El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Lorenzino, te la estás buscando

Aclaremos: esta nota no busca defender la legalidad de la tasa vial que la Provincia aplica desde el 7 de septiembre. Eso es para los jueces. Ni tampoco la calidad con que la administración de José Manuel de la Sota administra los fondos públicos. Pero a muchos dará esa impresión.
Lorenzino, te la estás buscando

Y es que la cantidad de medias verdades, argumentos falaces y datos que no vienen al caso que repartieron Hernán Lorenzino y su segundo, Axel Kicillof, son de tal monta que obligan a repasarlos.
En temas de esta complejidad, intervenciones como las de Lorenzino dinamitan la posibilidad del debate político. Apabullan a un público que, uno supone, al menos en parte, carece de todos elementos para separar manzanas de peras.
Para ese debate se requiere, de quienes tienen altas responsabilidades, una dosis mínima de buena fe. Si no, la contraparte entiende que ya no hay qué decir. Y las palabras pasan a usarse como sopapos.

Gobierno


Repasemos cosas que dijeron Lorenzino y/o Kicillof:

La tasa vial cordobesa es “regresiva”. Es paradójico que los gerentes del Ministerio de la Inflación (el impuesto más regresivo de todos hasta que economistas de La graN maKro logren un hallazgo teórico) se rasguen la vestidura por algo que, por otro lado, es relativo.
De lo que se recaude en el año por tasa vial, poco más de la mitad lo aportará el agro, que es el que traga combustibles en esta provincia. Y un auto premium paga 40 centavos por litro, mientras que otro a gas aporta 15 centavos.

economia


De la Sota impone esta tasa porque es “fácil de cobrar”. Otra vez la inflación, que despluma a los tenedores de pesos. De la Sota al menos tuvo que pagar el costo político de forzar la aprobación de la tasa en la Legislatura. Lorenzino y Mercedes Marcó del Pont nos ponen un impuesto (que ya equivale a un cuarto de la recaudación de Ganancias, según algunos economistas) sin pasar por el Congreso.

La tasa implica una “doble imposición” porque “el impuesto a los combustibles ya rige en el orden nacional y se destina al mantenimiento de caminos y rutas”. El detalle es que la Nación se gasta la plata en cualquier otra cosa. De hecho, De la Sota pidió y le transfirieron la ruta 36 para que la Provincia se encargue, con su dinero, de hacer las obras que debió realizar la Nación y jamás para reducir el riesgo de que los cordobeses sigamos estampándonos como mariposas frente a los radiadores.

“Es impactante el aumento de las transferencias a Córdoba. Aumentaron 600 por ciento entre 2003 y el año pasado”, les dijo Kicillof anoche a los colegas de 6, 7, 8 , que jamás le repreguntarían nada. Más allá de que en el mismo período los recursos nacionales se multiplicaron por ocho (lo que revela la apropiación nacional de recursos en estos años), los problemas son otros.
Primero, esos fondos no son regalos. Corresponden por ley.
Segundo, si va a dar esas cifras, entonces tendría que acompañarlas por la contraparte: los impuestos que en Córdoba cobra la Nación. Esas cifras no se conocen porque las regionales de Afip no coinciden con los distritos provinciales, porque los impuestos aduaneros que paga Córdoba se anotan en Rosario (no tenemos puerto), porque las grandes empresas tienen domicilio fiscal en Capital Federal aunque su actividad productiva esté aquí (Renault, Fiat, por dar sólo dos ejemplos) y porque a la Nación no le conviene.
Pero si esos son los argumentos, entonces los cordobeses deberíamos firmar ya un acuerdo: que la Nación no “mande” más nada, pero que tampoco cobre aquí más nada. Y que en su lugar lo haga la Provincia. Córdoba es exportadora neta de recursos fiscales. La pasaría bárbaro sin esa sangría. ¿Lorenzino y Kicillof quieren forzar a Córdoba a empezar a hablar de una plena autonomía fiscal? ¿Cuál es su idea de Nación? Con semejante deshonestidad, a eso empujan.

cristina


Otra muletilla de la impostura es la del “desendeudamiento”, que venden como si la Nación les hubiera regalado algo a las provincias. En 2010, la Nación reprogramó las acreencias que tenía contra las provincias a cambio de apoyo para su idea de pagar sus propias deudas con dólares del BCRA sin tener que reducir gasto o subir impuestos.
Pero lo más gracioso es que esa reprogramación se financió con los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) –que se detraen de la coparticipación– y que la Nación no había ejecutado durante años; es decir, con plata que Cristina debía a las provincias.

4 comentarios - Lorenzino, te la estás buscando

@Aerografista19 +1
siempre me pregunte por que los politicos salen con tanta cara de culo en las fotos....
@juliog87 +1
cierto no?
@M0rpheo +1
Este gobierno es el mayor vendor de humo :/
@ElBeto50
Fui a buscar la fuente. Y el titulo es ese nomas.
Mas alla de la argumentacion, me parecio patetico el titulo. Me hizo recordar al "algo habran hecho".
Sera que el periodista sabe de que habla? (y no me refiero a sus argumentos, los de la nota).
Otro esperanzado mas por el retorno de los militares? Habra caceroleado pidiendo por "un año mas de militares"?
Intuyo que si.
Saludos.