La represa Presidente Kirchner, el Yacyretá de Cristina


La represa Presidente Kirchner, el Yacyretá de Cristina

mundo.

Enormes sobreprecios en una obra presupuestada en U$S 4.595 millones.

país


Una denuncia por sobreprecios en la mayor obra pública de la era K puede agravar la situación del frente más débil del gobierno, la corrupción, hoy centrada en el caso Ciccone. La presentación fue realizada por el abogado Alfredo Daniel Casal, con el patrocinio letrado del ex juez en lo penal económico Guillermo Tiscornia, ante la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, que dirige Guillermo Noailles, y se refiere a la licitación pública nacional e internacional de las represas Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernik, que se construirán en Santa Cruz.

Los denunciantes piden que se investigue a Cristina Fernández de Kirchner, Julio de Vido; los secretarios de Obras Públicas, Energía y Política Económica y Planificación del Desarrollo, José López, Daniel Omar Cameron y Axel Kicillof, Juan Carlos Pezoa, Secretario de Hacienda, el Síndico General de la Nación, Daniel Reposo, los titulares de las Unidades de Auditoría Interna y demás funcionarios que intervinieron en la licitación de referencia y en la afectación de fondos y avales referidos a la misma.

Solicitan los denunciantes la nulidad judicial de todos los actos administrativos que posibilitaron la afectación de fondos del Estado Nacional y avales, la confección de los pliegos de bases y condiciones y el llamado a licitación de las obras en cuestión. También piden una medida cautelar que suspenda la licitación de las dos represas.

Las represas Kirchner y Cepernic son las mismas centrales hidroeléctricas antes denominadas Condor Cliff y La Barrancosa, que fueran licitadas y adjudicadas por la provincia de Santa Cruz. Esta licitación fue dejada sin efecto y luego el gobierno nacional tomó a su cargo un nuevo llamado a licitación nacional e internacional para la construcción del complejo hidroeléctrico.

El proyecto fue incluido en la Ley de Presupuesto del 2012 en los artículos 46 y 52, que contempla las autorizaciones para la toma de endeudamiento directo y la emisión de avales para realizar las obras.

El proyecto fue por tanto priorizado dentro del Programa Nacional de Obras Hidroeléctricas de la Secretaría de Energía, por su potencial energético; su potencia instalada será de 1740 MW y la inversión ascenderá a 21.600 millones de pesos. Cabe destacar que se utilizará el mismo proyecto de ingeniería de la anterior licitación de Condor Cliff/La Barrancosa.

En la página Web de la Secretaría de Energía puede leerse en el Pliego de Condiciones Legales Particulares, Generales y Complementarias, Capítulo II, la existencia de un precio tope en los siguientes términos: “Para la presente obra a licitar, se ha previsto un presupuesto oficial, calculado al mes de abril de 2012, de pesos veinte mil seiscientos millones ($ 21.600.000.000). Este presupuesto se establece como precio tope para las cotizaciones de los oferentes. Ninguna oferta en el sobre número 2 podrá superar el monto del precio tope. Toda otra cotización por un monto superior será devuelta sin análisis. Se deja expresa constancia de que dicho monto incluye la elaboración del proyecto ejecutivo, la provisión de la totalidad de los materiales, equipamiento, maquinarias, mano de obra, la construcción y todos los costos de cualquier índole para la ejecución completa de los aprovechamientos según las especificaciones, a excepción de los costos de financiamiento, gravámenes y la operación y mantenimiento”. Del convenio celebrado al efecto de la licitación participan, entre otros, el Ministerio de Planificación Federal, Obras y Servicios; el Ministerio de Economía; la Secretaría de Energía; la Secretaría de Obras Públicas, ENARSA y CAMMESA.

Los sobreprecios

El monto de la preadjudicación de Condor Ciff/La Barrancosa al consorcio integrado por IMPSA, Corporación América y Camargo Correa en agosto del 2010, surge de la publicación efectuada en la página web de IMPSA, www.impsa.com.ar. La misma indica que el monto de inversión ofertado por el consorcio en cuestión fue de $ 16.289 millones, con una cotización a $3,96 por dólar. Es decir que hace 2 años el costo de la obra ascendía a U$S 4.113 millones con una oferta de instalar 1.817 MW de potencia, con una generación anual de 5500 GW/h año. Es decir, 77 MW más y una generación de energía mayor en 500 GW/h año que la licitación convocada para construir la represa Kirchner/Cepernic. La actual convocatoria a licitación para el mismo proyecto Condor Cliff (hoy Kirchner) y La Barrancosa (hoy Cepernic) indica un precio tope de 21.600 millones de pesos que, a una cotización de un dólar a $ 4,70, resulta un precio en dólares de 4.595 millones. Se observa entonces una diferencia superior en costos para el mismo proyecto de U$S 482 millones. Es decir, un sobreprecio superior al 10% del monto total.

Es significativo que semejante sobreprecio coincida con informes técnicos que descalifican la prioridad de la obra. La Secretaría de Energía conjuntamente con Emprendimientos Energéticos Binacionales S.A. EBISA, en noviembre del 2006 realizó un informe denominado “Evaluación Expeditiva de Aprovechamientos Hidroeléctricos”, que es un catálogo de aprovechamientos hidroeléctricos, donde se analizan 30 proyectos hidroeléctricos ubicados en distintos lugares del país. En el apartado Tabla N° 4, Calificación Económica, se describen los 30 proyectos y se ubica en el orden de prioridades a Condor Cliff (hoy Kirchner) en el lugar 23 y a La Barrancosa (hoy Cepernic) en el lugar 25. Es decir que ninguno de los proyectos era elegible. La razón fundamental de esto es que el rendimiento de estas obras sería excesivamente bajo, ya que ni económica ni técnicamente es aconsejable construir una represa (en el caso de Condor Ciff/Kirchner) con una capacidad de 1400 MW para producir energía eléctrica por 3200 GW/h año, o lo que es lo mismo para que funcione solamente el 26% del total de las horas del año. Un cálculo similar se le aplica a La Barrancosa/Cepernic. Los proyectos en cuestión son entonces inviables técnica y económicamente y generarán energía con los precios más elevados que cualquier otro proyecto en condiciones de ser construido en el país. Por otra parte, el 5 de marzo del 2010, el Instituto Argentino de la Energía General Mosconi emitió un comunicado denominado “El Instituto de Argentino de Energía General Mosconi y la licitación de las centrales hidroeléctricas Condor Cliff y La Barrancosa en el Río Santa Cruz”. El documento lo firmaron el presidente y el secretario del Instituto, ingenieros Jorge Lapeña y Jorge Paván. Ellos citan la Evaluación Expeditiva de Proyectos Hidroeléctricos, documento elaborado en el 2008 con la intervención de la Secretaría de Energía y EBISA y que se refiere a la apertura de sobres económicos de ofertas del 2008 para las obras referidas, sobres que tuvieron que ser retirados “como consecuencia de cambios e incertidumbres respecto del proyecto y del entorno económico”. Expresa seguidamente el informe que en febrero del 2009 se reitera la licitación para sostener seguidamente que “los costos de obra que han trascendido en las últimas semanas prácticamente duplican los anteriores y crecen en forma desproporcionada”. Ilustran además que “no se conoce la potencia óptima a instalar, ni los riesgos geológicos, hidrológicos, ambientales y económicos, que no están aún suficientemente calibrados”. Y concluye el comunicado: “Con estos niveles de incertidumbre no es posible conocer el monto total de las obras y el precio de la energía a suministrar”. Similares observaciones descalificando el proyecto realizó Alieto Guadagni en el artículo publicado en La Nación con el título “Gasto público sin sensatez”.