jesús Rendón Hurtado "El cebollero".
Gilberto Molina: magnate boyacense de las esmeraldas y aliado cercano de "El mexicano", quien inició la carrera criminal bajo su sombra. Entró más tarde en conflicto con Rodríguez Gacha por el control de rutas del narcotráfico y de la zona esmeraldífera. Terminaría asesinado por 25 sicarios de su ex-socio, junto a 17 personas más en una finca de Sasaima, en febrero de 1989.
Francisco Mario y Fernando Galeano Berrio: encargados de los negocios del Cartel de Medellín tras la entrega de Escobar y sus principales lugartenientes del ala militar, se convirtieron en los principales socios de este entre 1991 y 1992, controlando el área financiera de la organización narco-terrorista. Pero terminaron siendo asesinados por orden del capo dentro la cárcel de la catedral en julio de 1992.
George Jung: Único socio norteamericano del Cartel. Experto traficante de marihuana en los años 70 y luego de cocaina a principios de los 80 gracias a su sociedad con Carlos Lehder, a quien conoció durante su primera estancia en prisión y quien a su vez lo pondria en contacto con Pablo Escobar (de quien se volveria un amigo personal). A pesar de que Lehder lo traiciono, Jung mantuvo sus negocios con Escobar al punto de facturar 100 millones de dolares al año. Capturado en Massachusetts en 1987 fue liberado posteriormente, para luego ser recapturado al ser delatado al intentar volver al tráfico de estuperfacientes. En ese momento al declarar contra Carlos Lehder a la sazon recien extraditado es liberado nuevamente. Finalmente fue apresado en Mexico en 1994 con 796 Kg de cocaína en su poder. Fallidamente trató de salir bajo fianza, pero fue sentenciado a 30 años de prisión. Obtendrá su puesta en libertad en 2015.
Gerardo "Kiko" y William Moncada Cuartas: junto a los Galeano se convirtieron en unos de los principales socios del Cartel tras la entrega de Escobar, que les confió el manejo del ala económica de su organización. Compartieron la suerte de sus aliados en julio de 1992.
Roberto Escobar Gaviria "El Osito": hermano de "El Patrón", ingresó desde temprano en las actividades delictivas de este, pero manejó un perfil más bien bajo durante este periodo. Se entregó el 7 de octubre de 1992 a las autoridades.
Fidel Castaño Gil "Rambo": comandante de los grupos paramilitares de Antioquia y Córdoba, entró en contacto con Escobar a través de Rodríguez Gacha, conocido por su anti-comunismo. Responsable de innumerables masacres y atentados contra la Unión Patriótica y miembros de todos los partidos de izquierda, se alió con el Cartel de Medellín a cambio de ayuda financiera para su organización. Tras la muerte de los Galeano y Moncada (sus socios) entró en conflicto con Pablo Escobar, creando Los PEPES junto a su hermano Carlos y al Cartel de Cali. Murió en combates contra la guerrilla del EPL en 1994.
Carlos Castaño Gil: hermano de Fidel participó activamente primero en la campaña de exterminio contra la izquierda y luego en Los PEPES. A la muerte de "Rambo" quedó al frente de la autodefensas. Fue asesinado en 2004 por su hermano Vicente Castaño.
Henry de Jesús Pérez: al mando de los paramilitares del Magdalena Medio, se alió con Rodríguez Gacha en la década de los ochenta a cambio de financiación y armas. Participó en la campaña que emprendió "El Mexicano" contra la Unión Patriótica. A la muerte de este, se enemistó con Pablo Escobar y entró en guerra con el Cartel de Medellín. Cientos de sicarios, paramilitares y civiles murieron en los continuos ataques de lado y lado. Finalmente fue asesinado a mediados de 1991 durante la fiesta de la Virgen del Carmen en Puerto Boyacá.16
Lugartenientes y Sicarios
John Jairo Arias Tascón alias "Pinina": a los 29 años, era jefe de 2000 sicarios en Medellín y de la escolta de Pablo Escobar. Hombre de confianza de "El Patrón", "Pinina" tenía una larga amistad con él, llegando a ser el quinto en la jerarquía de la organización, con el ala militar del cartel bajo su mando. Su niñez transcurrió en medio de la pobreza y la violencia de los barrios marginales de Medellín. Antes de los quince años ya conocía muchos de los secretos del oficio. Había sido raponero a los 12, pandillero a los 14 y a los 15 hizo sus primeros trabajos como sicario. Era, para entonces, uno de esos adolescentes que iba a recibir entrenamiento en las escuelas de pistoleros, en las afueras de Medellín. Su sangre fría, su instinto para matar y el arrojo demostrado en los entrenamientos contrastaban con su figura frágil y, más aún, con la voz chillona que le valió los apodos de "Pinina" y "Andrea", pues encontraban su tono parecido a la de la actriz argentina Andrea del Boca. Muy rápidamente ascendió en la jerarquía del sicariato, y ayudado por el conocimiento que tenía de las gentes de la comuna, recluto gran cantidad de jóvenes para dichas actividades delincuenciales. Por eso, el primer magnicidio del cartel, el asesinato del ministro Rodrigo Lara Bonilla, se le encomendó a él. Fue él quien contrató y pagó a Byron de Jesús Velásquez, Iván Darío Guizao Álvarez y a los demás integrantes de la banda que cometió el asesinato en abril de 1984. Vinculado además con los crímenes de Antonio Roldán Betancur, del coronel Valdemar Franklin Quintero, del procurador Carlos Mauro Hoyos, del periodista Jorge Enrique Pulido y en los atentados al edificio del DAS y al avión de Avianca, que dejaron cerca de doscientas víctimas mortales. Dirigió en abril-junio de 1990 la oledada de ataques que causo 300 muertos en todo el país. Murió el 14 de junio de 1990, en un operativo de la Policía cuando se encontraba en su apartamento del barrio El Poblado de Medellín, en compañía de su esposa y de su hija de seis meses. Al intentar escapar por una ventana de su casa, ubicada en un tercer piso, cayo hacia el sotano de la edificacion, quedando gravemente herido en la cabeza y el brazo derecho. No obstante logro incorporarse y avanzó hacia un automóvil buscando escapar, pero al hallar el parqueadero copado por la policia subio entonces al primer piso, donde se enfrentó a tiros a las autoridades y fue dado de baja, pero la familia asegura que se suicido ya que encontraron que la bala que lo mato fue propiciada por el mismo y fue de su propia arma 17
Mario Castaño Molina " El Chopo": a la muerte de "Pinina" (su amigo personal) y "Tyson" se convirtió en el último jefe militar del Cartel. Sanguinario y ambicioso, Castaño servía de enlace entre Escobar y el ala militar y financiera de la organización. Era comandante, además, de numerosas bandas de sicarios y coordinó varias de ellas para asesinar a decenas de policías en Medellín. Responsable también de la purga al interior de la cúpula que le costó la vida a los Hermanos Galeano y Moncada. Encabezó la última ofensiva terrorista del cartel entre agosto de 1992 y marzo de 1993, en la que murieron mas de 200 civiles y uniformados. Fue abatido en su apartamento por la Policía el 19 de marzo de 1993. Sorprendido mientras dormía sin camisa, se enfrentó a los uniformados y recibió 48 impactos de bala en el tiroteo. Era considerado por Pablo Escobar como el hombre más leal y guerrero de su organización.
Brances Alexánder Muñoz Mosquera "Tyson": hijo de una familia de evangélicos y de un ex-policía. Tyson pasó a ser hombre de confianza de Pablo Escobar en 1988 a través de varios enlaces de la organización, entre ellos su hermano alias "La Quica". Muñoz es señalado como uno de los hombres que dirigió el grupo de hombres que en diciembre de 1989 dinamitó el cuartel general del DAS, instaló dos carros-bomba en los barrios Quirigua y Niza, y voló un avión de Avianca con 107 pasajeros. A su organización se le sindica, además, del asesinato de cuarenta policías en Medellín en 1990 y de haber dirigido personalmente la matanza de la hacienda Los Cocos, en Candelaria (Valle), donde murieron acribilladas 19 personas que asistían a un encuentro de fútbol aficionado en septiembre del mismo año. Murió el 28 de octubre de 1992 a manos de la Policía, que ingresó con explosivos a la vivienda donde se hallaba en compañía de dos mujeres. Tyson logró hacer dos ráfagas con una subametralladora MP5, antes de caer abatido por 18 impactos de bala. Se le sindicaba de al menos 700 homicidos.18
Dandennys Muñoz Mosquera "La Quica": el primero en entrar de su familia al servicio de Escobar como guardaespaldas de alias "Chiruza". Hermano de alias Tyson, era señalado por la Policía como jefe del ala terrorista del Cartel en conjunto con éste. Había protagonizado, el 2 de agosto de 1988, una espectacular fuga de la cárcel de Bellavista, en Bello (Antioquia). Manejaba un grupo de 140 sicarios al servicio de Pablo Escobar y estaba sindicado por las autoridades de dirigir el asesinato de medio centenar de policías y la colocación de una decena de carros-bomba. Es capturado por el Ejército en la zona rural del municipio de San Rafael, al oriente de Antioquia el 7 de enero de 1991. Se fugó de la cárcel La Modelo en abril del mismo año y posteriormente viajaría a EE.UU., donde la DEA lo retuvo el 26 de septiembre de 1991 en la calle 103 de Queens, Nueva York. Está condenado a 5 cadenas perpetuas.19
Jhon Jairo Velasquez Vásquez "Popeye": jefe de sicarios de Pablo escobar y su hombre de confianza. Prestó servicio militar en la Marina colombiana y se enroló desde 1986 en el Cartel de Medellín como conductor y guardaespaldas del capo. Fue ascendiendo dentro de la jerarquía de la organización narco-terrorista y participó en el secuestro de Andrés Pastrana y el asesinato del Procurador Carlos Mauro Hoyos en enero de 1988. Acusado además de otros 250 asesinatos. Tras participar en la muerte de los Galeano y los Moncada, se fugó de la cárcel La Catedral, para finalmente entregarse a las autoridades junto a Roberto Escobar Gaviria y Otoniel de Jesús González Franco "Otto", el 9 de octubre de 1992.
Fabian Tamayo "Chiruza": Mano derecha de John Jairo Arias Tascon "Pinina". Controlaba el barrio Guayabal en el suroriente de Medellín y era el pagador de los soldados y policías al servicio del cartel. Cercano además a los capos de Cali, manejaba su seguridad cuando éstos se desplazaban a la capital antioqueña. No obstante, cuando empezó la guerra de carteles, se cambió de bando y sólo reconocio como su jefe a Pablo Escobar. Famoso entre los sicarios por dar a fumar marihuana a sus víctimas antes de asesinarlas. Fue muerto en represalia por pistoleros del cartel de Cali en 1988.
Luis Carlos Alzate Urquijo "Arete": hijo de la esposa de Roberto Escobar, estaba sindicado de terrorismo y sicariato. Vinculado por la inteligencia policial a la acción terrorista contra el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y al atentado del teatro Lioli, dirigido a una patrulla del Cuerpo Élite. Se convirtió en una prioridad del Bloque de Búsqueda a raíz del carro bomba que estalló 21 de enero de 1993 en la calle 72 con carrera séptima, en el norte de Bogotá, hecho que fue adjudicado a la banda que él dirigía. Tras perder a dos de sus más importantes hombres (Leonardo Rivera "Leo" y Carlos Mario Ossa Salazar "El Canoso", se entregó a las autoridades el 17 de febrero de 1993. Declaró ser el autor material del atentado al avión de Avianca, ocurrido en Noviembre de 1989.20
León Puerta Muñoz "El Angelito": Mando medio del Cartel de Medellín, conocido como "el Angelito" por su crueldad y sangre fria al matar. Se convirtió a la muerte de los principales lugartenientes de Pablo Escobar entre octubre de 1992 y marzo de 1993, en su jefe de seguridad y hombre de confianza. Logró esquivar la persecución de las autoridades por 6 meses, ocultando hábilmente el paradero del capo. Responsable del bombazo del parque la 93, fue abatido por la Policia en octubre de 1993 junto a su hermano. Su muerte dejó practicamente solo al jefe del cartel de Medellín y desarticulada el ala militar de la organización, ahora solo en manos de sicarios rasos.
Jhon Jairo Posada Valencia "Tití": Uno de los hombres más cercanos a Pablo Escobar y que actuaba como el doble del capo. Responsable del asesinato del coronel Valdemar Franklin Quintero el 18 de agosto de 1989, y de la oleada terrorista de noviembre-diciembre de 1992 que dejó 70 policías y 9 civiles muertos en Medellín. Detenido el 30 de Diciembre de 1992 cuando se encontraba en compañía de sus familiares en un apartamento del conjunto Bloques de Alejandría, en El Poblado. Al momento de su captura, le fueron decomisadas siete subametralladoras, dos mini Uzi, dos fusiles, entre ellos un R-15 y uno Auge, y dos escopetas.21
Otoniel de Jesús González Franco "Otto": lugarteniente de "El Patrón", dirigía una banda de sicarios al servicio del cartel. González se sometió por primera vez a la justicia colombiana el 19 de junio de 1991, junto con Pablo Escobar. Fue, además, uno de los ocho hombres que acompañaron al capo en su fuga de La Catedral, el 22 de julio de 1992. El 9 de octubre de 1992 se sometió a la justicia por segunda vez, en compañía de Roberto Escobar "Osito" y de John Jairo Velasquez Vásquez "Popeye". Liberado en 2001 tras pagar 8 años de prisión, fue asesinado en febrero de 2002.
Hernán Darío Henao "HH": jefe de seguridad del cartel de Medellín, conocido como HH y primo de la esposa de Pablo Escobar, María Victoria Henao. Era el confidente del capo y su principal asesor. Se encargó de financiar con dineros del narcotráfico entre 1984 y 1988, las autodefensas del Magdalena medio, y puso esas organizaciones al servicio de su patrón y de Gonzalo Rodríguez Gacha "El Mexicano", para mantener así abierto el cordón del Magdalena medio entre Cundinamarca y Antioquia. Durante esa misma época, ingresó a la organización como testaferro, para controlar laboratorios que el Cartel tenía establecidos en esa zona del país. Posteriormente durante los primeros años de la guerra contra los narcotraficantes entre 1989 y 1990 se convirtió en uno de los hombres de mayor confianza de Escobar para la administración de la Hacienda Nápoles, situada en Puerto Triunfo, en donde fue además jefe de personal. En 1990, en desarrollo de la Operación Cocorná II, Henao fue capturado con otros 27 hombres a quienes se les decomisó armas, explosivos y dinero. Durante esa operación, de la que escaparon Escobar y Jorge Luis Ochoa, Henao dispuso los grupos de evacuación que a la postre permitieron la fuga de los dos narcotraficantes. Tras su detención, fue trasladado a la Cárcel Nacional Modelo de Bogotá, y puesto en libertad posteriormente por un despacho judicial. Desde la fuga de Escobar de La Catedral el 22 de julio de 1992, HH tenía el control sobre la caja menor del jefe del Cartel y sobre los sistemas de seguridad y de movilización del capo. Estaba encargado además de la cobertura y la preparación de las caletas empleadas por Escobar para ocultarse. Luego de la muerte de Brances Muñoz Mosquera, Tyson, en octubre de 1992, Henao intentó reconstruir el ala militar que dirigía el terrorista, y agrupó a cinco de sus hombres para organizar las acciones contra diferentes objetivos. Fue abatido por la Fuerza Pública el 1 de marzo de 1993 en el barrio Laureles de Medellín, tras un intenso tiroteo con policías y soldados que se prolongo varios minutos.22
Johny Rivera Acosta "El Palomo": uno de los comandantes del ala terrorista del Cartel de Medellín, hombre de confianza de Pablo Escobar Gaviria y experto francotirador. Jefe de seguridad hasta su entrega el 28 de junio de 1991. Un año más tarde, el 22 de julio de 1992, escapó de La Catedral en compañía de su Patrón. Prófugo de la justicia, se refugió en un principio en Manizales, tratando de evadir a las autoridades, para posteriormente trasladarse a Medellín y a Itaguí, donde fue localizado por los efectivos del Bloque de Búsqueda, a las 2:30 de la mañana del 27 de Noviembre de 1992. 200 uniformados apoyados por helicópteros artillados de la Fuerza Élite y dos blindados tomaron parte en la operación que se prolongó por casi media hora. Al final de un intenso intercambio de balas, Rivera y los 2 sicarios que le servían de escoltas resultaron muertos. Se le acusaba de haber pagado a grupos de pistoleros más de 100 millones de pesos por el asesinato de 38 agentes de la Policía en Medellín, en represalia por la muerte de Brances Muñoz, "Tyson". Además había sido responsabilizado del ataque con carro-bomba en las cercanías de la plaza de toros La Macarena en febrero de 1991.
Juan Carlos Ospina Álvarez "Enchufe": Jefe de sicarios del Cartel de Medellín, responsable de la activación de numerosos carros bomba en la capital antioqueña y del ataque a miembros de los organismos de seguridad. Vinculado por las autoridades al secuestro del entonces candidato a la Alcaldía de Bogotá, Andrés Pastrana en 1988, de haber participado en la muerte del jefe de inteligencia de la Policía en Medellín, capitán Fernando Posada Hoyos en diciembre de 1992, y en la muerte del periodista Jorge Enrique Pulido. Muerto el 12 de enero de 1993 en un operativo del Bloque de Búsqueda, junto a otro miembro del Cartel, Byron Arcila Valdés.
Victor Giovanni Granada "El zarco": sicario del Cartel de Medellín y segundo hombre en la organización de alias "Arete". Aunque se le conocían pocos antecedentes, las autoridades lo sindicaban de ser uno de los pistoleros que junto con Brances Muñoz Mosquera "Tyson", Mario Castaño Molina "El Chopo" y Sergio Alfonso Ramírez "El Pájaro", secuestraron y asesinaron a varios jefes del Cartel de Medellín por orden expresa de Pablo Escobar Gaviria, entre ellos algunos miembros de las familias Moncada y Galeano y a Walter Elkin Estrada, guardaespaldas de los segundos. Fue abatido por la Policía el 16 de Enero de 1993, cuando se enfrentó a 20 uniformados, momentos después de haberse bajado de un Renault 6 azul en la calle 44 con carrera 65 en Medellín.
David Ricardo Prisco Lopera "Richard": delincuente común, jefe de la banda antioqueña de Los Priscos. Miembro de una familia de sicarios al servicio del Cartel de Medellín, tenía un largo prontuario criminal a cuestas, a pesar de su particular vocación religiosa: sindicado de participar en varios de los magnicidios que sacudieron a Colombia durante los años ochenta, Prisco y sus hermanos mandaron a levantar con el dinero recibido por sus primeros crímenes una estatua de la Virgen del Carmen en su vieja casa del barrio Aranjuez. Prisco tenía un contacto muy cercano con el jefe del Cartel de Medellín. Capturado en Pereira en 1980 por la Policía, tras recuperar su libertad, fue reclutado por orden expresa de Pablo Escobar Gaviria e incorporó más de 300 hombres para la ejecución de secuestros, atentados terroristas y asesinatos. Vinculado a los asesinatos del ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, del director de El Espectador, Guillermo Cano Isaza; del magistrado Hernando Baquero Borda; del juez Primero Superior, Tulio Manuel Castro Gil; del procurador Carlos Mauro Hoyos, del gobernador de Antioquia, Antonio Roldán Betancur; del coronel Valdemar Franklin Quintero y del coronel Jaime Ramírez Gómez. Fue alcanzado por el brazo de la Policía Elite el 22 de enero de 1991, al ser sorprendido en una mansión del barrio Conquistadores al occidente de la capital antioqueña. Cerca de 100 uniformados acordonaron la casa y se enfrentaron al cabecilla de la banda y a su primo, Vidal de Jesús Osorio Valencia dandoles de baja. Su muerte provoco una fuerte respuesta de Los Extraditables que asesinaron en represalia a Marina Montoya pocos días después.23
Armando Alberto Prisco Lopera: Hermano del anterior y su segundo al mando dentro de la organización delicuencial. Juntos asumieron el manejo total del ala terrorista del Cartel de Medellín después de la muerte de Jhon Jairo Arias, Pinina, de Gustavo de Jesús Gaviria y Abraham, otro primo de Escobar. Cayó el mismo día que su hermano en un operativo del Cuerpo Élite el 22 de enero de 1991, en la vereda Cabecera, de la inspección de Llano Grande del municipio de Rionegro (Antioquia). Murió junto a sus escoltas, Rodolfo de Jesús Rivas y Héctor Darío Molina Pérez.23
José Rodolfo Prisco Lopera: segundo cabecilla máximo de Los Priscos, luego de la muerte de su hermano y primer jefe de la banda delicuencial, Eneas Prisco Lopera alias El Negro, muerto en 1986 en el barrio Campo Valdés de Medellín. Entró muy pronto a servicio del narcotráfico y participo en sus actividades terroristas. Eliminado el 31 de julio de 1987, por el DAS en Bogotá.23
Jaime Eduardo Rueda Rocha: Natural de Yacopí (Cundinamarca), militó primero en la guerrilla de las Farc, antes de desertar para convertirse en su pueblo natal, en jefe de un grupo de "pájaros" o sicarios conocidos como "los Negritos". Fue formando parte de dicha banda delicuencial que conoció a Gonzalo Rodríguez Gacha, y entró a su servicio. Sería posteriormente enviado al Magdalena Medio para recibir entrenamiento del mercenario israelí Yair Klein. En 1989 fue encargado por "el Mexicano" de dirigir el primer atentado contra el General Maza Márquez en mayo del mismo año y de protagonizar el asesinato del líder liberal Luis Carlos Galán. Con 70 hombres bajo su mando, se infiltró en la manifestación política del 18 de agosto de 1989 en Soacha (Cundinamarca), y con una ametralladora Mini Atlanta 380, entregada por sus socios de Medellín segó personalmente la vida del candidato a la presidencia disparándole una ráfaga por debajo del chaleco anti-balas. El 20 de septiembre de 1989, un mes después del atentado, la Policía capturó al sicario junto con otros tres hombres: su medio hermano Ever Rueda Silva, y los hermanos Jaime y Enrique Chávez. Posteriormente, se fugaría de la penitenciaría La Picota el 18 de septiembre de 1990 y huiría al Magdalena Medio, donde armo su propio grupo paramilitar con 150 hombres en armas, moviéndose por la región de Puerto Bogotá, Yacopí, Honda, La Dorada, Patevaca y Llano Mateo. En marzo de 1992, Rueda Rocha asesinó, desmembró y arrojó al Rio Magdalena, al alcalde de Puerto Boyacá, Gustavo Londoño, y a las cuatro personas que lo acompañaban en un paraje rural cerca de Honda. Ubicado por un informante, fue sorprendido por 15 miembros del GOES en el restaurante La Variante, a dos kilómetros de Honda, a las 5:30 de la mañana del 23 de abril de 1992. Rueda Rocha y los 6 escoltas que lo acompañaban abrieron fuego, desatando un tiroteo que se prolongo por espacio de media hora. Al final el asesino de Galán cayó abatido a 15 metros de la mesa donde estaba sentado, cuando intentaba saltar por una alambrada y huir. También resultaron muertos todos sus guardaespaldas y un policia.24
Jorge Enrique Velásquez "El Navegante": natural de Buenaventura y propietario de una modesta compañía naviera en Cartagena. Se convirtió en hombre de confianza de Rodríguez Gacha a través del envío de cargamentos de droga al exterior y de la importación de armas para sus ejércitos paramilitares. Traicionó a su jefe y reveló a la Policía el paradero del legendario narcotraficante en la costa caribe de Colombia. Tras la muerte de su antiguo jefe fue perseguido por el cartel de Medellín y por Pablo Escobar que puso precio a su cabeza. Finalmente se refugió en EE.UU.
Luis Fernando Zabala Álvarez: ingeniero eléctrico, convertido en explosivista del Cartel de Medellín y encargado de armar las bombas. Luego de la muerte de Pablo Escobar pasó al ELN asesorándolo en dicha materia, hasta ser capturado y asesinado por Carlos Castaño.
José Heber Rueda Silva: medio hermano de Jaime Eduardo Rueda Rocha. Fue sindicado por el DAS, pocos días después del asesinato de Galán como uno de los presuntos autores materiales del crimen. También existían acusaciones de haber participado en el atentado contra el general Miguel Maza Márquez; además aparecía comprometido como presunto miembro del grupo criminal que asesinó al dirigente sindical Teófilo Forero, y figuraba en la lista de implicados en el atentado contra las instalaciones de El Espectador. Detenido junto a su hermano, permaneció en prisión y fue asesinado el 21 de junio de 1992 en la cárcel Modelo de Bogotá.
Leonardo Rivera Rincon "Leo": muerto el 4 de febrero de 1993 durante una acción del Cuerpo Élite. Sicario del Cartel y enlace de Carlos Alzate Urquijo "Arete", con Escobar. Leo controlaba una organización de veinte pistoleros a sueldo que operaba en el barrio Buenos Aires de Medellín. Pertenecía al grupo de bandas de sicarios que manejaba "El Zarco".
Sergio Alfonso Ramírez Muñoz "El Pájaro": jefe de un grupo de sicarios que operaban en el centro del país. Encargado de los secuestros de Maruja Pachón de Villamizar y Beatriz Villamizar de Guerrero, y del asesinato de Marina Montoya, hermana del ex-secretario general de Presidencia German Montoya. Capturado el 30 de septiembre de 1992 en una acción que culminó con la muerte de un sargento de la Policía en el edificio Mompox, de Medellín. Hombre de confianza de la familia de Escobar. Está sindicado de ser uno de los hombres del ala terrorista que controla Brances Muñoz Mosquera "Tyson".
Muerte



Miembros de la Policía Nacional de Colombia posan junto al cadáver de Pablo Escobar.


Policías observan el cadáver de Pablo Escobar, abatido por la Policía; con dos tiros.
Tras la fuga de Escobar, las autoridades colombianas crearon el "Bloque de Búsqueda", un cuerpo conformado por la Policía Nacional, el ejército y los cuerpos antidroga de Estados Unidos. El Bloque de Búsqueda se dio a la tarea de localizar a Escobar hasta que, después de un año y cuatro meses de intensas labores de inteligencia, el 2 de diciembre de 1993, consiguió rastrear seis llamadas que Escobar le hizo a su hijo. Al estar acorralado intentó escapar, pero le propiciaron dos disparos en la espalda.
No obstante, de su muerte existen varias hipótesis:
Sería acribillado por todo el Bloque intentando huir. Esta escena es representada por un cuadro de Botero.
Escobar se daría un tiro debajo de la oreja, lo cual se vio en la exhumación del cadáver; se cree esta versión por el lema de Los Extraditables: "Preferimos una tumba en Colombia a una cárcel en Estados Unidos".
No es cierto que un francotirador del grupo los "Pepes" le disparó. Este disparo fue hecho por un oficial de la DIJIN que conformaba el Bloque de Búsqueda.
El coronel Hugo Heliodoro Aguilar lideró el grupo de asalto que llegó a la casa que previamente unidades de inteligencia de señales de la DIJIN habían radiolocalizado con tecnología francesa y británica adquirida por la Policía Nacional en 1991 y operada por oficiales y suboficiales de inteligencia de la Policía Colombiana (en una entrevista con Gilberto Rodríguez Orejuela se dice que éste ayudó a la compra de dicha tecnología). Un mito dice que Aguilar le habría dado el tiro de gracia a Escobar.
La muerte de Escobar generó distintas reacciones: su familia y sus protegidos lloraron su muerte, y a su entierro asistieron miles de personas, en su mayoría de los barrios pobres de Medellín. Pero la prensa y el gobierno lo consideraron un triunfo en la lucha contra las drogas y el principio del fin del tráfico de estupefacientes, lo cual no sucedió hasta la fecha; hoy en día paramilitares, guerrilleros y grupos de delincuencia organizada conocidos como Bacrim (Bandas criminales) se disputan el negocio del narcotráfico.
Al momento de su muerte, la revista Semana de Bogotá describía así la huella que marcaba en la historia de Colombia: "No dejó gobernar a tres presidentes. Transformó el lenguaje, la cultura, la fisonomía y la economía de Medellín y del país. Antes de Pablo Escobar los colombianos desconocían la palabra sicario. Antes de Pablo Escobar Medellín era considerada un paraíso. Antes de Pablo Escobar, el mundo conocía a Colombia como la Tierra del Café. Y antes de Pablo Escobar, nadie pensaba que en Colombia pudiera explotar una bomba en un supermercado o en un avión en vuelo. Por cuenta de Pablo Escobar hay carros blindados en Colombia y las necesidades de seguridad modificaron la arquitectura. Por cuenta de él se cambió el sistema judicial, se replanteó la política penitenciaria y hasta el diseño de las prisiones, y se transformaron las Fuerzas Armadas. Pablo Escobar descubrió, más que ningún antecesor, que la muerte puede ser el mayor instrumento de poder."25


fotos

Pablo

escobar

mal

el

del


fin



patron

6 comentarios - historia de pablo escobar

Ranchiito_13 -2
Dios te bendiga Pablo Escobar

El Santo de Medellin