Análisis: New Super Mario Bros. U (2012)


Por mucho que la idea de devolver a Mario a sus orígenes con el comienzo de la saga New en Nintendo DS fuese todo un acierto, sobre todo de cara a lo comercial, los más puristas del género echaban en falta muchas cosas que incluso a día de hoy siguen faltando para que un Mario en 2D pueda llegar a superar a los eternos Super Mario Bros. 3 o Super Mario World. Añadimos multijugador en New Mario Wii, cambiamos radicalmente de concepto para el reciente New Mario 2 para darle una importancia nula a la vida extra, y con este nuevo Mario para Wii U, pocas esperanzas cabían. Un plataformas continuista más, se pensaba.

aventura

La ardilla voladora, un añadido que nos permite planear y remontar el vuelo una sola vez a menos que después pisemos a un enemigo. Gracias a los retos se vuelve muy técnico.



Razón no falta, Mario es Mario y no puede ser de otra forma por mucho que los fans busquen cambios. El problema está en que toda la saga New ha estado basada casi al 100% en los Mario clásicos, intentando variar algunos detalles y añadiendo nuevos trajes y habilidades, pero nunca superándolos ni añadiendo una novedad imperante que marque un antes y un después en la saga. Y algo similar pasa con New Super Mario Bros. U. Comete el tremendo error de querer parecerse más de la cuenta a Super Mario World y no conseguirlo, por tener las mismas limitaciones de los Mario de hoy en día, como el hecho de que Yoshi sea un power-up puntual para determinadas fases y no algo que podemos llevarnos por todo el mapa como sí podemos hacer con unos bebés Yoshi con habilidades especiales que acaban estorbando más que ayudando.

Gamers


No puede igualar a Super Mario World por mucho que nos añadan un Mario Ardilla que planea como si fuese la capa limitada, ni por crear un mapa general en lugar de distribuir las fases en mundos cerrados. El diseño de niveles de aquel, construídos con tantos secretos a descubrir explorando tanto en horizontal como en vertical, con salidas secretas casi para cada nivel, con los interruptores que nos hacían ir varias veces a una fase para ver los cambios en ella,... Todo eso no ha sido igualado con New Super Mario Bros. U, por mucho que se haya intentado, pero aunque no llegue a la excelencia, sí se nota que ha alcanzado la madurez de la saga New.

luigi

Uno de los niveles más espectaculares que mezcla a los Boos con Van Gogh. Al menos esta vez los fondos cambian con frecuencia y no son el mismo para todo el mundo. Una pena que no podamos decir lo mismo de la BSO.



Continuando con la tónica de New Super Mario Bros. Wii, no sólo del multijugador sino del diseño de niveles y las habilidades, este NSMBU respeta el salto giratorio y el giro en el aire, algo que en el juego de Wii parecía prescindible e incluso daba la impresión de que echaba por tierra todo un linaje de físicas clásicas de una saga, pero la verdad es que en esta ocasión no podemos vivir sin ese movimiento, sin ese milisegundo extra en el aire, sobre todo de cara a los retos que nos propone.

noticias


El juego en sí, llegar del primer mundo a la batalla final con Bowser, no es precisamente complicado para los jugadores más expertos, pero no es así como se disfruta de verdad un juego como este. Conseguir las tres monedas estrella de cada fase puede llevar a más de un quebradero de cabeza, por no hablar de las salidas secretas que cuentan para que el juego nos reconozca que lo hemos dominado, pero no se queda todo ahí, sino que aparte del “modo Historia”, tenemos varios tipos de desafíos que muy seguramente harán de puerta de entrada para el DLC, tal y como el modo Fiebre del Oro lo está siendo en NSMB2.

clasico

La vuelta de los gigantes. Otro gran rescate aunque no le saquen tanto partido como en SMB3 o Super Mario 64.



Y son estos desafíos los que acabarán haciéndote un maestro del pad, obligándote a cumplir determinados retos en un límite de tiempo nada indulgente para conseguir el oro. Rebotar en enemigos hasta conseguir un número concreto de vidas, superar un nivel sin coger monedas, matar a todos los enemigos de un tipo en concreto de una fase, no tocar el suelo gracias al mini champiñón o al traje de ardilla voladora,... Y superarlos con un bronce es relativamente fácil, pero conseguir el oro implica hacer una partida perfecta en la que habitualmente logras el objetivo por escasas décimas de segundo.

2012

¿Un guiño a Galaxy? No, sólo un nivel de los que se complican aunque tengas la ayuda del GamePad.



Desde luego no es el Mario más revolucionario de la historia, ni aprovecha las capacidades del mando de Wii U más allá del Modo Ayuda. Jugar en la pantalla del mando tampoco es nada especial teniendo en cuenta que Mario ya ha sido portátil muchas veces y aquí como mucho nos permiten escoger a qué pantalla preferimos mirar.

new super mario bros


Pero el uso de Miiverse como incentivo para querer superar todo el juego, que implica que tenemos que dominar cada nivel y el movimiento de Mario (o Luigi, Toad o un Mii), le da un toque de competitividad que nunca habíamos tenido, o al menos no de forma oficial, y es un enfoque muy interesante para una fórmula que nunca dejará de funcionar. Sabemos que Mario debería dejar de escudarse en el pasado e inventar algo nuevo que suponga una revolución tal como lo fueron en su día la cola de mapache o Yoshi, y sabemos que éste no es el mejor Mario, pero al menos sí el mejor New.

wii u