Ya no venden alcohol en trenes
La medida, por reclamos de seguridad, alcanza a formaciones y estaciones de todo el país.

Fachos gorilas prohiben escabiar en el tren

Por resolución de la Comisión Nacional de Regulación en el Transporte (CNRT), desde ayer quedaron prohibidos la venta y el consumo de alcohol en todo el ámbito de la red ferroviaria nacional.

La medida abarca tanto las formaciones, como las estaciones de trenes. La Resolución 629/2012, firmada por el interventor en la CNRT, Ariel Franetovich, fue publicada ayer en el Boletín Oficial.

Los numerosos fundamentos de la medida hacen alusión, en primer lugar, a la seguridad , y a los numerosos reclamos formulados por los usuarios de los servicios de transporte ferroviario. “Muchos de esos reclamos consisten en la adopción por parte del Estado Nacional de acciones tendientes a prevenir hechos de inseguridad en los servicios de transporte público bajo su jurisdicción”, admite la CNRT.

La resolución alude además a la Ley 2.873 de Ferrocarriles Nacionales y al Reglamento General de Ferrocarriles, que prohíben “la presencia de vendedores ambulantes en terrenos de jurisdicción del ferrocarril, playas, estaciones y en los coches de pasajeros”, que no estuvieran autorizados por los responsables de la empresa.

La decisión también se apoya en la ley nacional N° 24.788 de Lucha contra el Alcoholismo, que prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública.

Se cita, además, normativa en el mismo sentido de la Ciudad y de la provincia de Buenos Aires.

Por otra parte, la CNRT recordó que por disposición del Estado Nacional, los contratos de concesión de servicios en el área metropolitana establecen que “no se admitirán las actividades que deterioren el ambiente de las estaciones por la producción de humos, olores, calor excesivo, suciedad, residuos o exceso de ruidos”. Esto implica que no se permite actividades comerciales los andenes de las estaciones.

La Gerencia de Concesiones Ferroviarias de la CNRT se encargará de fiscalizar el cumplimiento de la norma, así como la existencia de contratos firmados por los operadores ferroviarios que infrinjan la resolución.