La aerolínea de bandera Iberia despedirá a 4.500 empleados

Según sus directivos, la empresa lucha por la supervivencia. En lo que va del año perdió 262 millones de euros. Reducirán la flota en 25 aviones.



El modelo de aerolinea que queremos



La compañía aérea española Iberia anunció ayer la supresión de 4.500 puestos de trabajo, casi una cuarta parte de su plantilla, lo que los sindicatos denunciaron como "un ataque brutal" y un "desmantelamiento", agitando la amenaza de una huelga.

El plan de reestructuración prevé un "recorte de la plantilla de 4.500 personas" de un total de unos 20.000 empleados por la compañía de bandera española, anunció el viernes IAG, el grupo nacido en 2011 de la fusión de British Airways e Iberia.

Según la UGT, uno de los dos principales sindicatos españoles junto con CCOO, se prevén también reducciones salariales de entre el 25 y el 35%.

El grupo fijó al 31 de enero la fecha límite para alcanzar un acuerdo con los sindicatos sobre este plan y les advirtió que si no se logra "serán necesarios recortes mayores y una mayor reducción del tamaño y de las operaciones de Iberia".

"No vamos a negociar este plan en absoluto", declaró Manuel Atienza, un portavoz de la UGT, tras una reunión con la dirección.

"Es un plan radical de desmantelamiento de Iberia y si lo mantienen van a tener una respuesta radical de todos los sindicatos", agregó amenazando con "movilizaciones y huelga de todos los empleados".

El principal sindicato de pilotos, Sepla, denunció por su parte "un ataque brutal de los británicos", que "quieren poner a muerte a Iberia".

"Vamos a pedir amparo al gobierno" español, afirmó el presidente de la sección sindical de Iberia de Sepla, Justo Peral. El gobierno, sin embargo, no ha reaccionado oficialmente al anuncio.

Estos recortes de plantilla en una de las grandes empresas del país son un duro golpe para España, sumergida en una profunda crisis económica y donde la tasa de desempleo supera el 25%.

"Iberia está luchando por su supervivencia. Pierde dinero en todos sus mercados. Tenemos que tomar decisiones duras para salvar la compañía y volver a ser rentables", afirmó el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, citado en el comunicado de IAG.

"La crisis económica en España y en Europa ha afectado a Iberia, pero nuestros problemas son estructurales y anteriores a la situación actual del país. La compañía está perdiendo 1,7 millones de euros cada día que pasa", agregó.

Según él, Iberia debe adaptarse al nuevo entorno competitivo en España y América Latina, sus principales mercados.

"Este plan de reestructuración es crítico para Iberia y para el futuro de España. Una Iberia fuerte, rentable, puede crear empleo y estimular el turismo, un sector clave para la recuperación económica en España", subrayó por su parte el consejero delegado de IAG, Willie Walsh.

"Queremos que Iberia sea fuerte y tenga éxito. Durante demasiado tiempo, la estrechez de miras y los intereses de unos pocos han dañado el futuro de muchos", denunció Walsh en referencia a algunos sindicatos de la compañía.

La acción de IAG ganó 1,55 por ciento en una Bolsa de Londres que cerró con una ligera pérdida de 0,11 por ciento.

Con una pérdida operativa de 262 millones de euros en los nueve primeros meses del año, Iberia pesa en las cuentas de su matriz, que anunció el viernes una pérdida neta de 39 millones en el período.

Además de los recortes de plantilla, este plan de reestructuración -que tiene por objetivo enderezar el área deficitaria de los vuelos de medio y corto recorrido- prevé una reducción de 15% de la capacidad de la compañía española, que se centrará en las rutas más rentables, y la disminución de la flota en 25 aviones.

En el aspecto financiero, este plan debe permitir "detener el deterioro de caja de Iberia a mediados de 2013", señaló la compañía.

Para solucionar los problemas del corto y medio radio, provocados por la exitosa implantación en España de compañías de bajo costo como Ryanair o EasyJet, Iberia ya creó su filial low cost Iberia Express contra la oposición de los sindicatos.

El anuncio del plan de reestructuración se produce al día siguiente de que IAG anunciara el lanzamiento de una oferta pública de adquisición sobre la totalidad de la compañía española de bajo costo Vueling, rentable pese a la crisis, que los analistas ven como parte de una solución a los problemas de Iberia.