Cuba prohibira el reggaeton y el perreo

El Instituto Cubano de la Música está dispuesto a frenar la difusión del reggaeton mediante nuevas normas legislativas y sanciones.
Tildan el género de banal y chapucero.



El reggaeton dejará de escucharse en público en Cuba, así como otros géneros que, como el primero, "utilizan expresiones vulgares, banales y mediocres". Así lo ha anunciado el presidente del Instituto Cubano de la Música (ICM), Orlando Vistel, en una entrevista que ha concedido al diario oficial del país, el Granma, en la que también ha adelantado algunas medidas con las que las instituciones locales pretenden combatir la expansión de dichos ritmos.
Vistel tacha el reggaeton de "contraproducente y transgresor" y lo acusa de atentar contra la honorabilidad de la mujer, a la que proyecta "como grotesco objeto sexual en un entorno gestual aún más grotesco".

Y no solo las letras, también las melodías propias del género son cuestionadas por el ICM, que las describe como de "ínfima calidad", y de pecar de "facilismo", frente a las expresiones culturales y a la admirable diversidad estética propia de la isla.

"Nuestra identidad nada tiene que ver con lo chapucero", ha defendido Vistel, antes de advertir de que ya se están estudiando nuevas formas jurídicas para regir los usos públicos de la música y que se trabaja en una norma que regule la difusión de ciertas músicas a través de los medios de comunicación, en fiestas populares, restaurantes, cafeterías, medios de transporte o espacios públicos en general.

Las futuras medidas contemplan incluso "severas sanciones" para quienes "desde las instituciones, propician o permiten estas prácticas".

Asimismo, el director justifica la censura de determinados géneros por la responsabilidad que posee el organismo que dirige de promover en todos los espacios posible los "auténticos valores de la producción musicale" cubana.

Por último, aprovecha para ensalzar los sonidos cubanos y el gran número de nuevos talentos musicales que surgen cada año en la isla, con solistas y orquestas de primer nivel. "Del son y la salsa, al jazz y la rumba, pasando por las formas sinfónicas y de cámara... son nuestros exponentes y no pocos de ellos cuentan con gran reconocimiento internacional. Esa es la verdad de la música y de los músicos cubanos", concluye.