Prohiben el nudismo en las calles de San Francisco

Los legisladores de San Francisco (California, EU) prohibieron hoy el nudismo en las calles de la ciudad, una práctica que se había popularizado en los últimos dos años, sobre todo en el famoso barrio gay de Castro, informó la prensa local.
Con seis votos a favor y cinco en contra, se aprobó la ordenanza introducida por el supervisor Scott Wiener, representante del distrito de Castro, que prohíbe exhibirse desnudo en la mayoría de los lugares públicos a cualquier persona mayor de cinco años.

"La situación del nudismo en Castro se ha vuelo extrema", dijo Wiener al panel de legisladores ante el que explicó que introdujo la ordenanza porque el incremento de nudistas había desatado las protestas de residentes y comerciantes.

"Les garantizo que la gente no debe esperar tanto como esperamos nosotros en Castro".

Una vez aprobada la norma, un grupo de ciudadanos contrarios a la propuesta que acudieron al Ayuntamiento para seguir la votación, abuchearon a los legisladores y se desnudaron en protesta, según recoge el San Francisco Chronicle.

La medida prohíbe "exponer los genitales, el perineo o la región anal en cualquier calle pública, cerca, mediana, parque o plaza". Tampoco estaría permitido mientras se usa el transporte público.

Se permitirían algunas excepciones para desfiles y ferias callejeras, como el desfile anual del orgullo gay y la feria de Folson Street, que celebra el sadomasoquismo y otras tendencias sexuales.

Incumplir la ley por primera vez podría suponer una multa de 100 dólares, pero una tercera ofensa podría suponer un cargo de 500 dólares y hasta un año en prisión.

"La libre expresión es en teoría muy agradable... hasta que llega a tu vecindario", señaló Wiener en la reunión
La iniciativa ha provocado varias quejas e incluso una demanda presentada por la abogada Christina DiEdoardo, que considera que la ordenanza infringe el derecho de libertad de expresión de los nudistas.

Wiener había dicho anteriormente que el nudismo público seguirá siendo aceptado en las playas de San Francisco y en varios festivales famosos por sus pieles expuestas a la fría neblina de la ciudad.

Tras conocer el resultado de la votación, un grupo de manifestantes protestó ante la entrada del ayuntamiento y una mujer, que comenzaba a desnudarse, fue cubierta por la policía con una cobija.

"Desnudez no es lo mismo que lascivia. Dejen a San Francisco en libertad", decían los carteles de los manifestantes, un puñado de los cuales logró desnudarse del todo.

Los manifestantes, que argumentan que la prohibición es una afrenta contra su libertad de expresión, habían entablado una demanda para intentar detener esta ley.

Pero Wiener, que ha residido en Castro desde hace 15 años y ha luchado largamente por medidas más estrictas en su zona, desestimó tales esfuerzos como "frívolos".

Cuna del movimiento a favor de los derechos de los homosexuales en los años 60 y 70, el barrio Castro, es aún uno de los vecindarios más liberales de la ya liberal ciudad. Además es (o era) una zona franca en lo que toca a la desnudez pública, particularmente en la plaza Jane Warner.