De colección o de higiene: No reconocen el papel de Evita
El rostro de Evita en los billetes de $100 no termina de generar conflictos. Si bien hasta hace unos días resultó casi una pieza de colección, ahora los comerciantes ni lo reconocen, ni lo reciben. Y el problema lo cargan jubilados y fuerzas de seguridad, a quienes los cajeros descargaron varios de los flamantes papeles

No reconocen el billete de Evita

Cristina Fernández destapa el billete simbólico de $100 con el rostro de Evita.

Los jubilados bonaerenses sufrieron tantas complicaciones para el uso de los nuevos billetes de $100 con el rostro de Eva Perón, que rápidamente encendieron la alerta.

Ocurre que el viernes 29 de noviembre arrancó el cronograma de pagos del Instituto de Previsión Social de la provincia (IPS) y los cajeros estaban cargados con los flamantes papeles en circulación desde fines de octubre.

Hasta hace unos días, ese billete en homenaje por el 60 aniversario de la muerte de Evita, era casi una pieza de colección. Tanto, que algunos apasionados estaban dispuestos a pagar más de lo que establece su denominación. Pero en su debut masivo, muchos comerciantes no lo reconocieron y empezaron los problemas.

Según informa el diario 'Clarín', los comenzaron a recibir los 245.000 beneficiarios del IPS y también en la tropa y la jerarquía de los 55.000 policías bonaerenses.

"El domingo, tuve que dejar el changuito lleno en la caja de una cadena de supermercados porque no me los aceptaron", reconoció Elena Lucero, ex docente jubilada. "Recorrí varios almacenes y tampoco tuve suerte", dijo resignada.

El organismo previsional y el ministerio de Justicia tuvieron que difundir un comunicado para calmar la ansiedad. Y para informar una obviedad: "Los nuevos billetes de cien pesos con la imagen de Eva Perón son de curso legal y deberán ser aceptados circulando normalmente". Además, las autoridades recordaron que "coexistirá con el actual que posee la imagen de Julio Argentino Roca, que no saldrá de circulación por lo que no es necesario cambiarlos".

Los comercios tomaron algunas previsiones para evitar sorpresas. "Nosotros conseguimos un ejemplar y lo usamos para compararlo con los que traen los clientes. Es que a primera vista parecen que no son legales", explicó Marisa, quien atiende un local de ropa para niños en un centro comercial de La Plata.