¿Prince se la come o es bien machito?



El cantante Prince, que convertido en testigo de Jehová dedica en la actualidad parte de su tiempo a a hacer proselitismo puerta a puerta, ha concedido una entrevista a la revista “The New Yorker” en la que se muestra contrario a la homosexualidad, argumentando que va en contra de los preceptos bíblicos.

Prince comienza por interpretar la realidad política estadounidense de una forma peculiar. “Las cosas son así. Por un lado, están los republicanos, que básicamente quieren vivir de acuerdo a ésto (señalando una Biblia), aunque está también el problema de la interpretación que hacen algunos…”. “Por otro lado, están los demócratas, diciendo que la gente puede hacer lo que quiera… El matrimonio gay, por ejemplo. Pero son cosas que no están bien”.

Preguntado directamente por su opinión sobre temas sociales como el aborto o el matrimonio entre homosexuales, Prince se vuelve a remitir a la Biblia, con una frase no demasiado elegante que algunos interpretan como referida a Sodoma y Gomorra. “Dios vino a la Tierra y vio a la gente metiéndola en cualquier sitio y haciéndolo con cualquier cosa, y acabó con todo. Dijo basta”.

Según el blog de Perez Hilton, dedicado al mundo del famoseo estadounidense, el entorno de Prince habría asegurado que en realidad sus palabras “fueron malinterpretadas” por la reportera de la revista The New Yorker, que no grabó la entrevista. La revista, sin embargo, ha asegurado que las palabras de Prince fueron exactamente ésas, y no piensa rectificar.

En definitiva, una historia de “príncipes” que nos recuerda mucho a otra de “reinas”…