embestida contra la Justicia


Este miércoles 12/12, durante un acto en Garín, Cristina Fernández hizo referencia a la absolución de los imputados en el caso Marita Verón y anunció que impulsará la “democratización” y el “control republicano” del Poder Judicial la que volvió a cuestionar con dureza con los mismos argumentos con que criticó el fallo contrario al Gobierno en la causa Clarín, durante el festival kirchnerista del domingo pasado. Vamos a “impulsar el proceso de democratización”. Hay una “demanda de democratización en la sociedad”, opinó.


Cristina usa el fallo Marita Verón para redoblar su


Cristina Fernández en la entrega en Plaza de Mayo de los premios "Azucena Villaflor" a los Derechos Humanos, en el marco de la "Fiesta Patria Popular" por el Día de la Democracia y los Derechos Humanos. Recibe el premio, Susana Trimarco (Foto: Maximiliano Luna/Télam)

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- La indignación popular que generó la absolución de los 13 imputados por el secuestro y sometimiento a la prostitución de Marita Verón fue el impulso que necesitaba Cristina Fernándezpara exhibir la supuesta necesidad y la “demanda popular” de avanzar en el “control republicano” y la “democratización” del Poder Judicial, al que viene de cuestionar el domingo pasado por el fallo a favor de Clarín.
Sin mencionarlo directamente, la primera mandataria hizo alusiones al fallo de la Sala I de la Cámara Civil y Comercial que la semana pasada falló a favor del Grupo Clarín y extendió la medida que mantiene suspendido el artículo 161 de la Ley de Medios “hasta que se dicte una sentencia definitiva en la causa”.
“A las cosas hay que charlarlas y decirlas” dijo Cristina cuando comenzó la mención del caso de Marita Verón este 12/12 y agregó que hay un “divorcio cada vez más evidente entre sociedad y justicia” y que “lo hemos podido ver en estos días en otros casos…” dijo sin mencionar el fallo sobre Clarín que ahora deberá resolver el juez Horacio Alfonso.
"Me hago cargo de lo que digo. No tengo pruebas, pero no tengo dudas. Cuando hay dinero de por medio, puede estar el mundo tocando trompetas y no les importa nada", expresó la jefa de Estado, que se preguntó: "Díganme qué otro poder del Estado tiene un cargo asegurado para toda la vida, y si hay que juzgarlo, lo juzgan sus pares".
En ese contexto fue que proclamó: "Vamos a tener que poner en marcha una democratización del Poder Judicial, que es el que decide cosas y es el último eslabón. Tiene que haber un control republicano" sobre los jueces.
Y comparó el caso Carrasco que derivó en la reforma en el Ejército y la eliminación del servicio militar obligatorio, con el caso Marita Verón que según ella debería seguir con el “control republicano” del Poder Judicial.