Argentina pretende "estrangular" la economía malvinense


El Gobierno británico se presentará ante organismos internacionales, tras supuestos actos argentinos de intimidación a cruceros turísticos para que no hicieran escala en las Islas Malvinas

"Estamos muy preocupados porque nos hemos enterado de que una compañía de cruceros ha decidido cancelar una visita a las islas Malvinas después de que sus agentes en Buenos Aires fueran intimidados", afirmó un portavoz de Foreign Office.

Londres elevará una protesta ante la Unión Europea a fin de que analice con la Organización Mundial del Comercio si el Gobierno argentino viola sus obligaciones internacionales con una actitud que pretende "estrangular" la economía malvinense.

"Es vergonzoso que elementos de un país grande como Argentina busquen asfixiar la economía de un pequeño grupo de islas" bajo dominación británica, cuya soberanía reclama el Estado argentino, prosiguió la fuente del Foreign Office.

Según el periódico británico "The Daily Telegraph", varios miembros del grupo radical Quebracho advirtieron con violencia a los agentes de que sus barcos no podrían atracar en puertos argentinos si no cancelaban su escala en las Malvinas, sin que el Gobierno de Buenos Aires o las fuerzas del orden intervinieran.

"Tomaremos todas las medidas necesarias para apoyar a los malvinenses", subrayó.

El portavoz explicó que los representantes de Argentina en el Reino Unido han sido convocados en los últimos días para trasladarles la preocupación de Londres por los últimos acontecimientos.

"También hemos tomado medidas ante la UE y la Organización Marítima Internacional (OMI) y estamos trabajando estrechamente con operadores de la industria marítima y de cruceros", añadió el portavoz.

El Gobierno británico expuso ayer ante la OMI su preocupación respecto a la actitud del Ejecutivo argentino, a lo que la embajada de Argentina en Londres respondió hoy que ese país "no ha violado ninguno de sus compromisos internacionales".

A finales de 2011, los países del Mercosur acordaron impedir el ingreso a sus puertos de buques con bandera de las islas Malvinas, en apoyo de la reclamación argentina de soberanía sobre el archipiélago.