Boudou festejó sus 50 años


Quiénes fueron al cumpleaños de Boudou

El festejo por los 50 años del vice. Insultos y marcha peronista.


Entrada la tarde, después de un generoso asado, entonaron la marcha peronista, a pesar de que una porción importante de los presentes la adoptaron por conveniencia recién en los últimos años. En especial el agasajado, el ex liberal Amado Boudou, que festejó sus 50 años el sábado 24 de noviembre rodeado de familiares, funcionarios, músicos y amigos en la quinta Del Cielito Récords, en Parque Leloir, en la localidad bonaerense de Ituzaingó.

Varias horas antes, de chomba negra y bajo el sol del mediodía, había llegado hasta allí el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, con un cuadro de Juan Domingo Perón bajo el brazo. Igual que el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, que llegó acompañado de su familia y se mostró algo fastidiado frente a NOTICIAS, único medio presente en el festejo del investigado vicepresidente. “Ustedes son una lacra”, saludó Lorenzino a esta revista antes de pasar el portón de la quinta. La custodia del vice fue mucho más cortés: convidó sándwiches de vacío, gaseosa y bombón escocés al fotógrafo. Adentro recién arrancaba el festejo.

Harley Davidson

ministro de Economía, Hernán Lorenzino


“Aimé” está de fiesta. Boudou cumplió 50 el lunes 19 de noviembre, pero aplazó la fiesta unos días y aprovechó el fin de semana largo. Ese mismo lunes había convocado a algunos íntimos a un restaurante del barrio porteño de Puerto Madero, pero suspendió a último momento. De hecho, hace meses que ya no frecuenta Happening, uno de sus restaurantes preferidos de Puerto Madero: cambió su rutina cuando estalló el escándalo de la ex Ciccone por temor al escarnio público. De a poco, el vicepresidente vuelve a salir al ruedo.

A diferencia del año pasado, cuando celebró en el mismo lugar pero en paños menores y acompañado por Andrés Calamaro, esta vez el festejo fue familiar. Además de su novia, la periodista Agustina Kämpfer, Boudou estuvo acompañado por sus padres, Amado Rubén –apodado “Amadito”– y Azul, investigados junto a su hijo por supuesto enriquecimiento ilícito. Durante la semana, el vice presentó un escrito ante la Justicia en el que intentó justificar el patrimonio de sus padres. Aseguró que tenían la suficiente espalda económica para vivir en un coqueto departamento de Puerto Madero. Sin embargo, “Amadito” y Azul llegaron a la quinta como se fueron: en un Citroën C4 perteneciente a la flota del Senado.

Desde media mañana, el frente de la quinta comenzó a poblarse de camionetas y automóviles de alta gama, mezclados con autos más modestos. El anfitrión del lugar, Manuel Quieto, líder de La Mancha de Rolando –infaltable en el festejo–, recibía a cada uno de los invitados. Además de Abal Medina y Lorenzino, también participaron del festejo el diputado Roberto Feletti y la senadora María Laura Leguizamón junto a su pareja, el empresario Marcelo Figueiras, dueño de Laboratorios Richmond. La senadora y Figueiras suelen cenar seguido con Boudou y Kämpfer: los cuatro celebraron a solas la noche en la que el marplatense fue elegido vicepresidente.

kirchneristas

Abal Medina


El que estuvo ausente fue José María Núñez Carmona, socio y mejor amigo de Boudou. Como en los negocios, a “Nariga” le gusta más moverse entre las sombras: no suele mostrarse en eventos multitudinarios. Los que sí estuvieron fueron los principales colaboradores del marplatense en el Senado, entre ellos su vocero, Sergio Poggi, que como siempre lució un envidiable bronceado en su piel. Por la gran cantidad de invitados, los anfitriones instalaron baños químicos.

La fiesta terminó pasadas las 19. A esa hora, el vice y su novia dejaron la quinta en la moto Harley Davidson negra del funcionario. Detrás del casco, él lucía visiblemente transpirado. Con las huellas de una tarde de jolgorio.