El drama del perro de Flor Kirchner

El drama del perro de Flor K

El perro raza pug que tiene Florencia Kirchner, la hija de la presidenta Cristina Fernández, sufre un curioso síndrome: cuando se agita mucho, se desmaya. Este tipo de anomalías suele presentarse en esta raza. El paladar blando de los pug les impide respirar con normalidad y pierden oxigenación.

Los empleados de Olivos se llevaron un gran susto cuando lo vieron caer seco por primera vez luego de una alegre corrida por los jardines de la quinta presidencial y levantarse a los pocos segundos como si nada hubiese pasado.

Las mascota presidencial se llama Vito, al igual que Vito Corleone, el personaje de la película El Padrino protagonizado por Marlon Brando. Cuando Florencia no está, su mascota es cuidada por las asistentes más cercanas a su madre: Monica Llamedo o Analía Olivera, quienes suelen pasearlo por Olivos o la mansión presidencial en Chapadmalal.

¿Cómo se cura? La enfermedad que tiene Vito se llama síndrome braquicefálico y mediante una intervención quirúrgica se puede mejorar la calidad de vida del animal. La operación consiste en eliminar parte del tejido de la nariz para que el orificio de entrada de aire quede más abierto y acortar el paladar blando alongado para mejorar el flujo de aire.