La estadounidense Lizzie Velásquez tiene que comer cada 15 minutos para mantenerse con vida, ya que sufre de una extraña enfermedad que le impide aumentar de peso porque no tiene materia grasa en su cuerpo.

La joven de 23 años y 1.57 metros de altura, consume desde 5 hasta 8 mil calorías diarias, pero a pesar de ello, no logra aumentar más de 26 kilos que pesa actualmente.
A pesar de hacer hasta 60 pequeñas comidas al día, muchas personas critican a Lizzie, con su aspecto y la juzgan al pensar que sufre de anorexia, pero es algo que le molesta mucho, aseguró.
El problema de salud de Velásquez inició al nacer, cuando los médicos se dieron cuenta que el útero de su madre no tenía líquido amniótico, lo que les resultó prácticamente increíble, pues no sabían cómo logró sobrevivir.
En un principio, los médicos creyeron que Lizzie tenía el síndrome genético De Barsy, pero descartaron la posibilidad al comprobar que no tenía dificultades de aprendizaje.
Sin embargo, el profesor Abhimanyu Garg de la Universidad de Texas Southwestern Medical Center y su equipo, encargados de estudiar el caso de Velásquez aseguran que se trata de una especie de síndrome de progeroides neonatal, lo que provoca un acelerado envejecimiento, degeneración de los tejidos y la pérdida de grasa en la cara y el cuerpo.
El caso de Lizzie es consolador, ya que el doctor Garg aseguró que tiene suerte de tener los huesos, órganos y dientes sanos, y aunque son pocos los casos similares, no se puede pronosticar lo que sucederá con el futuro de la joven, dijo.


Extraña enfermedad la obliga a comer cada 15 minutos